updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Momias de 4.000 años enterradas en barcos en mitad de un desierto en China

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

cementerio de Río Pequeño, Xinjiang - China

Google buzz it

Las casi 200 momias tienen un aspecto distintivo de Occidente, y una belleza sorprendente

Dentro de cada barco ataúd estaban los bienes de la tumba

momia de mujer, Belleza de Xiaohe Uno de los hallazgos arqueológicos más importantes, y sin duda uno de los mayores misterios del siglo XX, son los cientos de momias bien conservadas que han sido encontradas enterradas en la arena seca de la cuenca de Tarim, en el oeste de Xinjiang Uyghur una región autónoma de China.

Además, los restos, aunque se encuentren en uno de los desiertos más grandes del mundo, están enterrados en barcos del revés.

La razón de que estas momias sean tan importantes históricamente, y hayan creado una controversia, es su alto grado de conservación, que ha permitido a los científicos ver muchos más detalles que los que normalmente cabría esperar en un lugar de enterramiento.

Estas momias no son, en su mayor parte de procedencia asiática, sino más bien de piel clara, ojos redondos, con narices largas, hombres, mujeres y niños de pelo rojo o rubio. El material enterrado con ellos, las prendas de vestir, así como su perfecto estado de conservación, tienen un parecido a las momias que se encuentran en Siberia, al norte, el occidente de Persia y Europa. Lo que es aún más sorprendente es que estas momias abarcan un período de más de 3.000 años, proporcionando una visión de los comerciantes de la antigua Ruta de la Seda, que eran una intrigante mezcla de gente de toda Eurasia, basandose en la investigación del ADN.

mapa cementerio Río Pequeño, Xinjiang - China El pueblo desaparecido no tienen nombre, porque su origen y su identidad aún se desconoce. Pero muchas pistas están apareciendo sobre su ascendencia, su modo de vida e incluso la lengua que hablaban.

Su cementerio, conocido como cementerio Nº5 del Río Pequeño, se encuentra cerca de una cuenca seca del río Tarim, en una región rodeada por grandes cordilleras. La mayor parte de la cuenca está ocupada por el desierto de Taklimakan, un desierto tan inhóspito que los viajeros a largo de la Ruta de la Seda lo bordeaban por sus fronteras norte o sur.

Ruta de la Seda

En los tiempos modernos la región ha sido ocupada por turcos de habla Uigur, a los que se han unido en los últimos 50 años colonos Han de China. Las tensiones étnicas han surgido recientemente entre los dos grupos, con disturbios en Urumqi, capital de Xinjiang. Un gran número de momias antiguas, realmente cadáveres desecados, han surgido de las arenas, sólo para convertirse en jueces entre los uigures y los han.

Las casi 200 momias tienen un aspecto distintivo de Occidente y de los uigures, a pesar de que no llegaron a la región hasta el siglo 10, han afirmado que la región autónoma fue siempre suya. Algunas de las momias, entre ellas una mujer bien conservada conocida como la "Belleza de Loulan" (o "Belleza de Xiaohe"), fueron analizadas por Li Jin, un genetista muy conocido en la Universidad de Fudan, que dijo en 2007 que su ADN contiene marcadores que indican un origen de Asia oriental e incluso del sur de Asia.

Belleza de Xiaohe Las momias en el cementerio de Río Pequeño son, hasta ahora, las más antiguas descubiertas en la cuenca del Tarim. Pruebas de carbono realizadas en la Universidad de Beijing muestran que la parte más antigua data de 3.980 años atrás. Un equipo de genetistas de China ha analizado el ADN de las momias.

A Pesar de las tensiones políticas sobre el origen de las momias, el genetista chino dijo en un informe publicado el mes pasado en la revista BMC Biology que la gente era de ascendencia mixta, con algunos marcadores genéticos europeos y de Siberia, y  probablemente, procedían de fuera de China. El equipo fue dirigido por Hui Zhou de la Universidad de Jilin en Changchun, con el Dr. Jin como co-autor.

Todos los hombres que se analizaron tenian un cromosoma "Y", que ahora se encuentra sobre todo en Europa del Este, Asia Central y Siberia, pero rara vez en China. El ADN mitocondrial, que pasa por la línea femenina, constaba de un linaje de Siberia, y dos que son comunes en Europa. Dado que tanto el cromosoma "Y" y los linajes de ADN mitocondrial son antiguos, el Dr. Zhou y su equipo concluyó que las poblaciones europeas y de Siberia, probablemente se casaron antes de entrar en la cuenca del Tarim, hace unos 4,000 años.

El cementerio de Río Pequeño fue redescubierto en 1934 por el arqueólogo sueco Folke Bergman y luego olvidado durante 66 años hasta que se señalizó a través de navegación GPS por una expedición de China. Los arqueólogos comenzaron una excavar a partir de 2003 a 2005. Sus comentarios han sido traducidos y resumidos por Victor H. Mair, un profesor de chino en la Universidad de Pennsylvania y un experto en la prehistoria de la cuenca del Tarim.

barco ataud cementerio Xiaohe A medida que el grupo de arqueólogos chinos ha excavado un través de las cinco capas de enterramientos, se encontraron cerca de 200 postes, cada uno de 13 pies de altura. En muchos de ellos había hojas planas, pintadas de negro y rojo, como los remos de alguna galera grande que se hubiera hundido bajo las olas de arena, relató el Dr. Mair.

Al pie de cada poste se encontraron los barcos, colocados al revés y cubiertos con cuero de vaca. Los cuerpos estaban dentro de los barcos todavía con la ropa que habían sido enterrados, tenían gorros de fieltro con plumas, sujetas al borde, con un parecido asombroso a los sombreros de las montañas tirolesas. Llevaban grandes capas de lana con flecos y botas de cuero. La ropa interior parece haber sido suministrada por una vendedora de "Victoria's" de la Edad de Bronce, apenas un suficiente taparrabos de lana para los hombres, y faldas hechas con hilos de cuerda para las Mujeres.

momia mujer Xiaohe, China   vestido cuerdas mujer, Xiaohe

Dentro de cada barco ataúd estaban los bienes de la tumba, incluyendo canastas de hierba hermosamente tejidas, máscaras hábilmente talladas y ramos de efedra, una hierba que puede haber sido utilizada en rituales o como medicina.

En los ataúdes de las mujeres, los arqueólogos chinos encontraron uno o más falos de madera colocados en el cuerpo o a su lado. Mirando de nuevo la configuración de los 13 postes que se elevan al pie desde la proa de la embarcación de cada mujer, los arqueólogos concluyeron que los postes eran de hecho gigantescos símbolos fálicos.

Los barcos de los de los hombres, por otra parte, en todos los que había bajo de los postes tenían tapas de cuchilla. Los arqueólogos chinos llegaron a la conclusión, de que estos no eran remos que pareciera a primera vista, sino más bien vulvas simbólicas que coincidían con el sexo opuesto, por encima de los barcos con los símbolos de la mujer. "El conjunto del cementerio fue cubierto con un simbolismo sexual flagrante", escribió el Dr. Mair. En su opinión, la "obsesión con la procreación" refleja la importancia que la comunidad daba a la fertilidad.

cementerio Río Pequeño Arthur Wolf, un antropólogo de la la Universidad de Stanford y un experto en la fertilidad en Asia oriental, dijo que los objetos marcaban tal vez la condición social, un tema común de las tumbas y objetos funerarios. "Parece que lo que la mayoría de la gente quiere mostrar con ellos es su situación, si es algo para presumir", dijo.

El Dr. Mair dijo que la interpretación de los arqueólogos chinos de los palos como símbolos fálicos era "un análisis creíble". El cementerio tiene una evidente veneración de la gente por la procreación, y podría significar que se interesaron tanto por el placer del sexo y su utilidad, dado que es dificil separar a los dos. Pero parece que han tenido en particular un respeto de la fertilidad, ya que varias mujeres fueron enterradas en ataúdes de doble capa, con un ajuar funerario especial.

Viviendo en un entorno tan duro, la mortalidad infantil debió haber sido alta, por lo que la necesidad de la procreación, sobre todo en función de su situación aislada, habría sido grande", dijo el Dr. Mair. Otro posible riesgo para la fertilidad podría haber surgido si la población hubiera perdido la "raza". "Aquellas mujeres que fueron capaces de producir y criar hijos hasta una edad adulta habrían sido especialmente Veneradas," dijo el Dr. Mair.

momia de hombre, Xiaohe     momia de niño, Xiaohe

Varios de los temas de los enterramientos en el cementerio de Río Pequeño parecen artefactos o costumbres familiares en Europa, señaló el Dr. Mair. Los entierros en barcos eran comunes entre los vikingos. Faldas de cuerda y símbolos fálicos se han encontrado en tumbas de la Edad de Bronce en el norte de Europa.

remo Xiaohe No se conocen asentamientos cerca del cementerio, por lo que la gente Vivió probablemente en otra parte y al cementerio llegaron en barco. No se han encontrado en el lugar herramientas para trabajar la madera, lo que apoya la idea de que los postes fueron tallados fuera del sitio.

La cuenca del Tarim ya estaba bastante seca cuando el pueblo llegó a Río Pequeño hace 4,000 años. Probablemente vivia al borde de la supervivencia hasta que los lagos y ríos de los que dependía finalmente se secaron alrededor del año 400. Entierros con sombreros de fieltro y cestas tejidas eran comunes en la Región hasta hace unos 2,000 años.

La lengua hablada por la gente del cementerio de Río Pequeño es desconocida, pero el Dr. Mair cree que podría haber sido tocario, un antiguo miembro de la familia indoeuropea de idiomas. Manuscritos escritos en tocario han sido descubiertos en la cuenca del Tarim, donde era el idioma que se hablaba alrededor del 500 dC al 900. A pesar de su presencia en el Este, el tocario parece más estrechamente relacionado con el "centum", lenguas de la India e Irán. La división se basa en las palabras de Cien en América (centum) y en Sánscrito (satam).

Las personas vivían en el cementerio del Río Pequeño más de 2,000 años antes de la primera evidencia de tocario, pero no hay "una clara continuidad de la cultura", dijo el Dr. Mair, la tradición de enterrar con los sombreros de fieltro se mantuvo hasta el primer siglo después de Cristo.

Una exposición de las momias de la Cuenca Tarim se inaugura el 27 de marzo en el Museo Bowers en Santa Ana, California (La primera vez que las momias se ven fuera de Asia).

Una exposición de las momias de la Cuenca Tarim se inaugura el 27 de marzo en el Museo Bowers en Santa Ana, California (La primera vez que las momias se ven fuera de Asia).

Artículo original The New York Times