updated 6:53 AM CEST, Sep 22, 2016

Nuevas evidencias de asentamientos vikingos en Canadá

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
excavación sitio vikingo isla de Baffin, Canadá

Piedras de afilar pueden ser la pistola humeante en búsqueda del segundo sitio vikingo en el Nuevo Mundo

Durante los últimos 50 años - desde el descubrimiento de una estación de paso vikinga de un millar de años en Terranova - arqueólogos e historiadores aficionados han peinado la costa este de Terranova en busca de rastros de visitantes vikingos.

Ha sido una larga búsqueda, sin fruto, llena de afirmaciones extravagantes y fracasos vergonzosos. Pero en una conferencia en Canadá a principios de este mes, la arqueóloga Patricia Sutherland anunció nuevas evidencias que apuntan fuertemente al descubrimiento del segundo asentamiento vikingo descubierto en las Américas.

Mientras excavaba en las ruinas de un edificio centenario en la isla de Baffin (mapa), muy por encima del Círculo Polar Ártico, un equipo dirigido por Sutherland, profesora adjunta de arqueología en la Universidad Memorial de Terranova e investigadora en la Universidad de Aberdeen en Escocia, encontró algunas piedras de afilar muy interesantes. En las ranuras de las herramientas de afilado de cuchillas hay huellas de aleaciones de cobre y bronce, materiales conocidos por haber sido hechos por orfebres vikingos pero desconocidos entre los habitantes nativos del Ártico.

En conjunto con sus descubrimientos anteriores, los nuevos descubrimientos de Sutherland fortalecen aún más el caso para un campamento vikingo en la isla de Baffin. "Si bien la evidencia fue convincente antes, me resulta más convincente ahora", dijo James Tuck, profesor emérito de arqueología de la Memorial University.

Los arqueólogos han sabido por mucho tiempo que los marinos vikingos zarparon hacia el Nuevo Mundo en torno al año 1000. Una popular saga islandesa narra las hazañas de Leif Eriksson, un jefe vikingo de Groenlandia que navegó hacia el oeste en busca de fortuna. Según la saga, Eriksson se detuvo el tiempo suficiente en la isla de Baffin para caminar por una costa de nombre Helluland, una antigua palabra nórdica que significa "piedra de la losa de la tierra", antes de dirigirse hacia el sur a un lugar que llamó Vinland.

En la década de 1960 dos investigadores noruegos Helge Ingstad y Anne Stine Ingstad, descubrieron y excavaron el campamento vikingo en L'Anse aux Meadows (mapa) en el extremo norte de Terranova, el primer puesto de avanzada confirmado vikingo en las Américas. Fechado a entre 989 y 1020, el campamento contaba con tres salas vikingas, así como una variedad de cabañas para tejer, herrería y reparación de buques.

Hilados Vikingos

objetos vikingos encontrados en CanadáComo se informó en la edición de noviembre de la revista de National Geographic, Sutherland primero se enteró de otra posible estación vikinga en 1999, cuando vio dos inusuales piezas de cuerda que habían sido excavadas anteriormente en un lugar de la isla de Baffin por un arqueólogo y se almacenaban en el Museo Canadiense de la Civilización en Gatineau, Quebec.

Sutherland observó que las hebras se parecían muy poco a los tendones retorcidos en las cuerdas de los cazadores de animales del Ártico. Las cuerdas resultaron ser un experto tejido hilado vikingo, idéntico en la técnica de hilado producido por las mujeres vikingas que vivían en Groenlandia en el siglo XIV.

El descubrimiento llevó a recorrer a Sutherland otras colecciones del museo para encontrar más objetos vikingos de la isla de Baffin y otros sitios. Ella encontró varias piezas de hilo y un pequeño engranaje de madera vikingo previamente pasado por alto, palillos de cuentas para las transacciones comerciales y docenas de piedras de afilar vikingas.

Los objetos provenían de cuatro sitios, que van desde el norte de la isla de Baffin hasta el norte del Labrador, a una distancia de mil millas (1.600 kilómetros). Indígenas cazadores árticos conocidos como el pueblo de Dorset habían acampado en cada uno de los sitios, aumentando la posibilidad de que se hubieran puesto en contacto amistoso con los vikingos.

Intrigada, Sutherland decidió reabrir las excavaciones en el lugar más prometedor, un lugar conocido como Tanfield Valley en la costa sureste de la isla de Baffin. En la década de 1960 el arqueólogo de EE.UU., Moreau Maxwell, había excavado allí partes de un edificio de piedra y césped, y lo describió como "muy difícil de interpretar". Sutherland sospecha que los marinos vikingos habían construido la estructura.

Pistas grabadas en bronce, latón y hierro

talla vikinga encontrada en CanadáDesde el año 2001 el equipo de Sutherland ha estado explorando Tanfield Valley y excavando cuidadosamente las piezas supervivientes de las misteriosas ruinas. Han descubierto una amplia gama de pruebas que apuntan a la presencia de los marinos vikingos: fragmentos de piel de ratas del Viejo Mundo, una pala de ballena similar a las utilizadas por los colonos vikingos en Groenlandia para cortar césped, grandes piedras que parecen haber sido cortadas y moldeadas por alguien familiarizado con mampostería de piedra europea, y más hilo y piedras de afilar vikingas. Y las ruinas de piedra tienen un parecido sorprendente con algunos edificios vikingos en Groenlandia.

Sin embargo, algunos investigadores del Ártico se mantuvieron escépticos. La mayoría de los fechados radiocarbónicos obtenidos por los arqueólogos anteriores habían sugerido que Tanfield Valley estuvo habitado mucho antes que los vikingos llegaron al Nuevo Mundo. Pero, como señala Sutherland, el sitio muestra complejas evidencias de varias ocupaciones, y una de las fechas de radiocarbono indica que el valle fue ocupado en el siglo XIV, cuando los colonos vikingos cultivaban a lo largo de la costa cerca de Groenlandia.

En busca de otras pistas que ayuden a resolver el misterio, Sutherland se volvió hacia el Servicio Geológico de Canadá. Utilizando una técnica conocida como espectroscopia de dispersión de energía, el equipo examinó los surcos de desgaste en más de 20 piedras de afilar de Tanfield Valley y otros sitios. Sutherland y sus colegas detectaron estrías microscópicas de bronce, latón, hierro fundido y, como evidencia de la metalurgia europea, las presentó el 7 de octubre en una reunión del Consejo de Arqueología Histórica del Nordeste en St. John, Canadá.

¿Una red comercial con los nativos americanos?

réplica de barco vikingo navegandoSutherland especula que partidas de marineros vikingos viajaron al Ártico canadiense en busca de valiosos recursos. En el norte de Europa en ese momento los nobles medievales apreciaban el marfil de morsa, las suaves pieles del Ártico y otros lujos del norte, productos que cazadores y tramperos de Dorset fácilmente podrían acumular. Las aguas de Helluland rebosaban de morsas y en sus costas abundaban los zorros árticos y otros pequeños animales de peletería. Para el trueque de bienes, los comerciantes vikingos probable ofrecieron trozos de hierro y de madera que podrían ser tallados en figuras y otros bienes, dice Sutherland.

Si Sutherland está en lo correcto, las líneas de evidencia que ha descubierto pueden apuntar a un capítulo desconocido de la historia del Nuevo Mundo en la que los marinos vikingos y los nativos americanos eran socios cazadores en una red de comercio transatlántico. "Creo que las cosas eran mucho más complejas en esta parte del mundo de lo que la mayoría de la gente piensa", dijo Sutherland. James Tuck está de acuerdo. "Es bastante convincente que había una mucho mayor presencia nórdica en el Ártico canadiense de lo que cualquiera de nosotros pensábamos".

Crédito imágenes: David Coventry