RMS Tayleur: El primer Titanic

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

RMS Tayleur

También propiedad de White Star Line, hacía su viaje inaugural a Australia cuando se hundió

El hundimiento del Titanic es uno de los desastres marítimos más recordados de la historia. Un gran barco de lujo promocionado como el buque más seguro del mundo, que transportaba a más de dos mil pasajeros, muchos de los cuales eran ricos y poderosos miembros de la sociedad, que se hundía en su viaje inaugural fue un evento inimaginable. La pérdida del Titanic, para muchos, fue un símbolo de la frágil naturaleza de la sociedad, y de los valientes pero inútiles intentos de la ciencia de triunfar sobre la naturaleza.

Pero el Titanic no fue la primera desgracia sufrida por White Star Line, la compañía naviera británica que poseía el lujoso transatlántico. Si nos fijamos en la historia de White Star Line, veremos una serie de contratiempos que abarcan varias décadas hasta el más grande del 14 de abril de 1912.

En el siglo XIX White Star Line fue una de las compañías navieras más importantes que prestaba servicios de pasajeros y carga entre Gran Bretaña y los Estados Unidos, Canadá, Sudáfrica, Nueva Zelanda y Australia. Mientras que sus competidores se enfocaron principalmente en la velocidad, White Star Line se destacó al brindar un transporte agradable y cómodo a través del Atlántico Norte a bordo de algunos de los barcos más grandes y lujosos del mundo.

RMS Oceanic

La innovadora embarcación Oceanic, botada en 1870, con sus "alojamientos sin par y su deslumbrante apariencia" cambió para siempre el diseño de los transatlánticos. El Oceanic fue el primer barco en tener en los camarotes de primera clase agua corriente y campanas eléctricas para llamar a los miembros de la tripulación. Las portillas más grandes del barco permitían más luz, y su comedor era lo suficientemente grande como para acomodar a la vez a todos los pasajeros de primera clase. La prensa contemporánea le describió como "un yate imperial", que estableció a la "White Star Line como el árbitro de la comodidad en el Atlántico Norte".

A medida que crecía la reputación de comodidad de White Star Line, los barcos se hicieron más grandes y opulentos. El Titanic y sus dos barcos hermanos, el Olympic y el Britannic, estaban destinados a ser los barcos más grandes y lujosos en operar en el Atlántico Norte.

RMS Titanic

Los camarotes de primera clase tenían lujosos interiores y baños privados, grandes y espaciosos comedores, piscinas, baños turcos, gimnasio y muchas otras comodidades. Incluso los pasajeros de tercera clase disfrutaron de un alojamiento razonable con camarotes privados compartidos cuando otros trasatlánticos de la época tenían grandes dormitorios.

Después que el Titanic se hundiera en su viaje inaugural, los dos buques restantes sufrieron muchos cambios en sus disposiciones de seguridad. Solo el Olympic resultó rentable para White Star Line, permaneciendo en servicio durante 24 años hasta que White Star se fusionó con su competidor, Cunard, en un esfuerzo por mantenerse en el negocio durante la Gran Depresión de la década de 1930. El Britannic fue requisado por el gobierno británico para servir en la Primera Guerra Mundial y se usó como buque hospital. Golpeó una mina submarina en el mar Mediterráneo y se hundió en 1916.

RMS Olympic

White Star no siempre hacía barcos de lujo. Cuando la compañía naviera se formó de las cenizas de otra, en 1845, Australia estaba en medio de una fiebre del oro, y decenas de miles de buscadores salían cada mes del Reino Unido a los campos de oro de Australia. Los propietarios de White Star, John Pilkington y Henry Wilson, decidieron servir en esta lucrativa ruta a Australia. Inicialmente, su flota consistía en nueve barcos de vela alquilados, de tamaño modesto pero lo suficientemente rápidos como para hacer el viaje a Australia en poco más de dos meses. Esa es una velocidad impresionante teniendo en cuenta que un viaje típico del Reino Unido a Australia tomaba alrededor de tres meses.

El RMS Tayleur era el barco más grande en la flota de White Star. Tenía 230 pies de largo y descargado pesaba 1.750 toneladas, con una capacidad para transportar 4.000 toneladas de carga.

El 19 de enero de 1854, el Tayleur partió de Liverpool a Melbourne en su viaje inaugural con 652 pasajeros y tripulación a bordo. Fue comandada por el joven capitán John Noble que, a pesar de tener solo 29 años, era un experimentado marinero.

El diseño del Tayleur era nuevo y no había sido probado, y no se llevó a cabo ningún ensayo en el mar antes de su viaje inaugural (fue botado directamente para el servicio), por lo que Noble no tuvo oportunidad de percibir la maniobrabilidad de la nave. Pero una mirada al mástil y los timones de la nave le dijeron que la nave requeriría cada onza de experiencia que tenía y algo de buena fortuna para hacer el viaje de manera segura.

RMS Tayleur

Noble notó que los tres mástiles de la nave estaban más separados de lo normal, lo que supuso correctamente haría que la nave fuera desequilibrada y difícil de manejar. También encontró los timones demasiado pequeños para una nave de su tamaño. Las más problemáticas fueron las tres brújulas de la nave que dieron diferentes lecturas porque el casco de hierro de la nave interfirió con su funcionamiento.

A pesar de estas graves deficiencias, Noble zarpó porque la opinión pública en torno al barco era demasiada para que su empleador lo ignorara. Los efectos de las brújulas defectuosas entraron en juego poco después de abandonar el puerto. Noble dirigió el barco hacia lo que creía que era el sur, pero en cambio llevó su barco hacia el oeste hacia Irlanda.

El clima estaba húmedo y nublado y el ojeador de la nave no pudo ver las estrellas y rectificar el error. Dos días después, el Tayleur se encontró con una tormenta y Noble observó las velas "batiendo y batiendo de una manera aterradora". Mientras tanto, las cuerdas que controlan las velas no se habían estirado adecuadamente, por lo que se aflojaron, haciendo casi imposible controlar las velas. Noble intentó calcular su posición usando el sol, pero estaba demasiado nublado.

En la mañana del 21 de enero, uno de los marineros avistó tierra en línea recta. El capitán Noble intentó alejar el barco de las afiladas rocas pero, como temía, el timón era demasiado pequeño para girar el barco. Desesperado, Noble ordenó a la tripulación que arrojara anclas con la esperanza de que ralentizaran el barco, pero las cadenas se rompieron y el Tayleur se dirigió hacia la isla de Lambay, a unos cinco kilómetros de la bahía de Dublín, y se precipitó contra las rocas.

Con el barco hundiéndose lentamente, los pasajeros intentaron frenéticamente desembarcar, pero el primer bote salvavidas que se bajó se estrelló contra las rocas y se rompió. Algunas personas pudieron saltar a tierra y escaparon. Otras saltaron sobre cuerdas y llegaron a tierra a salvo. El capitán Noble esperó a bordo hasta el último minuto, luego saltó hacia la costa y fue rescatado por uno de los pasajeros. De los más de 650 a bordo, solo sobrevivieron 280. De las 100 mujeres a bordo, todas menos tres se ahogaron. Los niños sufrieron el mismo destino. De los 70 niños a bordo, solo tres sobrevivieron.

Muchas personas han hecho paralelos entre el hundimiento del Tayleur y el Titanic. Ambos eran barcos RMS pertenecientes a White Star Line, y ambos se hundieron en sus viajes inaugurales. Sus restos oxidados incluyen una parte sustancial del casco, placas laterales, un motor auxiliar y el mástil inferior. Durante la década de 1950 se recuperaron parte de la madera y varias piezas de vajilla, poco después de que se descubriera el pecio. Ahora están en exhibición en Newbridge House, Donabate, en Irlanda.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar