El Hunley: el submarino que siempre se hundía

pintura de H. L. Hunley  con su submarino

Fue el primer submarino de combate en hundir un buque de guerra

El 17 de febrero de 1864 el submarino confederado CSS Hunley atacó y hundió un buque de la Armada de los Estados Unidos de 1.240 toneladas, el USS Housatonic, y entró en los libros de historia como el primer submarino de combate en hundir un buque de guerra. Poco después, el propio Hunley se hundió y desapareció de la existencia. Pero no era la primera vez que se hundía el submarino.

El Hunley fue uno de los tres submarinos que Horace Lawson Hunley construyó para la Armada Confederada durante la Guerra Civil estadounidense. El primero fue el Pioneer, un prototipo construido a principios de 1862 y probado en el río Mississippi, y más tarde en el lago Pontchartrain. Después de sólo un mes de pruebas, el Pioneer fue hundido por los confederados para evitar ser capturado por el ejército de la Unión que se acercaba.

El Pioneer fue seguido por el American Diver. El plan era impulsar al American Diver con algún tipo de motor, como un motor eléctrico o un motor de vapor, pero no pudieron producir suficiente energía para propulsar la nave. Finalmente, decidieron ceñirse a los medios convencionales de propulsión por manivela que habían propulsado al Pioneer.

El American Diver era un barco desgarbado y demasiado lento para ser práctico. Sin embargo, se decidió desplegar el submarino y en 1863, mientras se remolcaba al American Diver por Mobile Bay, en el Golfo de México, en un intento de atacar el bloqueo de la Unión, el submarino se inundó con la marejada y se hundió. Nunca se recuperó, pero las lecciones aprendidas del Pioneer y el American Diver le dieron a Hunley y su equipo la confianza suficiente para crear un tercer barco que tendría éxito. Hunley le puso al buque su nombre.

el submarino Hunley en el Charleston Museum

Hunley, el submarino, medía unos 40 pies de largo y menos de cuatro pies de diámetro (12x1,20 metros). Dentro de ese espacio terriblemente pequeño, ocho corpulentos hombres se sentaban uno al lado del otro a lo largo de la embarcación y accionaban manualmente el cigüeñal que hacía girar la hélice. Cada extremo del submarino estaba equipado con tanques de lastre que podían inundarse abriendo válvulas o bombearse en seco con bombas manuales que permitían al Hunley sumergirse y salir a la superficie. La nave también se cargó con pesas de hierro adicionales atornilladas al fondo.

En el caso de emergencias en las que el submarino necesitaba elevarse rápidamente, estas pesas podrían desenroscarse desde el interior de la cabina. El Hunley podría permanecer sumergido durante dos atroces horas antes de tener que salir a la superficie en busca de aire fresco. Una sola vela proporcionaba luz, al mismo tiempo que funcionaba como indicador de la calidad del aire dentro del barco; si la llama parpadeaba y se apagaba, quedaba muy poco oxígeno.

El Hunley fue diseñado originalmente para sumergirse completamente por debajo de su objetivo mientras remolcaba detrás un torpedo flotante al final de una cuerda larga. Una vez que el submarino se sumergía y pasaba por debajo de la quilla de su objetivo, reaparecía en el otro lado, provocando que el torpedo fuera atraído contra el barco objetivo y explotara.

diseño del submarino Hunley

En julio de 1863 el Hunley hizo una demostración exitosa de sus capacidades de ataque al hundir una vieja barcaza de transporte de carbón en medio del río Mobile. Pero debían seguir más pruebas antes de que el Hunley pudiera prepararse para la guerra.

El 29 de agosto de 1863 el Hunley se estaba preparando para hacer una inmersión de prueba en Charleston, cuando el capitán pisó inadvertidamente los controles de inmersión mientras las escotillas estaban abiertas y el submarino se hundió matando a los cinco hombres a bordo. Solo escapó el capitán.

El submarino fue recuperado y preparado para otra misión. Esta vez el propio Horace Hunley insistió en capitanear el submarino en otra demostración de prueba. El 15 de octubre de 1863 el Hunley se sumergió bajo el agua y se desplomó con la proa hasta el fondo del océano. Los ocho hombres, incluido Hunley, murieron.

Después de las dos tragedias, el general confederado Beauregard se mostró reacio a volver a poner al Hunley en servicio. Sin embargo, hubo muchos que creyeron que el Hunley podría romper con éxito el bloqueo en el puerto de Charleston. Sin embargo, acordaron que el Hunley tenía que ser modificado si quería tener éxito.

Se abandonó el remolque de un artefacto explosivo debido a la dificultad de maniobrar con seguridad el submarino entre la quilla del barco y el fondo del océano. Además, la línea remolcada podría estropear la manivela del Hunley o hundir el submarino. Se adoptó un enfoque más directo.

Al Hunley se le equipó con un torpedo de mástil, un cilindro de cobre lleno de pólvora negra unido al extremo de un largo poste, montado en la proa del Hunley. El Hunley embestiría el costado de la nave objetivo con 135 libras de explosivos. Los pasadores de metal en la cara delantera de la bomba penetrarían el casco de madera, asegurando la carga en su lugar. La tripulación de Hunley luego invertiría la potencia del submarino para distanciarse de la inminente explosión, dejando escapar 150 pies de cuerda enrollada mientras lo hacían. Una vez que se soltase toda la cuerda, la cuerda tensa apretaría el gatillo de la bomba.

torpedo de mástil del submarino Hunley

El 17 de febrero de 1864 el Hunley realizó su primer y único ataque contra un buque enemigo: un balandro de guerra a vapor con casco de madera de 1.240 toneladas largas llamado USS Housatonic, estacionado a la entrada del puerto de Charleston, a unas 5 millas de la costa. El Hunley se dirigió sigilosamente hacia el barco y presionó cómodamente su torpedo contra el costado del Housatonic. Pero el mecanismo de activación no funcionó y antes de que la tripulación del Hunley pudiera escapar, la carga explotó hundiendo tanto al Housatonic como al Hunley.

USS Housatonic

La desaparición del Hunley fue un gran misterio, porque inicialmente se pensó que el submarino había sobrevivido al ataque con el torpedo, según un informe del comandante de Fort Moultrie en la isla de Sullivan que había recibido del submarino señales luminosas preestablecidas una hora después del ataque. Quizás chocase con otro barco, o un soldado de la Unión le alcanzase a través de una de las ventanas de observación, rompiendo el vidrio y hundiendo el submarino.

Imágenes de vídeo de alta velocidad de la prueba de una carga explosiva que imita el torpedo del H. L. Hunley. La carcasa de carga, el relleno de pólvora negra y la profundidad son consistentes con la comprensión más reciente del ataque del submarino a Housatonic.

136 años después de su hundimiento, en 1995, el Hunley fue encontrado en el lecho marino, casi completamente intacto. Cinco años después, se sacó a la superficie. El análisis de los restos de los miembros de la tripulación aún en su posición sugirió que murieron por la onda expansiva de la explosión, cuya onda de presión recorrió la corta distancia entre la bomba y el submarino, luego a través del casco del submarino sin dañarlo, hasta que golpeó a los hombres como un camión fuera de control que acelera por una carretera. La muerte fue instantánea.

interior del submarino Hunley tras su recuperación

trabajos de conservación del submarino Hunley

Imagen: El submarino H. L. Hunley en su tanque de conservación en el Centro de Conservación Warren Lasch. Foto: Marina de los EE. UU.

En 2004 los restos de la tripulación fueron enterrados en el cementerio Magnolia, en Charleston. Decenas de miles de personas asistieron al entierro. El Hunley recuperado se exhibe ahora en el Centro de Conservación Warren Lasch.

el submarino Hunley en el Charleston Museum

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.