updated 1:39 PM CEST, Sep 28, 2016

La campana del Andrea Doria suena de nuevo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

campana del trasatlántico Andrea Doria

Encuentran una campana del famoso trasatlántico Andrea Doria que naufragó en 1956

buzos  con la campana del Andrea Doria Su naufragio se considera el rescate más grande en la historia del mar


La campana del puente del Andrea Doria, el famosos transatlántico italiano que se hundió en el Atlántico en 1956, sonó esta semana por primera vez desde que el buque desapareció en las aguas de Nantucket, Massachusetts.

Parcialmente enterrada en el fondo del océano, la campana de bronce de 75 libras fue recuperada por dos buzos, Carl Bayer y Ernest Rookey. Formaban parte de una expedición privada a cargo de Tech Diving Limited, una empresa especializada en inmersiones a algunos de los naufragios más famosos del mundo.
"Este es uno de los más significativos hallazgos del Andrea Doria. Los buzos estaban recogiendo azulejos de cerámica de los camarotes cuando vieron la forma de la campana que sobresalía de la arena", dijo el líder de la expedición Joel Silverstein , vicepresidente y director de operaciones de Tech Diving Limited.

Esta es la segunda campana que ha vuelto a surgir, ya que la campana de popa se recuperó en 1985 por un grupo de buzos de Nueva Jersey, incluyendo a John Moyer y Gary Gentile.

Silverstein considera que hay tres -posiblemente cuatro- campanas en la nave. De hecho, las campanas están entre los artículos más codiciados, ya que son algunas de las pocas partes con el nombre del barco grabado en ellas.

campana antigua del Andrea Doria Un icono del orgullo nacional para Italia y una galería de arte flotante, el Andrea Doria era uno de los barcos más bellos de su tiempo.

El barco ya había cruzado el Atlántico 100 veces, navegaba por la ruta Génova-Nueva York, cuando chocó con otro transatlántico de bandera sueca llamado M/V Stockholm, a unas 100 millas náuticas del Puerto de Nueva York.

Tras la colisión, se mantuvo a flote durante 11 horas, hundiéndose, con todas sus luces encendidas, el 26 de julio de 1956.

A bordo se encontraban 1.134 pasajeros, 572 tripulantes, 401 toneladas de carga (incluidas 1.000 máquinas de escribir Olivetti y 500 máquinas de coser Necchi) , 522 piezas de equipaje, 1.754 bolsas de correo y nueve vehículos, entre ellos el escandinavo, un coche prototipo especial que fue un proyecto conjunto de Chrysler y Ghia. El coche estaba valorado en más de 100.000 dólares.

Aunque parezca increíble, sólo 51 personas murieron en el accidente, cinco miembros de la tripulación y 46 pasajeros del Andrea Doria. Entre ellos, 43 murieron instantáneamente cuando sus camarotes fueron destrozados.

naufragio del Andrea Doria En lo que se considera el rescate más grande en la historia del mar, todos los pasajeros que estaban vivos después de la colisión se salvaron, viendo impotentes como se inclinaba el Andrea Doria y el agua fría del océano inundaba la herida en su costado.

El barco se ha convertido en uno de los pecios más popular del mundo, ya que está salpicado de restos y no está protegido, a diferencia de otros naufragios famosos como el Lusitania y el Titanic.

"Es una inmersión para trofeos. Los buzos pueden mantener los artefactos que encuentran", dijo Silverstein. "Si bien, algunos elementos todavía están protegidos por la ley marítima John Moyer de 1993".

Sin embargo, no es fácil conseguir tazas de porcelana y cubiertos del Andrea Doria. Situado a 250 metros bajo un agua de color verde absenta, el buque es considerado el "Monte Everest del buceo en naufragios", y hasta ahora se ha cobrado la vida de 15 buceadores.

El Andrea Doria presenta muchos peligros, incluso para los buceadores experimentados debido a las corrientes traicioneras, tiburones, alambres y cables colgando como telarañas, y el riesgo de perderse al entrar en el pecio .

"El deseo de artefactos es una de las razones por las que muchos buzos han muerto. Bajamos con un entorno muy controlado de buceo, porque la seguridad es nuestra principal prioridad. En realidad, es más fácil bucear ahora de lo que era hace 10 años, porque el barco se está cayendo a pedazos. Los artefactos caen sólos hacia fuera, así que no hay necesidad de que nuevos buceadores entren en el naufragio", dijo Silverstein.

En 1993, Silverstein fue parte de la expedición, donde John Moyer recuperó intactos varios paneles de azulejos con enormes esculturas de cerámica de Guido Gambone, un artista muy influenciado por Picasso.

pecio del Andrea Doria

"Ahora el pecio está muy deteriorado, hay grietas y descamación en las secciones. La punta de la proa está a sólo 20 metros de la arena, mientras que hace 10 años estaba a 50 pies", dijo Silverstein.

Tras haber aguantado medio siglo en el suelo marino, la campana, que tiene 16 pulgadas de alto y 16 pulgadas de ancho en el borde, todavía resuena con un tono maravilloso. En la actualidad se está restaurando y es probable que se muestre en varias exposiciones de buceo. Se puede escuchar su sonido en este vídeo de Youtube: Andrea Doria Bell Rings Out Again

En Discovery Channel tienen una Galería fotográfica del naufragio del Andrea Doria

Créditos: Joel Silverstein/Tech Diving Limited | Maurizio Eliseo