updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

6 inquietantes cuentos de barcos fantasma

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

barcos fantasma

El barco fantasma más famoso de todos es el Holandés Errante (Flying Dutchman)

Los barcos fantasma han despertado por igual fascinación y miedo entre los navegantes y marineros. Estos espeluznantes navíos van desde buques que se ven como apariciones fantasmales a restos de naufragios abandonados de la vida real, o embarcaciones que desaparecieron misteriosamente sin sobrevivientes, como el HMS Erebus que se perdió en el Ártico canadiense en 1845. Echemos un vistazo a algunos de los barcos más embrujados de la historia.

El Caleuche

El Caleuche

El Caleuche es un barco fantasma que se dice navega por las aguas de la costa de Chile. "El Caleuche navega siempre por la noche y de repente aparece iluminado a través de la niebla o neblina", escribe la escritora Ann Bingham en su libro "South and Meso-American Mythology A to Z" (Chelsea House, 2010). El buque "guarda las aguas y castiga a aquellos que traen dificultades a la mar o a las criaturas que viven en ella".

Se dice que la tripulación del barco consta de marineros muertos, náufragos, junto con brujas. Se afirma que las brujas abandonan el barco montando un caballito de mar llamado Caballo Marino, agregó Bingham. Al parecer, las brujas y los náufragos son un equipo feliz. "En las noches tranquilas, se cuenta, se puede escuchar a menudo música y risas saliendo de la nave", escribe Bingham.

HMS Erebus y Terror

pecio del HMS Erebus

El 19 de mayo de 1845, tres barcos, el HMS Erebus, el HMS Terror y el HMS Investigator, partieron de Inglaterra y zarparon hacia el Ártico canadiense. Su objetivo era viajar a través de las traicioneras aguas del Paso del Noroeste que separa los océanos Atlántico y Pacífico.

Dirigidas por Sir John Franklin, las naves tenían la misión de recoger muestras y realizar estudios científicos a lo largo del camino. De los 134 oficiales y hombres de la expedición, ni uno solo jamás regresó.

Mensajes descubiertos más tarde por una misión de rescate indican que los barcos quedaron atrapados en el hielo cerca de la isla del Rey Guillermo en el Ártico canadiense. Franklin murió el 11 de junio de 1847, y las naves fueron abandonadas el 22 de abril de 1848. Los sobrevivientes iniciales intentaron cruzar el hielo y ponerse a salvo en la parte continental de Canadá.

Recientemente los arqueólogos de Parks Canada encontraron los restos del naufragio del HMS Erebus durante la 2014 Victoria Strait Expedition. (Crédito imagen:  © Parks Canada)

København

København

El 14 de diciembre de 1928 el København, un velero danés de la East Asiatic Company, dejó el Río de la Plata (un área entre Uruguay y Argentina) en camino hacia Australia. Era notable por tener cinco mástiles.

"Era un buque bien construido, equipado con tecnología inalámbrica (radio), un motor auxiliar y grandes botes salvavidas", escribe Hamish Ross en Sea Breezes Magazine. "Un buque escuela, que tenía una tripulación de 60 hombres, muchos de los cuales eran cadetes, algunos de familias danesas muy prominentes".

El barco entró en contacto, a través de la radio, con el vapor noruego William Blumer el 21 de diciembre, pero después de eso nunca se supo de él.

"A raíz de la desaparición del København, surgieron muchas teorías en cuanto a su pérdida, pero la más probable parece ser que golpease un iceberg en la oscuridad o la niebla", escribe Ross. "También hubo informes de avistamientos en 1930 de un barco fantasma de cinco mástiles". En 2012 fue encontrado un naufragio en la isla de Tristán da Cunha que potencialmente podría ser el København. (Crédito de la imagen: Biblioteca del Estado de Queensland, por cortesía de Wikimedia Commons).

HMS Eurydice

HMS Eurydice

En 1878 el HMS Eurydice, un buque escuela de la Marina Real Británica, se perdió mientras navegaba cerca de la Isla de Wight. Una repentina tormenta de nieve hundió el barco, matando a 364 miembros de la tripulación, en lo que había sido un día tranquilo. La tormenta ocurrió tan de repente que la tripulación del barco no tuvo tiempo suficiente para reaccionar, según informes de prensa.

El "Eurydice siguió a toda vela con sus troneras abiertas antes de desaparecer en medio de la tormenta de nieve", escribe Victoria Bartlett en un artículo en el sitio web de la BBC. En última instancia, sólo hubo dos sobrevivientes, señala Bartlett. El buque fue puesto a flote pero, estando fuertemente dañado, fue desguazado.

Desde entonces, ha habido historias de un fantasmal HMS Eurydice que frecuenta el área donde se hundió el barco. "También se dice que los marineros y los visitantes han sido testigos de avistamientos de un 'barco fantasma' en la Isla de Wight", escribe Bartlett. En la década de 1930, un submarino británico informó encontrarse con el fantasmal buque. Además, "según informes el Prince Edward vio la nave durante el rodaje de un documental de ITV en 1998", escribe Bartlett. (Crédito de la imagen: dominio público, por cortesía de Wikimedia)

Mary Celeste

Mary Celeste

El 4 de diciembre de 1872 un grupo de abordaje en el barco bergantín británico llamado el Dei Gratia encontró un barco a la deriva en el mar llamado el Mary Celeste en el Océano Atlántico, no muy lejos de las Azores. El barco estaba completamente desierto, encontró el grupo de abordaje.

De las 10 personas que se sabe navegaban a bordo del Mary Celeste, nunca se encontró a ninguna. Había desaparecido Un bote salvavidas, pero el diario de navegación no dio ninguna indicación de por qué fue abandonado el Mary Celeste. El grupo de abordaje encontró que habían habido algunas inundaciones, con al menos una bomba fuera de orden. El barco llevaba más de 1.700 barriles de alcohol, algunos de los cuales se habían derramado.

Había poco daño y la inundación planteaba un problema pequeño. Un equipo del Dei Gratia bombeó el agua y navegó el Mary Celeste a Gibraltar, donde las autoridades británicas iniciaron una investigación sobre lo sucedido. No fueron capaces de llegar a una respuesta definitiva, y desde entonces el caso del Mary Celeste ha quedado sin resolver.

Han sido presentadas diferentes ideas. Los pocos barriles de alcohol que se habían derramado y abierto, podrían haber hecho que la tripulación temiese que el buque fuese a explotar. Esto podría haber llevado a su capitán, Benjamin Briggs, a ordenar abandonar el barco. También se ha propuesto que Briggs pensó que la inundación era peor de lo que realmente era. Con al menos una bomba sin funcionar, él pudo haber dado la orden de abandonar el barco.

Otras ideas más rebuscadas implican monstruos marinos, amotinados o piratas. (Crédito de la imagen: Dominio público, cortesía de Wikimedia Commons).

Flying Dutchman

Flying Dutchman

El barco fantasma más famoso de todos es el Holandés Errante (Flying Dutchman), en las aguas cercanas al Cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica.

"El término 'Flying Dutchman' en realidad se refiere al capitán, no a su barco", escribe Angus Konstam en su libro "Ghost Ships: Tales of Abandoned, Doomed and Haunted Vessels" (Lyons Press, 2005).

Existen diversas variaciones de la historia, pero la más famosa es que el piloto de la nave, el capitán Hendrick Vanderdecken, que vivió en el siglo XVII y trabajó con la Compañía de las Indias Orientales Holandesas, se encontró con una tormenta frente al del Cabo de Buena Esperanza, señala Konstam. "Él juró que haría pesar la ira de Dios, y atracar su barco en Table Bay, a pesar de todo lo que Dios y los elementos podrían lanzar contra él", escribe Konstam. Pero el barco golpeó una roca y se hundió, llevándose a toda la tripulación junto con él.

Como castigo, el capitán y su tripulación fantasma se dice navegan las aguas por toda la eternidad, con la esperanza de que un día sean perdonados. "Por tanto, se les negó la admisión en cada puerto, y se les ordenó que atravesarán el océano en el que perecieron hasta que expire el período de su penitencia", se lee en un cuento publicado en un libro de 1803 por John Leyden, que describe el castigo a que fue condenada la tripulación. (Crédito de la imagen: PLRANG | Shutterstock.com)

Relacionada: Algunas historias de barcos fantasma