sigue a Vista al Mar en Facebook sigue a Vista al Mar en Twitter sigue a Vista al Mar en Google + suscríbete a Vista al Mar canal de Youtube suscríbete a Vista al Mar
A+ A A-

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
fósil de pliosaurio con artritis

Encuentran que un plesiosaurio de hace 150 millones de años tenía las mandíbulas torcidas

Investigadores han encontrado que antiguas criaturas con largos cuellos parecidas al monstruo del Lago Ness aparentemente desarrollaron artritis en sus monstruosas mandíbulas, revelando que incluso estos asesinos letales podrían sufrir y finalmente sucumbir por enfermedades de la vejez.

Los científicos llegaron a esa conclusión al investigar el fósil de un reptil marino extinto conocido como un pliosaurio. El carnívoro fue al parecer una hembra mayor que medía unos 26 pies (8 metros). Tenía una cabeza como los cocodrilos de 10 pies de largo (3 metros), cuello corto, cuerpo parecido al de las ballenas y cuatro poderosas aletas para propulsarse a través del agua para cazar a sus presas.

"Este pliosaurio, al igual que muchos de sus parientes, era verdaderamente enorme", dijo el investigador Michael Benton, paleontólogo de vertebrados en la Universidad de Bristol en Inglaterra. "Hay que estar al lado de su cráneo para darse cuenta que tiene 3 metros de largo y lo enorme y pesado que es, y que una vez funcionó con músculos, vasos sanguíneos y nervios, es increíble. Usted puede acostarse dentro de su boca".

Normalmente, con sus enormes mandíbulas y dientes de cerca de 8 pulgadas (20 centímetros) de largo, este pliosaurio podía haber arrancado partes de la mayoría de los otros animales. Sin embargo, los paleontólogos encontraron que este ejemplar sufría al parecer una enfermedad similar a la artritis.

comparación de tamaños entre un pliosaurio, una orca y un buzoPliosaurio anciano

Benton y sus colegas analizaron una muestra de aproximadamente 150 millones de años de Pliosaurus que había sido descubierto en 1994 por el coleccionista de fósiles Simon Carpenter y se conservó desde entonces en el Museo de la ciudad de Bristol y la Galería de Arte en Inglaterra.

La bestia vivió en lo que hoy es el sur de Inglaterra cuando la zona estaba cubierta de mares cálidos y poco profundos. "Imagínese el Mediterráneo o la Florida", dijo Benton. Otros fósiles del sitio incluyen a reptiles marinos más pequeños, cocodrilos marinos, tortugas y plesiosaurios. Es también probable que hubiese otras criaturas como el pliosaurio parecidas al Monstruo del Lago Ness, así como pescados y mariscos.

El esqueleto tenía una corta cresta de hueso que va desde el frente hacia atrás en la parte superior de su cráneo. Los investigadores lo consideraban como una hembra porque los machos se cree que tenían crestas más altas. Su gran tamaño y los huesos fusionados del cráneo sugieren su avanzada edad. Los investigadores notaron que el reptil tenía signos de una enfermedad degenerativa similar a la artritis humana.

"El aspecto más interesante de esta investigación es para mí la condición artrítica, que nunca se ha visto antes en estos o reptiles parecidos del Mesozoico", dijo la investigadora Judyth Sassoon de la Universidad de Bristol.

Mandíbulas torcidas

La enfermedad degenerativa conjunta había erosionado la mandíbula izquierda del pliosaurio. Esto lo habría obligado a torcer su mandíbula inferior.

"De la misma manera que los seres humanos en la vejez desarrollan caderas artríticas, esta hembra de avanzada edad desarrolló una mandíbula artrítica y sobrevivió con su discapacidad por algún tiempo", dijo Sasson. "Pero una fractura sin cicatrizar en la mandíbula indica que en algún momento la mandíbula se debilitó y finalmente se rompió. Con una fractura de mandíbula el pliosaurio no habría sido capaz de alimentarse y el accidente final probablemente condujo a su desaparición".

Judyth Sassoon junto a la mandíbula del pliosaurioLas marcas en el hueso de la mandíbula inferior de los dientes superiores del pliosaurio sugieren que el depredador vivió con la mandíbula torcida durante muchos años, tiempo suficiente como para dañar a sus propios huesos.

"Se puede ver este tipo de malformaciones en animales vivos, como los cocodrilos o los cachalotes, y estos animales pueden sobrevivir durante años, siempre y cuando todavía sean capaces de alimentarse. Pero tiene que ser doloroso", dijo Benton. "Recuerde que la ballena Moby Dick de ficción, en la novela de Herman Melville, se suponía que tenía una mandíbula torcida".

A pesar de su condición, el animal, evidentemente, seguía siendo capaz de cazar y evitar ser comido por los otros pliosaurios, que eran los principales depredadores de su entorno, señalaron los investigadores.

"Es bastante impresionante ver las mandíbulas distorsionadas fuera de lugar, de forma suficiente que las puntas frontales de los maxilares se superponen, y los dientes inferiores hacen agujeros definidos en el maxilar superior, 5 centímetros (2 pulgadas) a un lado, y que vivió con esta agonía de dolor durante tanto tiempo, dificultando evidentemente la gestión para alimentarse", dijo Benton. "Era un viejo y curtido animal cuando murió".

Sassoon, Benton y Leslie Noò detallaron sus hallazgos el 15 de mayo en la revista en línea Palaeontology.

Sassoon está investigando otro pliosaurio y espera llegar a comprender mejor la diversidad de las criaturas, sus hábitos y cómo formaron su mecánica adaptada a su enorme tamaño.

"Tengo la intención de continuar hurgando en las colecciones del museo en busca de muestras de interés, hasta que ya sea demasiado vieja para levantar un pincel y limpiar el polvo de un fósil", dijo Sasson.

Artículo científico: "Cranial anatomy and palaeopathology of an Upper Jurassic pliosaur (Reptilia: Sauropterygia) from Westbury, Wiltshire" en Palaeontology

Crédito imágenes: Simon Powell, Bristol University

comments
 
Fair

21°C

Madrid

Fair

Humidity: 49%

Wind: 3.22 km/h

  • Clear
    21 Oct 2014 28°C 13°C
  • Mostly Sunny
    22 Oct 2014 24°C 9°C