Desaparece bajo el glaciar del Juicio Final un vehículo submarino no tripulado

AUV Ran
El AUV se programa con antelación y luego se envía en largos viajes bajo los glaciares de la Antártida. Crédito: Anna Wåhlin

Si el glaciar Thwaites se derritiera por completo elevaría varios metros el nivel del mar

Un vehículo submarino no tripulado llamado Ran ha desaparecido bajo un glaciar en la Antártida. El vehículo, propiedad de la Universidad de Gotemburgo, es uno de los tres únicos en el mundo que se utilizan para investigaciones y ha contribuido a importantes conocimientos sobre el llamado Glaciar del Juicio Final o del Fin del Mundo.

El Ran, de siete metros de largo, desapareció este fin de semana durante una expedición con el rompehielos surcoreano RV/IB Araon. El proyecto está dirigido por la profesora Anna Wåhlin, una de los seis participantes a bordo de la Universidad de Gotemburgo.

Ran es un vehículo submarino no tripulado (AUV) repleto de tecnología y modernos sensores que pueden medir y documentar el entorno en el agua. Tiene capacidad para realizar largas misiones bajo el hielo y ha sido utilizado con éxito en la Antártida, entre otros lugares.

Segunda visita

"Esta fue la segunda vez que llevamos a Ran al glaciar Thwaites para documentar el área bajo el hielo. Gracias a Ran, nos convertimos en los primeros investigadores del mundo en ingresar a Thwaites en 2019, y durante la expedición actual hemos visitado nuevamente la misma zona. Incluso si se ve derretimiento y movimientos en el hielo a partir de datos satelitales, con Ran obtenemos primeros planos de la parte inferior del hielo e información sobre exactamente qué mecanismos están detrás del derretimiento", dice Wåhlin.

El glaciar Thwaites en la Antártida es gigantesco y a veces se le llama Glaciar del Juicio Final porque tiene el potencial de elevar el nivel global del mar en varios metros si se derritiera por completo. Las mediciones de Ran recibieron mucha atención, no sólo entre los científicos polares.

Anna Wåhlin con el vehículo submarino no tripulado RanImagen derecha: Anna Wåhlin con el vehículo submarino no tripulado Ran en el puerto base de Gotemburgo. Ahora la nave de alta tecnología ha desaparecido bajo un glaciar en la Antártida.

Perdiendo contacto con Ran

Durante sus inmersiones bajo el hielo de 200 a 500 m de espesor, Ran no tiene contacto continuo con el barco de investigación. La ruta se programa con antelación y gracias a su avanzado sistema de navegación, Ran puede encontrar el camino de regreso a aguas abiertas. A menudo se desconoce por completo cómo se ve debajo de un glaciar. Por lo tanto, una misión bajo un glaciar se construye en varias etapas, que comienzan cerca del fondo y fuera del hielo para ir aumentando gradualmente la dificultad y finalmente acercarse mucho al hielo y realizar mediciones en la capa de interfaz entre el hielo y el agua.

Durante enero de este año, Ran completó varias inmersiones exitosas bajo el Thwaites, pero durante la última inmersión planificada de la expedición, algo salió mal. Después de un largo viaje bajo el hielo, el AUV no apareció en el punto de encuentro programado. El RV/IB Araon abortó el viaje de regreso a casa y se realizaron búsquedas con equipos de búsqueda acústica, helicópteros y drones, sin éxito. Al final sólo fue cuestión de darse cuenta de que Ran se había perdido.

Fuerte apoyo de los colegas

"Es un poco como buscar una aguja en un pajar, pero sin siquiera saber dónde está el pajar. En este punto, las baterías de Ran están agotadas. Todo lo que sabemos es que algo inesperado sucedió bajo el hielo. Sospechamos que tuvo problemas y luego algo le impidió salir", dice Wåhlin.

Wåhlin agradece el apoyo que su equipo ha recibido por parte de la dirección de la expedición y señala que el barco no ha cometido ningún fallo, sino que, por el contrario, ha prestado un excelente servicio a Ran y al equipo.

Investigación arriesgada

"Los datos que recibimos de Ran son únicos en el mundo y de gran valor para la investigación internacional. Al mismo tiempo, hay mucho en juego, sabíamos que algo como esto podría suceder, incluso que es un final probable para Ran. Personalmente, soy de la opinión de que este es un mejor final que tener el AUV envejeciendo acumulando polvo en un garaje. Al mismo tiempo, por supuesto, es una pérdida muy grande. Ya llevamos cinco años con Ran, y durante esos cinco años hemos realizado unas diez expediciones, entrenamientos, trabajos de desarrollo y pruebas".

Incluso si se pierde el material, en la organización permanece un recurso único en forma de conocimiento y personal bien capacitado. También hay equipos periféricos, un sistema de recepción y lanzamiento desde grandes barcos, repuestos, computadoras y equipos de análisis.

"Nuestro objetivo es sustituir a Ran. Buscaremos un financiador que cubra las deducciones realizadas por la compañía de seguros y el aumento de precios que se ha producido a lo largo de los años", afirma Wåhlin.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo