updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

Encuentran en el pecio de un barco romano un botiquín de hace 2.000 años

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
pecio del Relitto del Pozzino en la Toscana

En el botiquín se han encontrado conservadas cuatro raras pastillas medicinales

Alrededor del 120 aC, el Relitto del Pozzino, un buque de transporte marítimo romano, se hundió frente a la costa de la Toscana. Más de dos milenios después, en los años 1980 y 90, un equipo enviado por la Superintendencia Arqueológica de Toscana comenzó a excavar las ruinas, acarreando hasta planchas de madera podrida.

"No fue una tarea fácil. El pecio está cubierto por plantas marinas y sus raíces. Esto hace que sea difícil de excavar", dijo el arqueólogo submarino Enrico Ciabatti. "Pero nuestros esfuerzos valieron la pena, ya que descubrimos un cargamento único y heterogéneo".

Esa carga incluía recipientes de cerámica hechos para llevar vino, ánforas, copas de cristal de la zona de Palestina y lámparas de Asia menor. Pero en 2004, los arqueólogos descubrieron que también incluía algo aún más interesante: los restos de un botiquín de 2.000 años de antigüedad.

Aunque el propio botiquín - que había pertenecido probablemente a un doctor romano - al parecer fue destruido, los investigadores descubrieron un gancho de cirugía, un mortero, 136 frascos de medicamentos de madera y varios vasos de estaño cilíndricos (llamados pyxides) todos agrupados juntos en el fondo del océano. Cuando hicieron una radiografía de los pyxides, vieron que uno de ellos tenía un número de objetos en capas en el interior: cinco relativamente planas tabletas circulares medicinales grises. Debido a que habían sido selladas en el buque en envases de hojalata, las píldoras se había mantenido completamente secas en los últimos miles de años, proporcionando una oportunidad tentadora para nosotros para saber qué es exactamente lo que usaban con fines medicinales los antiguos romanos.

envases de hojalata con tabletas medicinales romanas

Ahora bien, tal como se revela ayer en un artículo en la revista de la Academia Nacional de Ciencias, un equipo de químicos italianos ha llevado a cabo un análisis químico completo de las pastillas por primera vez. ¿Su conclusión? Las pastillas contienen un número de compuestos de zinc, así como óxido de hierro, almidón, cera de abejas, resina de pino y otros materiales derivados de las plantas típicas de la huerta, incluyendo zanahoria, rábano, perejil, apio, cebolla y col silvestre. También fueron parte de la mezcla los más exóticos alfalfa, milenrama y el hibisco. Una de las pastillas parece tener la impresión de una pieza de tela en un lado, lo que indica que puede haber sido una vez envuelta en tejido con el fin de evitar que se desmoronase.

tabletas medicinales romanas

De acuerdo con su forma y composición, los investigadores dicen que las tabletas pueden haber servido como una especie de medicina para los ojos o lavaojos. El nombre latino para lavaojos (colirio), de hecho, viene de la palabra griega κoλλυρα, que significa "panes redondos pequeños".

A pesar de que aún está por verse cuán eficaz habría sido este tipo de compuesto como un tratamiento real del ojo, no obstante, la rara visión de las prácticas medicinales de la era romana es fascinante. La gran mayoría de nuestros conocimientos de la medicina antigua provienen de los escritos, que pueden variar en exactitud y carecen de detalles cruciales - por lo que la presencia de evidencia física real es especialmente emocionante.

Artículo científico: Ingredients of a 2,000-y-old medicine revealed by chemical, mineralogical, and botanical investigations