Un enorme observatorio submarino ha desaparecido sin dejar rastro

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

despliegue del observatorio submarino Boknis Eck

El instrumento, ubicado frente a la costa báltica de Alemania, costó más de $ 330.000

Desde 2016 un enorme observatorio submarino conocido como "Boknis Eck" ha estado transmitiendo datos sobre el ecosistema del mar Báltico. Pero en la noche del 21 de agosto las transmisiones se detuvieron de repente. Unos buzos fueron enviados la semana pasada a la ubicación del observatorio en la Bahía Eckernförde, al norte de la ciudad alemana de Kiel, para investigar. Y cuando llegaron allí, se sorprendieron al descubrir que el Boknis Eck había desaparecido.

"Los dispositivos habían desaparecido", dice Hermann Bange del Centro GEOMAR Helmholtz para la Investigación del Océano en Kiel, que instaló el observatorio junto con el Centro Helmholtz Geesthacht. "Los buzos no pudieron encontrarlos".

Todo lo que quedaba en el lugar del Boknis Eck era un cable deshilachado, que una vez conectó el observatorio a la costa, según la BBC. El Boknis Eck constaba de dos grandes estructuras, una que pesa casi 520 kilos y la otra 220, por lo que es poco probable que fueran arrastradas por una tormenta, marea o un gran animal. Los humanos son los culpables más probables, aunque el observatorio estaba ubicado en un área restringida, fuera del alcance de los barcos de pesca locales.

cable cortado  del observatorio submarino Boknis Eck

En este punto, como señala George Dvorsky de Gizmodo, no está claro qué valor pudieron haber visto los saqueadores en el Boknis Eck. Pero se sabe que los ladrones recorren el fondo del mar en busca de chatarra, y que generalmente apuntan a naufragios. A principios de este verano, por ejemplo, desaparecieron en la costa de Malasia dos barcos de la Segunda Guerra Mundial; habían contenido los restos de 79 tripulantes, que también desaparecieron. Según Brandon Specktor, de Live Science, los saqueadores suelen volar las embarcaciones con explosivos, y luego usan grúas para extraer metales valiosos.

Pase lo que pase con el Boknis Eck, los investigadores sienten profundamente su pérdida. El observatorio cuesta alrededor de 300.000 euros ($ 331.425), pero "los datos que recopilamos no tienen precio", dice Bange. El observatorio estaba equipado con varios instrumentos que medían las condiciones en el suroeste del Báltico, como las velocidades de flujo y las concentraciones de metano en el fondo marino. Al rastrear estos datos, los expertos podrían ser alertados de cualquier problema y posiblemente tomar contramedidas. Entonces están ansiosos por volver a poner en funcionamiento el Boknis Eck.

La policía del pueblo de Eckernförde está investigando el caso, pero los investigadores esperan que anunciar la pérdida del observatorio podría conducir a nuevas pistas. "Tal vez alguien vio algo en la mañana del 21 de agosto", dice Bange. "O alguien encuentre parte de los dispositivos en algún lugar de la playa".

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar