updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Nadie sobrevivió a la batalla, y cada barco se hundió...

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

naufragio de nave holandesa en Tobago

Descubierto naufragio de buque de guerra holandés del siglo XVII

Durante la batalla de Rockley Bay, en Tobago, murieron alrededor de 2.000 personas y se hundieron hasta 14 barcos

Ha sido descubierto en las costas de Tobago, una pequeña isla situada en el sur del Caribe, el naufragio de un buque de guerra holandés del siglo XVII. Arqueólogos marinos creen que el buque es, posiblemente, el Huis de Kreuningen, que se había perdido durante una sangrienta lucha entre los colonos holandeses y franceses.

El 3 de marzo 1677, la Marina francesa lanzó un feroz ataque contra los holandeses en Rockley Bay, Tobago. Los colonos europeos codiciaban Tobago por su estratégica ubicación; de hecho, la isla cambió de manos más de 30 veces después de que Cristóbal Colón llegó al Nuevo Mundo.

La historia abreviada de esta batalla en particular es, "Todo el mundo muere, y cada barco se hunde", según Kroum Batchvarov, profesor asistente de arqueología marítima en la Universidad de Connecticut. De hecho, murieron alrededor de 2.000 personas y se hundieron hasta 14 barcos durante la escaramuza. Pero hasta ahora, ninguno de los buques hundidos había sido recuperado.

batalla del puerto de Scarborough, Tobago - grabado

El pasado marzo, Batchvarov fue en busca de restos de naufragios en Rockley Bay. A través de la teledetección y los relatos históricos, su equipo identificó un lugar donde se podrían haber depositado los naufragios de la batalla en el fondo de la bahía. Un día, mientras que el resto de sus colegas estaban resolviendo un problema con sus sistemas de GPS, Batchvarov y otro buzo decidieron explorar bajo la superficie.

"Literalmente, la primera cosa que vimos en el fondo fue un cañón", dijo Batchvarov el 3 de noviembre a una pequeña audiencia en la sede del Club de Exploradores.

Durante ese buceo inicial de 20 minutos los investigadores encontraron al menos siete cañones de hierro fundido, algunos de ellos de gran tamaño, cañones de 18 libras.

objetos del naufragio de Tobago"Esta fue una de las experiencias más interesantes de mi vida en la arqueología, y he estado en este campo durante 17 años", dijo Batchvarov.

Entre los esparcidos escombros no se ha descubierto todavía ninguna madera del barco hundido, pero los buzos encontraron reliquias de la vida a bordo de un buque militar, incluyendo 72 pipas de arcilla, una gran variedad de utensilios de comedor y ladrillos quemados de la galera de la nave. También encontraron una jarra de cerveza con tres grabados de grandes militares de la antigüedad: Josué, David y Alejandro Magno.

Varias pistas llevaron al equipo a concluir que se trataba de un buque de guerra holandés del siglo XVII. Por ejemplo, muchas de las tuberías tenían la marca de un fabricante que operó en Amsterdam desde la década de 1650 a la década de 1680, dijo Batchvarov.

Debido al tamaño de los cañones que se han encontrado en el sitio, los arqueólogos sospechan que los restos del naufragio podrían ser del buque de guerra de 130 pies de largo (40 metros) y 56 cañones, Huis de Kreuningen. Sólo otro buque holandés, el buque insignia Bescherming, podría haber soportado este tipo de grandes cañones, pero sobrevivió a la batalla, dijo Batchvarov.

batalla de puerto de Scarborough, Tobago

La marina francesa abordó el Huis de Kreuningen durante la Batalla de Tobago. Para evitar su captura, el capitán holandés, Roemer Vlacq, hizo estallar la nave. El incendio se extendió y destruyó el buque insignia francés Glorieux. A pesar de sus grandes pérdidas los holandeses, liderados por el Comodoro Jacob Binckes, obtuvieron en última instancia el éxito en la batalla (años antes, Binckes había re-capturado para los holandeses la ciudad que sería Nueva York, sin embargo, volvió a Inglaterra poco después).

Sin cercanas instalaciones de conservación adecuadas, los objetos que descubrieron Batchvarov y sus colegas tuvieron que ser sumergidos de nuevo bajo el agua. Sin embargo, el proyecto acaba de recibir una subvención del Fondo de Embajadores del Departamento de Estado de Estados Unidos para la Preservación Cultural para que los objetos pueden ser conservados y se muestran en Trinidad y Tobago. Batchvarov y sus colegas planean regresar al sitio el próximo año; su objetivo principal es el de establecer el alcance de los restos del naufragio.