updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Seabreacher, una 'orca' motorizada de 260 caballos de potencia

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Seabreacher modelo orca

La retorcida unión de un mamífero marino y un avión de combate de alto rendimiento

La aleta dorsal de una orca rompe la superficie del agua antes de que la criatura salte en el aire, su cuerpo entra de nuevo en el agua salpicando.

Lo que diferencia este video de otro pintoresco documental sobre la naturaleza es el sonido de un motor sobrealimentado de 260hp, y la visión de un hombre con una sonrisa de oreja a oreja a los mandos de la bestia.

Rob Innes, Seabreacher

Rob Innes, colaborador en "Tintin's Red Rackham's Treasure" y un constructor de barcos de Nueva Zelanda con quince años de experiencia en diseño de embarcaciones, se ha asociado con un constructor de barcos de regatas americano para formar una compañía que se especializa en el diseño de estas máquinas sobrealimentadas.

Disponible como un tiburón, un delfín o una orca, la "definitiva máquina de buceo" salta, se sumerge y navega a través del agua, mientras que el piloto se mantiene seco en una cabina a prueba de agua.

Descrita por el dúo, que comercian con el nombre de Innerspace Productions, como "la retorcida unión de un mamífero marino y un avión de combate de alto rendimiento", el Seabreacher puede volar a más de 80 km/h en la superficie del agua, antes de bucear abajo y saltar de nuevo a la superficie.

La empresa de aventuras de Queenstown, Hydro Attack, afirma ser el único lugar en el mundo donde los turistas pueden disfrutar de las máquinas mutantes.

Uno de los directores de la empresa, Ollie O'Neill, dijo que habían estado operando un modelo de un "gran tiburón blanco" en el lago Wakatipu desde el pasado mes de julio y esperan otra de estas máquinas de $140.000 para la próxima semana.

"Hace unos dos años que las vimos en un sitio web parecido a Big Boy's Toys llamadas 'Why I'm Broke' y tres de nosotros las probamos y pensamos que esto podría funcionar aquí en Queenstown.

"A la gente le encanta, es probable que hayamos subido a unas 500 personas hasta el momento. Es realmente un buen show acuático".

"Podemos hacerles subir a unos 20 pies fuera del agua dependiendo de la fortaleza de la carrocería. Esa sensación de estar justo en el agua y luego simplemente saltar hacia afuera es lo que realmente desboca el corazón".

Sin embargo, no permiten de momento que los turistas tomen los controles, "el paseo en bastante bueno desde la parte de atrás", dijo el Sr. O'Neill.