Encuentran ofrenda de cientos de estrellas de mar al dios de la guerra azteca

ofrenda de estrellas de mar Nidorellia armata

Investigadores descubrieron 164 estrellas de mar colocadas en el Templo Mayor a principios del siglo XVI

Los arqueólogos que realizan excavaciones en el Templo Mayor de la Ciudad de México han encontrado más de 160 estrellas de mar depositadas como parte de una ofrenda al dios de la guerra azteca Huītzilōpōchtli hace unos 700 años, informa Kiona N. Smith para Ars Technica.

Según un comunicado del Instituto Nacional de Antropología e Historia de México (INAH), los equinodermos son miembros de la especie Nidorellia armata, conocida como la estrella de mar con chispas de chocolate debido a su coloración marrón y beige.

estrella de mar Nidorellia armata

Dedicado a Huītzilōpōchtli y Tlaloc, el dios de la lluvia y la agricultura, el Templo Mayor, el templo central de los aztecas o mexicas, capital de Tenochtitlán, fue construido alrededor de 1325 y renovado a fines de la década de 1480. El conquistador español Hernán Cortés ordenó sepultar el templo después de su llegada a México en 1519; sus ruinas solo fueron redescubiertas en el siglo XX.

Los investigadores encontraron las estrellas de mar en los restos de una estructura redonda llamada Cuauhxicalco. La ofrenda, que consistía en 164 estrellas de mar, trozos de coral, conchas marinas, peces globo, una figurilla de resina, huesos de animales y el esqueleto de un jaguar hembra con una lanza en la garra, se colocó en una sección del templo asociada con Huītzilōpōchtli. El hallazgo representa el mayor depósito de estrellas de mar descubierto en el Templo Mayor hasta la fecha.

"Es muy interesante porque, si lo piensas bien, el patrón de la estrella de mar se parece mucho a la piel de un jaguar", dice el arqueólogo Miguel Báez Pérez en un vídeo subido por el INAH, según una traducción de Shanti Escalante-De Mattei de ARTnews. "Probablemente esa sea la razón por la que eligieron esta especie, pero aún tenemos que hacer una revisión exhaustiva para confirmar que esta es la única especie presente".

Los aztecas probablemente trajeron los organismos marinos a Tenochtitlán desde los confines del Imperio azteca. Como señala Ars Technica, la fuente más cercana de estrellas de mar con chispas de chocolate estaba a unas 186 millas al este, mientras que la fuente de coral más cercana estaba aproximadamente a la misma distancia en la dirección opuesta, en el borde occidental del Golfo de México.

"Buena parte de los pueblos mesoamericanos creían que el origen del mundo estaba ligado al mar. Por lo tanto, los organismos marinos fueron tratados como reliquias", dice Báez Pérez en el comunicado. "Su poderío militar les permitió traer miles de objetos marinos y recrear todo un ambiente acuático en la misma Tenochtitlán".

En el momento en que se hizo la ofrenda, las regiones donde se originaron las estrellas de mar y el coral habían sido conquistadas recientemente por el gobernante azteca Ahuizotl. En el poder desde 1486 hasta 1502, Ahuizotl fue el octavo gobernante del Imperio azteca y el último en gobernar antes de la llegada de los conquistadores españoles. Cortés hizo ejecutar al hijo de Ahuizotl, Cuauhtémoc, el último emperador azteca, en 1522.

Durante su reinado, Ahuizotl se centró en la expansión del imperio y la renovación de gran parte de Tenochtitlán. Alrededor de 1500, agregó una sexta capa de construcción al Templo Mayor. Los arqueólogos descubrieron la oferta de estrellas de mar recientemente revelada en esta sexta capa.

Esta no es la primera vez que las excavaciones descubren evidencia de ofrendas de animales marinos en el Templo Mayor. En 2017, informó Norman Hammond para el London Times, los investigadores que analizaron una oferta con 50.000 elementos separados identificaron seis especies de estrellas de mar, cuatro especies de dólares de arena y dos tipos de erizos.

Los aztecas, escribieron los estudiosos en la Revista de Biología Tropical [Nuevo registro de la estrella de mar Narcissia ahearnae (Echinodermata: Asteroidea) en el Caribe mexicano], usaban a los animales para "consagrar ampliaciones de sus templos, conmemorar festividades especiales o apaciguar a los dioses".

Imagen de cabecera: Hallazgo de una estrella Nidorellia armata, especie conocida como Chispas de Chocolate. Foto Melitón Tapia INAH

Etiquetas: OfrendaEstrella de marMéxico

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: