updated 1:27 PM CET, Dec 7, 2016

El legado del Titanic alcanza el espacio

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

iceberg

Los satélites de la Agencia Espacial Europea vigilan desde el espacio los icebergs

Hace un siglo, el RMS Titanic colisionó contra un iceberg mientras cruzaba el Atlántico Norte y se hundió costando la vida a más de 1.500 pasajeros y tripulantes. Hoy en día, miles de barcos cruzan la misma ruta plagada de icebergs sin pérdida de la vida - y los satélites están ayudando. Frederick Fleet tenía la tarea poco envidiable de ser el vigía del Titanic durante la noche del 14 de abril de 1912. La información sobre el hielo proporcionada por Frederick era la única noticia que tenía el capitán Edward John Smith para navegar el barco a través de aquellas traicioneras aguas.

Uno de los legados más importantes del desastre del Titanic fue la creación de la Convención Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar y la International Ice Patrol (IIP), Patrulla Internacional del Hielo.

La función de la Patrulla Internacional del Hielo es vigilar los icebergs y establecer una zona de peligro de icebergs sobre la base de las observaciones de los que se incorporan en la deriva y modelos de los que se derriten.

area de responsabilidad de la Patrulla Internacional del Hielo (IIP)En cualquier momento, puede haber decenas o cientos de icebergs en las aguas del Ártico. El desafío para la Patrulla del Hielo es determinar el número de icebergs que se desplazarán al sur, hacia las rutas de navegación en el Atlántico Norte entre Europa y los principales puertos de los Estados Unidos y Canadá.

Hasta la fecha, ningún buque que ha prestado atención al "límite de icebergs" que publica la Patrulla del Hielo ha chocado con un iceberg.

La IIP utilizaba al principio embarcaciones para realizar patrullajes de hielos rutinarios, pero cambió a la vigilancia aérea después de la Segunda Guerra Mundial. Hoy en día, la vigilancia aérea es el primer método de reconocimiento del hielo, pero la IIP tiene como objetivo sustituir los caros vuelos sobre el hielo y ha estado buscando observaciones satelitales como sucesor de la tecnología.

"La IIP utiliza en la actualidad observaciones satelitales de radar para complementar su reconocimiento aéreo de icebergs y espera que los satélites jugarán un papel más importante en el futuro", dijo el Dr. Donald L. Murphy, científico jefe del IIP.

"En particular, el lanzamiento previsto de una nueva generación de buenos satélites públicos - como el Sentinel-1 - aumentará drásticamente la disponibilidad de los datos de radar y reducirá el tiempo de revisión en el área de responsabilidad de la IIP.

"Además, las nuevas generaciones de satélites de mayor resolución mejorarán la capacidad de detectar pequeños icebergs".

Los radares de los satélites son especialmente adecuados para el seguimiento de icebergs, ya que pueden adquirir imágenes a través de la nubes y la noche.

El uso de satélites para la vigilancia de icebergs llamó la atención de los científicos en 1992, cuando se puso en marcha el satélite ERS-1 de la ESA, que lleva un radar de apertura sintética.

rutas de buques y exctensión del hielo en el mar Báltico

Pinchar en la imagen para ver una animación que muestra el Mar Báltico, sus rutas de navegación y el espesor del hielo.

Las investigaciones sobre el uso de satélites para la detección de icebergs continuó hasta la década de 1990, pero no fue sino hasta el inicio del programa Global Monitoring for Environmental Security (GMES) de la ESA que comenzaron demostraciones operacionales a gran escala.

Desde el año 2003 y con la ayuda de la iniciativa GMES, la investigación canadiense y la compañía de desarrollo C-CORE han estado trabajando con el IIP para desarrollar tecnologías innovadoras de detección de icebergs a partir de imágenes satelitales de radar.

Discriminar entre los témpanos de hielo y los barcos basándose únicamente en las imágenes de radar sigue siendo un reto, pero C-CORE, IIP y otros están trabajando para mejorar la fiabilidad de este proceso.

En virtud de GMES, el satélite Sentinel-1, que tiene previsto su lanzamiento en 2013, ofrecerá una cobertura completa del Ártico cada 24 horas y por lo tanto jugará un papel importante para el monitoreo de los icebergs.

Los datos actuales del CryoSat-2 y la próxima misión Sentinel-3 complementarán esta información proporcionando sobre las características extremas del hielo marino.

El satélite Envisat de la ESA, que también lleva un radar utilizado para la supervisión de icebergs, está experimentando problemas técnicos y se ha perdido su contacto (las últimas imágenes que envió fueron precisamente de la Península Ibérica y las islas Canarias).

La ESA ha activado ya un acuerdo de contingencia con la Agencia Espacial de Canadá para que continúen cumpliendo algunas de las necesidades de los usuarios de datos con el Radarsat-1 y el Radarsat-2.

Enlace y crédito imágenes: European Space Agency (ESA)