El fabricante de góndolas

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

góndola de Venecia

Las góndolas de Venecia son elegantes en estilo, específicas en el diseño y llenas de historia

Una vez, hasta unas 10.000 góndolas se deslizaron por los canales de Venecia, Italia. Era el año 1500, y los venecianos necesitaban barcos para trasladarse a sí mismos y sus mercancías por la ciudad y más allá. La góndola de entonces no era la góndola de ahora: una elegante canoa, estrecha, de fondo plano pintada de negro. En el pasado, las góndolas eran más una variopinta colección de barcos hechos a mano, desde balsas a barcazas doradas.

A medida que avanzaba el tiempo, también lo hacían los viajes venecianos por agua, regulándose y organizándose mientras los navegantes llenaban los canales. Las góndolas también se estandarizaron. En 1562 las autoridades decretaron que se pintaran de negro - se consideraba pecaminoso el brillo dorado de moda de los ricos del estado. A lo largo de los siglos, el diseño de la góndola se desarrolló aún más bajo los auspicios de varias familias de construcción de embarcaciones que respondían a la demanda del mercado.

El diseño actual de la góndola debe su inspiración a los visitantes que acudieron a Venecia a finales de 1800s. Para hacer frente al tráfico turístico que atascaba el Gran Canal, los fabricantes de góndolas alargaron y estrecharon los barcos, con el casco en el babor 23 centímetros más largo que el de la derecha. Esto permitió al gondolero maniobrar el barco más fácilmente - siempre desde el lado de estribor - y liberó más espacio para sentarse. Una guía de 1878 estimó el número de góndolas entonces en más de 4.000. (También dice de manera ominosa: "Evite los omnibuses de góndolas".)

Hoy en día sólo unas 400 auténticas góndolas cruzan el Gran Canal en Venecia. Cada año, hay menos barcos y menos familias que crean este emblemático símbolo de la ciudad más serena de Italia. Mira el vídeo para conocer a uno de los pocos fabricantes de góndolas que quedan, Roberto Tramontin.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar