Carrera para salvar obras maestras sumergidas del arte rupestre de la Edad de Piedra

caverna de Cosquer

Denominada el "Lascaux submarino", la gruta de Cosquer tiene dibujos de vida acuática nunca antes vistos en pinturas rupestres

Para llegar al único lugar del mundo donde se han encontrado pinturas rupestres de vida marina prehistórica, los arqueólogos tienen que bucear hasta el fondo del Mediterráneo frente al sur de Francia.

Luego tienen que sortear un túnel natural de 137 metros en la roca, pasando por la boca de la cueva hasta que emergen a una enorme caverna, gran parte ahora sumergida.

Tres hombres murieron tratando de descubrir este "Lascaux submarino" cuando se difundieron rumores de una cueva que coincidía con la del suroeste de Francia que cambió por completo la forma en que veíamos a nuestros antepasados de la Edad de Piedra.

Lascaux, que visitó Picasso en 1940, demostró que la necesidad de hacer arte es tan antigua como la humanidad misma.

La vida del arqueólogo Luc Vanrell cambió en el momento en que salió a la superficie dentro de la caverna o gruta de Cosquer y vio sus asombrosas imágenes. Incluso ahora, 30 años después, recuerda el "shock estético".

Pero la cueva y sus tesoros, algunos de hace más de 30.000 años, corren grave peligro. El cambio climático y la contaminación del agua y los plásticos amenazan con arrasar con el arte creado por hombres y mujeres prehistóricos a lo largo de 15 milenios.

Desde un aumento repentino de 12 centímetros (casi cinco pulgadas) en el nivel del mar en 2011, Vanrell y sus colegas han estado en una carrera contra el tiempo para documentar todo lo que puedan.

Cada año, la marca de agua alta sube unos milímetros más, carcomiendo un poco más de las antiguas pinturas y tallas.

sección de la caverna Cosquer

Imagen: Sección de la gruta y el túnel de entrada, mostrando el nivel del mar.

Maravillas prehistóricas

Vanrell y los buzos-arqueólogos que dirige tienen que trabajar cada vez más rápido para explorar los últimos rincones de la gruta de 2.500 metros cuadrados (27.000 pies cuadrados) para preservar un rastro de sus maravillas neolíticas antes de que se pierdan.

Una recreación casi a tamaño real de la caverna de Cosquer se inaugurará esta semana a pocos kilómetros (millas) de distancia en Marsella.

A principios de este año el equipo de buceo se apresuraba a terminar el mapeo digital para una reconstrucción en 3D de la cueva.

Alrededor de 600 signos, imágenes y tallas, algunas de vida acuática nunca antes vistas en pinturas rupestres, se han encontrado en las paredes de la inmensa cueva a 37 metros por debajo de las azules aguas de las impresionantes ensenadas de Calanques al este de Marsella.

“Fantaseábamos con llevar la cueva a la superficie. Cuando esté terminada, nuestra caverna virtual de Cosquer, que tendrá una precisión de milímetros, será indispensable para los investigadores y arqueólogos que no podrán ingresar físicamente", dijo el buzo Bertrand Chazaly, quien está a cargo de la operación para digitalizar la cueva.

Manos de niños

mano en la caverna CosquerImagen derecha: Plantilla de una mano humana de la gruta Cosquer, datada hace 27.000 AP, tal como se expone en el Museo Nacional de Arqueología de Saint-Germain-en-Laye, Francia.

Cuando estaba en uso la cueva estaba a unos "10 kilómetros de la costa", dijo a la AFP el arqueólogo Michel Olive. "En ese momento estábamos en medio de una edad de hielo y el mar estaba 135 metros más bajo" de lo que está hoy.

Desde la embarcación de buceo, Olive, que se encarga de estudiar la cueva, dibuja con el dedo una vasta llanura donde ahora está el Mediterráneo. "La entrada a la cueva estaba en un pequeño promontorio orientado al sur sobre pastizales protegidos por acantilados. Era un lugar extremadamente bueno para el hombre prehistórico", dijo.

Las paredes de la cueva muestran que la llanura costera estaba repleta de vida silvestre: caballos, ciervos, bisontes, cabras montesas, vacas uro prehistóricas, antílopes saiga, pero también focas, pingüinos, peces y un gato y un oso.

Las 229 figuras representadas en las paredes abarcan 13 especies diferentes.

Pero los hombres y mujeres neolíticos también dejaron su huella en las paredes, con 69 huellas de manos rojas o negras y tres dejadas por error, incluso por niños.

Y eso sin contar los cientos de signos geométricos y las ocho representaciones sexuales de partes del cuerpo masculino y femenino.

Lo que también destaca de la cueva es el tiempo que estuvo ocupada, dijo Vanrell, "desde hace 33.000 a 18.500 años".

La gran densidad de sus gráficos coloca a "Cosquer entre los cuatro sitios de arte rupestre más grandes del mundo junto con Lascaux, Altamira en España y Chauvet", que también se encuentra en el sur de Francia.

"Y debido a que las paredes de las cuevas que están hoy bajo el agua probablemente también estuvieron decoradas alguna vez, nada más en Europa se compara con su tamaño", agregó.

Explorar Cosquer también es "adictivo", insistió el hombre de 62 años con un brillo en los ojos. "Algunas personas que han estado trabajando en el sitio se deprimen si no han bajado por un tiempo. Extrañan a su bisonte favorito", sonrió.

Para Vanrell, sumergirse es como un "viaje hacia uno mismo". El espíritu "del lugar se filtra en ti".

Henri Cosquer

Imagen: Henri Cosquer, el buzo que encontró la cueva, fotografiado en un bote sobre la entrada en 1991.

Descubrimiento y muerte

Henri Cosquer, un buzo profesional de aguas profundas que dirige una escuela de buceo, dijo que encontró la cueva por casualidad en 1985, a solo 15 metros de los acantilados de piedra caliza desnuda.

Poco a poco se atrevió a adentrarse más y más en la brecha de 137 metros de largo en el acantilado hasta que un día salió por una cavidad excavada por el mar.

"Me metí en una cueva a oscuras. Estás empapado, sales del barro y te deslizas... Me tomó algunos viajes rodearla", dijo a la AFP.

"Al principio, no vi nada con mi lámpara y luego me encontré con la huella de una mano", dijo el buzo.

Si bien la ley dicta que tales descubrimientos deben declararse de inmediato a las autoridades para que puedan ser preservados, Cosquer se guardó la noticia para él y algunos amigos cercanos.

"Nadie era dueño de la cueva. Cuando encuentras un buen lugar para las setas, no se lo cuentas a todo el mundo, ¿verdad?", dijo.

Pero los rumores de este Lascaux acuático atrajeron a otros buzos y tres murieron en el túnel que conduce a la cueva. Marcado por las tragedias, Cosquer reconoció su descubrimiento en 1991. La cueva que lleva su nombre está ahora sellada por una reja. Solo pueden entrar los equipos científicos.

Desde entonces se han llevado a cabo decenas de misiones de investigación arqueológica para estudiar y preservar el sitio y hacer un inventario de las pinturas y tallas. Pero los recursos comenzaron a agotarse cuando Chauvet, que es mucho más fácil de acceder, fue descubierta en 1994 en la región de Ardeche.

Daño por el cambio climático

Recién en 2011 las cosas empezaron a cambiar cuando Olive y Vanrell dieron la voz de alarma después de que la rápida subida del nivel del mar provocara daños irreparables en algunas imágenes.

"Fue una catástrofe, y realmente nos sacudió psicológicamente", recordó Vanrell, particularmente el enorme daño a los dibujos de caballos.

"Todos los datos muestran que el nivel del mar está subiendo cada vez más rápido", dijo la geóloga Stephanie Touron, especialista en cuevas prehistóricas pintadas en el laboratorio de investigación de monumentos históricos de Francia.

"El mar sube y baja en la cavidad con variaciones de clima, lavando las paredes y extrayendo tierra y materiales ricos en información", dijo.

La contaminación por microplásticos está empeorando aún más el daño a las pinturas.

Ante tal amenaza existencial, el gobierno francés ha lanzado un gran esfuerzo para documentar todo sobre la caverna, con el arqueólogo Cyril Montoya encargado de tratar de comprender mejor a las comunidades prehistóricas que la usaron.

caballos en la caverna Cosquer

Imagen: Panel de los Caballos Negros en la cueva de Cosquer, Francia.

Misterios

Uno de los misterios que él y su equipo intentarán resolver será el rastro de tela en la pared de la cueva, lo que podría confirmar la teoría de que los cazadores-recolectores estaban haciendo ropa en el momento en que la cueva estaba ocupada.

Las imágenes de los caballos con largas crines también plantean otra importante pregunta. Vanrell sospecha que esto podría indicar que es posible que ya hayan sido domesticados, al menos en parte, ya que los caballos salvajes tienen crines más cortas, cortadas al galopar a través de arbustos y vegetación. Un dibujo de lo que podría ser un arnés puede respaldar su teoría.

Las áreas conservadas bajo una capa de calcita translúcida también muestran los "restos de carbón", cree Montoya, que podrían haber sido utilizados para pintar o para calefacción o iluminación. Es posible que incluso hayan quemado el carbón encima de las estalagmitas, convirtiéndolas en "lámparas para iluminar la caverna".

Pero la cuestión central de para qué se utilizó la cueva sigue siendo un enigma, admitió Olive.

Si bien los arqueólogos están de acuerdo en que la gente no vivía allí, Olive dijo que algunos creen que era un "santuario, o un lugar de reunión, o en algún lugar donde extraían leche de luna, la sustancia blanca en las paredes de la cueva (de piedra caliza) que se usaba para pintar el cuerpo y para el fondo de las pinturas y tallas".

réplica de la caverna Cosquer

Imagen: Trabajadores en Marsella, Francia, construyen una recreación casi de tamaño natural de pinturas rupestres submarinas de la Edad de Piedra encontradas en la costa cercana.

Réplica

La idea de hacer una réplica del sitio se planteó por primera vez poco después de que se descubriera la cueva. Pero no fue hasta 2016 cuando el gobierno regional decidió que estaría en un edificio moderno rehabilitado en Marsella junto al Mucem, el museo de las civilizaciones europeas y mediterráneas en la bocana del Puerto Viejo de la ciudad.

Utilizando los datos 3D recopilados por los equipos arqueológicos, la réplica de 23 millones de euros (24 millones de dólares) es un poco más pequeña que la cueva original, pero incluye copias de todas las pinturas y el 90 por ciento de las tallas, dijo Laurent Delbos de Klebert Rossillon, la empresa que copió la cueva Chauvet en 2015.

El artista Gilles Tosello es uno de los artesanos que ha estado copiando las pinturas usando el mismo carbón y las mismas herramientas que usaron sus precursores de la Edad de Piedra.

"Los artistas prehistóricos escribieron la partitura hace mucho tiempo y ahora la estoy tocando", dijo sentado en la oscuridad de su estudio, con un detalle de un caballo iluminado ante él en la pared de la cueva recreada.

Evidentemente emocionado, saludó la gran maestría y "espontaneidad" de sus antecesores prehistóricos, cuyas seguras pinceladas procedían claramente de "un gran conocimiento y experiencia. Esa libertad de gesto y seguridad no deja de asombrarme", dijo.

Etiquetas: CavernaGrutaSumergidaArte rupestre

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: