¿Podría haber gigantes escondidos bajo el caparazón helado de Europa?

luna Europa de Júpiter

Para algunas especies de aguas profundas y polares, el gigantismo demostró ser una estrategia evolutiva útil

Lo mismo puede ser cierto si existe vida en la luna de Júpiter

Incluso en las regiones más inhóspitas de la Tierra, donde la luz no puede penetrar, la comida es escasa y la temperatura oscila justo por encima de cero, la vida encuentra un camino. Han florecido en estas duras condiciones criaturas de pesadilla como calamares colosales al estilo kraken, isópodos quitinosos gigantes y medusas de un metro de diámetro. Un truco que los ha ayudado a prosperar: una adaptación conocida como gigantismo, común en los mares profundos y las frías aguas de los polos.

En la Tierra, especies dispares desarrollan herramientas similares para abordar problemas similares, un fenómeno llamado evolución convergente. Entonces, si el tamaño es una bendición en las frías y espeluznantes partes de los océanos de la Tierra, ¿tal vez podría haber evolucionado de manera convergente entre las formas de vida que habitan en las frías y espeluznantes partes de otros mundos?

A millones de kilómetros de distancia, en la fría, oscura y helada luna Europa de Júpiter, la vida puede existir. Y si lo hace, podría parecerse a los monstruos de las profundidades de las regiones abisales de la Tierra, dice Tim Shank, biólogo de la Institución Oceanográfica Woods Hole (WHOI) en Massachusetts.

Júpiter es el planeta más grande del sistema solar. Según la NASA, el empuje y atracción del gigante gaseoso en la pequeña luna podría estar inyectando suficiente energía para hacer que el agua se derrita profundamente debajo de la superficie congelada de Europa. De hecho, los científicos de la organización han observado que Europa arroja líquido al espacio, apoyando la hipótesis de que el agua se encuentra debajo.

Si Europa albergase un océano oculto debajo de su helado exterior, la NASA espera que sea extremadamente profundo, extendiéndose hasta 150 kilómetros debajo de la congelada superficie, que a su vez tiene 25 kilómetros de espesor. El punto más profundo en el océano de la Tierra, la Fosa de las Marianas, está a solo 11 kilómetros de profundidad.

En la Tierra, la vida ha tomado algunas formas realmente extrañas, dice Shank. Desde dinosaurios con cuellos largos o colas de palo, hasta el tiburón gigante (y muy extinto) megalodon, las criaturas marinas han encontrado todo tipo de extrañas adaptaciones. Mucho más recientemente, los científicos han descubierto en las profundidades organismos unicelulares llamados xenofóforos que crecen hasta el tamaño de bolas de softball, dice Shank. Estas extrañas adaptaciones se pueden encontrar en las formas de vida de Europa, agrega.

Xenophyophore

Según Amy Moran, ecóloga marina de la Universidad de Hawaiʻi en Mānoa, existen varias hipótesis para explicar el gigantismo polar y de aguas profundas. Una sugiere que ser grande hace que una criatura sea un depredador más efectivo y menos propenso a ser cazado, una importante adaptación en entornos donde la comida es tan escasa. Otra sugiere que el frío ralentiza el metabolismo de los animales, haciéndolos crecer constantemente.

Moran dice que las especies polares y de aguas profundas probablemente tengan más de una razón para crecer. "Creo que la respuesta simple es que están sucediendo muchas cosas y no sabemos todo de ninguna manera", dice ella.

Estas mismas fuerzas probablemente estarían en juego en la luna helada de Júpiter. ¿Como resultado, los habitantes marinos de Europa también serían gigantes?

"Tendría que encontrar una razón por la cual no podría suceder, y no puedo hacer eso", dice Shank.

Está en marcha la búsqueda de vida extraterrestre. Más adelante en esta década, la NASA planea enviar la sonda Europa Clipper para recolectar una muestra de los chorros de agua que Europa ocasionalmente envía al espacio para probar su idoneidad para la vida. La NASA también tiene planes iniciales para un posible Europa Lander, que buscaría signos de vida desde la superficie de la luna helada.

Los científicos, dice Shank, también deberían mirar a los océanos de la Tierra para informar la búsqueda de vida en otros mundos. WHOI está dando pasos en esta dirección con su plan para explorar la zona hadal de la Tierra, ubicada entre seis y 11 kilómetros por debajo de la superficie del océano, utilizando una clase ligera de vehículo submarino autónomo conocido como Orpheus, que fue codiseñado por la NASA. Shank espera que este esfuerzo, llamado programa HADEX, comience este año.

"Estos vehículos Orpheus que construimos van a ser la gran, gran, gran, gran bisabuela de todo lo que entre en el océano Europeano", dice Shank.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.