Descubiertos fósiles de 'ratas gigantes de las nubes' en cuevas de Filipinas

ratas gigantes de las nubes reconstrucción de fósiles

Ilustración que muestra el aspecto que podrían haber tenido las tres nuevas especies de ratas de las nubes fósiles. Crédito: © Velizar Simeonovski, Field Museum.

Viven en las copas de los árboles de los brumosos bosques de montaña

Las ratas, en general, no son animales muy populares. Pero si bien no quieres que viva en tu casa una plaga de ratas negras comunes, sus primos lejanos en Filipinas son francamente tiernos. Estas "ratas gigantes de las nubes o ratas nebulosas de las Filipinas (Phloeomys pallidus)" viven en las copas de los árboles de los brumosos bosques de montaña y cumplen un papel ecológico ocupado por las ardillas en los Estados Unidos.

Y resulta que tenemos nueva evidencia de que han estado viviendo en Filipinas durante mucho tiempo: los científicos han descubierto los fósiles de tres nuevas especies de ratas gigantes de las nubes que vivían junto a los antiguos humanos.

"Nuestros estudios previos han demostrado que Filipinas tiene la mayor concentración de especies únicas de mamíferos de cualquier país, la mayoría de los cuales son animales pequeños, de menos de 250 gramos, que viven en el bosque tropical", dice Larry Heaney, curador de mamíferos de Neguanee en el Field Museum de Chicago y autor de un nuevo estudio que describe las nuevas especies.

"Estas especies fósiles recientemente extintas no solo muestran que la biodiversidad era aún mayor en el pasado muy reciente, sino que las dos que se extinguieron hace solo unos miles de años eran gigantes entre los roedores, y ambas pesaban algo menos de un kilo. Su abrupta desaparición hace apenas unos miles de años nos deja preguntándonos si eran lo suficientemente grandes como para que valiera la pena cazarlas y comérselas".

"Hemos tenido evidencia de grandes mamíferos extintos en la isla filipina de Luzón durante mucho tiempo, pero prácticamente no ha habido información sobre fósiles de mamíferos de menor tamaño. La razón es probablemente que la investigación se había centrado en sitios al aire libre donde se sabía que se habían conservado las grandes faunas de mamíferos fósiles, en lugar del cuidadoso tamizado de los depósitos de las cuevas que preservan un rango de tamaño más amplio de vertebrados, incluidos los dientes y huesos de roedores", dice Janine Ochoa, profesora asistente de arqueología en la Universidad de Filipinas — Diliman y autora principal del estudio.

ratas de las nubes, Filipinas

Al comienzo del estudio, Ochoa estaba examinando los conjuntos fósiles de cuevas en la formación de piedra caliza del Callao, donde hace un par de años los científicos descubrieron los restos de una antigua especie de humanos, Homo luzonensis. "Estábamos mirando los conjuntos de fósiles asociados con ese homínido y encontramos dientes y fragmentos de hueso que terminaron perteneciendo a estas nuevas especies de ratas de las nubes", dice Ochoa.

Sin embargo, los fragmentos de fósiles descubiertos por el equipo de excavación en la Cueva del Callao no son los únicos rastros de las ratas de las nubes; pudieron agregarles algunos otros fósiles de las colecciones del Museo Nacional de Filipinas.

"Algunos de estos fósiles fueron excavados en realidad hace décadas, en las décadas de 1970 y 1980, y estaban en el museo, esperando que alguien tuviera tiempo para hacer un estudio detallado. Cuando comenzamos a analizar el material fósil, esperábamos registros fósiles de especies vivas conocidas. Para nuestra sorpresa, descubrimos que no solo se trataba de una, sino de tres especies de ratas gigantes o de las nubes que antes se desconocían", dijo Marian Reyes, zooarqueóloga del Museo Nacional de Filipinas, una de las autoras del estudio.

fósiles de ratas gigantes de las nubes

Imagen: Fotografía de algunos fósiles de ratas de las nubes. Crédito: Lauren Nassef, Museo Field

Sin embargo, los investigadores no tenían una tonelada de material con el que trabajar, solo unos cincuenta fragmentos. "Normalmente, cuando miramos conjuntos de fósiles, estamos tratando con miles y miles de fragmentos antes de que encuentres algo raro y realmente bueno", dice Ochoa. "Es una locura que en estos cincuenta fragmentos hayamos encontrado tres nuevas especies que no se habían registrado antes".

Los fragmentos que encontraron los investigadores eran en su mayoría dientes, que están cubiertos por una sustancia de esmalte duro que los hace más resistentes que los huesos. Sin embargo, a partir de unas pocas docenas de dientes y fragmentos de hueso, los investigadores pudieron armar una imagen de cómo eran estos animales en la vida, gracias a, en palabras de Heaney, "días y días y días mirando a través de un microscopio".

Al comparar los fósiles con las 18 especies vivas de ratas gigantes de las nubes, los investigadores tienen una idea decente de cómo se verían estas tres nuevas especies fósiles.

"Las más grandes habrían parecido casi una marmota con cola de ardilla", dice Heaney. "Las ratas de las nubes comen plantas, y tienen grandes barrigas que les permiten fermentar las plantas que comen, algo así como vacas. Tienen grandes colas esponjosas o peludas. Son realmente muy lindas".

Las especies fósiles recién registradas provienen de la cueva del Callao, donde se descubrió el Homo luzonensis en 2019, y de varias cuevas más pequeñas adyacentes en Penablanca, provincia de Cagayán. Algunos especímenes de los tres nuevos roedores fósiles ocurrieron en la misma capa profunda de la cueva donde se encontró el Homo luzonensis, que data de hace unos 67.000 años.

cueva del Callao, Filipinas

Imagen: Sitio de la cueva de Callao donde se encontraron los fósiles. Crédito: Patricia Cabrera

Uno de los nuevos roedores fósiles se conoce a partir de solo dos especímenes de esa antigua capa, pero los otros dos están representados por especímenes desde esa fecha temprana hasta hace unos 2.000 años o más tarde, lo que significa que eran resistentes y persistentes durante al menos 60.000 años.

"Nuestros registros demuestran que estos roedores gigantes pudieron sobrevivir a los profundos cambios climáticos desde la Edad del Hielo hasta los trópicos húmedos actuales que han impactado la tierra durante decenas de milenios. La pregunta es ¿Qué pudo haber causado su extinción final?", agrega Philip Piper, coautor de la Universidad Nacional de Australia.

ratas gigantes de las nubes actualesDos de estos roedores gigantes aparentemente desaparecieron hace unos dos mil años, o poco después. Eso parece significativo, porque es aproximadamente al mismo tiempo que aparecen por primera vez la cerámica y las herramientas de piedra del Neolítico en el registro arqueológico, y cuando se introdujeron perros, cerdos domésticos y probablemente monos en Filipinas, probablemente de Borneo. Si bien no podemos decirlo con certeza basándonos en nuestra información actual, esto implica que los humanos probablemente desempeñaron algún papel en su extinción", dice Armand Mijares, profesor del Programa de Estudios Arqueológicos de la Universidad de Filipinas, Diliman, quien dirigió las excavaciones de la cueva del Callao.

"Nuestros descubrimientos sugieren que los estudios futuros que busquen específicamente fósiles de pequeños mamíferos pueden ser muy productivos y pueden decirnos mucho sobre cómo han impactado los cambios ambientales y las actividades humanas la biodiversidad realmente excepcionalmente distintiva de Filipinas", según Ochoa.

Y tales estudios también pueden decirnos mucho específicamente sobre el impacto de las actividades humanas, quizás incluida específicamente la caza excesiva, en la biodiversidad, señala Heaney. "Esto es algo que debemos entender si vamos a ser efectivos en prevenir la extinción en el futuro".

Los hallazgos se publican en el Journal of Mammalogy: Two new species of shrew-rats (Rhynchomys: Muridae: Rodentia) from Luzon Island, Philippines

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×
Recibe gratis nuevos artículos por email: