updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Arqueólogos subacuáticos en busca del Capitán Morgan

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
navío hundido eb aguas de Panamá

Descubren frente a la costa de Panamá una nave que pudo haber pertenecido a uno de los piratas más famosos de todos los tiempos

En el fondo, la arqueología subacuática es un proceso de dos pasos:. Exploración y excavación.

Si quieres encontrar algo oculto bajo el agua, primero debes encontrar las anomalías en la zona de búsqueda - inconsistencias en el fondo del mar que podrían llegar a ser un barco, un cañón o un cofre.

Arqueólogos bien equipados suelen analizar el suelo utilizando sonar o detectores de metales. Cuando se trata de la excavación, el buceo de recuperación tiene que ver con el proceso de eliminación. Una vez que tengas los puntos de destino cavarás, uno a uno, hasta que encuentres lo que estás buscando.

Hanselmann inició la búsqueda del naufragio con detectores de metales. Estas herramientas parecen pequeños torpedos y detectan desviaciones en el campo magnético de la Tierra causadas por objetos de hierro. Los cazadores de naufragios suelen arrastrar los magnetómetros detrás de los barcos en líneas paralelas peinando un área de destino (imagina una cortadora de césped que cubre un césped entero).

A diferencia del sonar, las exploraciones con el magnetómetro no producen una imagen del fondo marino. "En cambio, producen una posición y un valor de gamma, que refleja el campo magnético de la tierra, medido en gammas o nanoteslas, para ese punto específico", dice Bert Ho del National Park Service Submerged Resources Center, el arqueólogo principal del proyecto Morgan. "Una vez que tenemos estos datos podemos crear contornos... A partir de estos contornos se pueden producir los puntos a los que nos referimos como anomalías magnéticas, y éstas son donde se investiga visualmente mediante buceo".

arqueología subacuática

La tripulación de Hanselmann utilizó dos magnetómetros diferentes prestados por el Submerged Resources Center. (Gear Geeks: Uno era un modelo Geometrics G-882 de vapor de cesio, y el otro un modelo Marine Magentics Explorer que contó con un sensor de Overhauser). Juntos encontraron más de 100 anomalías, las cuales resultaron ser de una nave. "Hemos encontrado lo que parecía ser un poco de madera con incrustaciones de coral, que es lo que nos llevó a realizar una excavación de prueba allí", dice Hanselmann.

Dependiendo de la parte específica, los restos del naufragio se asientan en cualquier lugar, desde pocos centímetros hasta más de 3 pies debajo del lodo. La tripulación usó una combinación de dragado de chorro y agua para excavar el barco desde el fondo del mar de arena y limo. Después de descubrir una buena parte de los restos del naufragio, la tripulación de Hanselmann dibujó un mapa del mismo utilizando sorprendentemente antiguas herramientas de medidas de cinta y pizarras submarinas.

arqueología subacuática"El mapa del naufragio proviene de tomar medidas físicas de las diversas características del sitio a través de varias series de inmersiones", dice Hanselmann. "Nos quedamos con una línea de base de unos artefactos y medimos las partes y piezas de la nave desde la línea de base. A continuación, regresamos a tierra y creamos un mapa del sitio a escala". El equipo divide el mapa en sectores y realizan búsquedas en cada uno de ellos.

En las semanas transcurridas desde el comienzo, el equipo de Hanselmann ha subido únicamente una caja y un barril a la superficie. Siglos de agua salada y sedimentos han desgastado las formas ásperas, peñascosas, pero todavía pueden ser capaces de decirles a los arqueólogos si era el barco de Morgan.

Por supuesto, al equipo de Hanselmann les encantaría romper, abrirlos y ver qué hay dentro. Pero la exposición súbita al aire podría estropear su contenido. En primer lugar, los objetos tienen que pasar por un proceso de conservación de meses de duración que incluye la electrólisis para la eliminación de sal y una interminable serie de baños. Sólo entonces el equipo puede ver el contenido y averiguar si tienen algo que ver con el capitán Henry Morgan.

Hanselmann parece optimista, pero cada vez más preparado para la posibilidad de que este barco no sea uno de los de Morgan. El agujero principal que ve está en su propia esperanza: Con más de 80 cajas, puede haber demasiadas golosinas a bordo. "Yo lo comparo con una visita a una tienda de comestibles y que se presentaba con un baúl lleno", dice Hanselmann. "Si vas a saquear la ciudad de Panamá, no tiene sentido llegar con un barco lleno".

Lo más probable, según Hanselmann, es que los restos del naufragio sean de un barco mercante español. Aun así, no parece muy preocupado. El buque está cargado hasta los topes con importantes objetos, y los barcos reales de Morgan no pueden estar muy lejos.

"Si ese es el caso, la búsqueda continúa", dice con una sonrisa.

Una espada, cofres y barriles que se atribuyen a Morgan serán expuestos en el Patronato Panamá Viejo o Antiguo Fiduciario de Panamá, en Ciudad de Panamá, y será sólo el comienzo de lo que los exploradores creen que es un alijo mucho más grande.