Armas de hueso de ballena insinúan la economía costera más temprana del mundo

caza con armas de hueso de ballena

Una extensa red comercial transportaba grandes lanzas de hueso de ballena desde España a Francia
El Golfo de Vizcaya fue el hogar de la primera economía costera estructurada del mundo

Los humanos de la Edad de Piedra en Europa fabricaron, intercambiaron y transportaron armas de hueso de ballena a lo largo de redes de larga distancia desde España hasta Francia, dicen los investigadores que han seguido el rastro a docenas de tales herramientas. Los intercambios en torno al Golfo de Vizcaya pueden haber contribuido a una de las primeras economías costeras del mundo, argumentan.

"Esta innovación fue lo suficientemente buena como para extenderse rápidamente por este territorio", dice Alexandre Lefebvre, arqueólogo de la Universidad de Toulouse-Jean Jaurès y autor principal de un nuevo estudio que documenta el hallazgo.

Hace unos 15.000 años Europa occidental fue el hogar de los magdalenienses, una cultura nómada de cazadores-recolectores que fabricaba herramientas de caza, arte rupestre y tal vez incluso música.

Investigaciones anteriores habían demostrado que se usaban armas de hueso de ballena justo al norte de los Pirineos, en Francia. Sin embargo, sorprendentemente, casi no se había encontrado evidencia de la misma tecnología en sitios prehistóricos a lo largo de la costa norte de España, de donde los huesos de ballena podrían haber razonablemente venido.

Lefebvre y su equipo decidieron intentar llenar ese vacío reexaminando las colecciones existentes de huesos extraídos de 64 sitios a lo largo de la costa española. Muchos de estos huesos, que se encuentran principalmente en cuevas de piedra caliza o refugios rocosos, se habían clasificado simplemente como huesos o astas; Lefebvre sospechaba que algunos eran en realidad huesos de ballena, recogidos de ballenas varadas.

Los huesos de los cetáceos son extremadamente porosos; son más ligeros que los huesos de animales terrestres del mismo tamaño y no tienen cavidad para la médula ósea. Con estos criterios, los investigadores identificaron 54 objetos de huesos de ballena entre un tesoro de más de 8.000 objetos de huesos de 12 de los 64 sitios a lo largo de la actual Cantabria costera. La mayoría de ellos datan de hace 18.000 a 15.000 años, cuando los investigadores creen que la red era más activa.

armas de hueso de ballena en el Cantábrico

La mayoría de los huesos de ballena recién identificados fueron puntas de proyectil de aproximadamente un centímetro de ancho y hasta 21 centímetros de largo. Algunos tenían bordes y ranuras biselados, probablemente utilizados para sujetar pequeñas hojas de pedernal; algunos estaban decorados con diseños geométricos. Todas las armas tenían fracturas por impacto, y un subconjunto tenía rastros de reafilado y reparación, lo que sugiere que las armas fueron valoradas y mantenidas con el tiempo.

Añadiendo estos hallazgos a sus propios datos informados anteriormente, los investigadores trazaron un mapa de una red comercial que abarca más de 600 kilómetros desde Cantabria en España, a lo largo de la costa y a través de los Pirineos hasta el Valle de Ariège en el sur de Francia.

Dado que los científicos no encontraron ningún desperdicio en la fabricación de herramientas, suponen que los sitios originales donde se fabricaron las herramientas estaban en la costa y ahora están bajo el agua. Solo las armas de hueso de ballena terminadas, no la materia prima, parecen haber sido transportadas tierra adentro, dice el coautor Jean-Marc Pétillon.

armas de hueso de ballena en el CantábricoEl estudio destaca 23 sitios clave que se resaltan por albergar una gran cantidad de objetos de huesos de ballena, lo que sugiere que pueden haber sido centros comerciales. Isturits, Francia, aproximadamente a 60 kilómetros de la costa, tenía la mayor concentración de huesos de ballena (se han encontrado 63 objetos) y se ubicaba estratégicamente en el centro de la red. Este sitio probablemente tuvo un "papel fundamental" en la distribución de objetos lejos de la costa, dice Pétillon. Todo esto, argumentan los autores, es evidencia de que el Golfo de Vizcaya fue el hogar de la primera economía costera estructurada del mundo.

"Esto revela una elaborada red para la circulación y el intercambio de armas", dice Paul Pettitt, arqueólogo paleolítico de la Universidad de Durham en Inglaterra que no participó en el estudio. Este sofisticado comportamiento comercial es tan complejo como las economías que evolucionaron en torno a la agricultura durante la Revolución Neolítica unos miles de años después, agrega Pettitt.

João Zilhão, un paleoantropólogo de la Universidad de Barcelona en España, que tampoco participó en el nuevo trabajo, está de acuerdo en que la red de huesos de ballena muestra que los magdalenienses participaron en sofisticadas interacciones. Pero argumenta que las primeras economías costeras pueden haber comenzado incluso antes.

Anzuelos y huesos encontrados en Timor Oriental sugieren que la gente pudo haber estado pescando en alta mar hace 42.000 años, dice, lo que habría requerido planificación y conocimientos técnicos indicativos de una economía organizada.

Es posible que otros bienes ampliamente intercambiados simplemente no hayan durado lo suficiente para que los arqueólogos los encuentren, señala Zilhão. "Las economías costeras similares que involucran la circulación de productos perecederos no serían visibles de la misma manera, pero eso no significa que no existieran".

Los hallazgos se detallan en Quaternary Science Reviews: Interconnected Magdalenian societies as revealed by the circulation of whale bone artefacts in the Pyreneo-Cantabrian region

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.