El buque de guerra que no podía mantenerse a flote

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

USS Monitor

La clase Casco de la Marina de Estados Unidos fue un tremendo fracaso

Durante la Guerra Civil Americana, la Armada de la Unión diseñó una clase de buques de guerra llamados "Casco" que podrían sumergir su casco a voluntad para hacer el barco más pequeño y un blanco más difícil de acertar. Al menos esa era la idea.

Hasta mediados del siglo XIX, todos los barcos, incluidos los buques de guerra, estaban hechos de madera. Los buques de guerra de hierro, propulsados por vapor, entraron en acción por primera vez en la Batalla de Hampton Roads, también conocida como la Batalla de Hierro.

La flota confederada tenía un ariete acorazado llamado Virginia, y en el lado de la Unión estaba el acorazado USS Monitor. Mientras el Virginia se construyó a partir de los remanentes de una fragata de vapor en construcción, el USS Monitor se construyó con un diseño único. El barco se mantenía bajo en el agua, con su cubierta apenas por encima del nivel del mar haciendo que la nave de guerra fuera casi invisible.

La cubierta estaba al ras del casco, y las únicas partes visibles de la nave por encima de la cubierta eran la cabina de los pilotos y la torreta giratoria, otra innovación de diseño del USS Monitor que finalmente se abrió camino en todos los buques de guerra modernos.

El 9 de marzo de 1862, los dos acorazados se encontraron durante la Batalla de Hampton Roads. Durante cuatro horas, las dos naves intentaron repetidamente atacarse entre sí mientras se disparaban proyectiles desde muy cerca. Al final, ninguno de los dos ganó y ambos barcos regresaron, levemente golpeados, pero por lo demás ilesos, a sus respectivos puertos.

Batalla de Hampton Roads

La batalla atrajo la atención en todo el mundo y dio lugar a un nuevo tipo de buque de guerra llamado monitor. El ingeniero John Ericsson, quien desarrolló el diseño original del Monitor, diseñó varias clases nuevas de monitores. Los monitores de la clase Passaic eran más grandes que el Monitor original y sus pilotos estaban situados encima de la torreta, en lugar de cerca de la proa, lo que daba a la torreta un campo de visión más amplio. Los monitores clase Passaic estuvieron en la mayoría de los combates en la guerra y demostraron su valía más allá del precio original del contrato. Una segunda clase de monitores, llamada Canonicus, era un poco más larga pero marginalmente más estrecha que la Passaic.

Una tercera clase de monitores, llamada clase Casco, fue desarrollada específicamente para operar a lo largo de las aguas poco profundas del río Mississippi y en varios afluentes. Estas embarcaciones tenían un calado poco profundo, la porción del casco debajo del agua, de no más de seis pies, y un francobordo, la porción del casco sobre el agua, de solo quince pulgadas. Debían ser ligeramente blindados en comparación con sus primos más grandes, el Passaic y el Canonicus.

USS Casco

Los planes originales fueron elaborados por John Ericsson, pero fueron modificados por el ingeniero en jefe de la marina Alban Stimers, quien era terriblemente inexperto en la tarea. Stimers quería que los barcos tuvieran un calado aún más bajo, de solo cuatro pies, pero al mismo tiempo aumentó la armadura en la cubierta y la torreta. Stimers también dispuso que los Cascos tuvieran tanques de lastre internos que podrían ser inundados para bajar el perfil de los barcos al entrar en batalla. También puso un motor más pesado mejorado. Ericsson intentó protestar porque el peso adicional haría que el barco se hundiera, pero con la aprobación de Stimers, el Subsecretario de la Marina, Gustavus Fox, aprobó los planes y ordenó que se construyeran veinte embarcaciones.

Cuando fue puesto a prueba en el mar el primer barco terminado, la cubierta se hundió debajo del agua. Para rectificar el error, el casco se elevó en dos pies adicionales, pero solo agregó más peso al buque ya con sobrepeso. Finalmente, se retiró la torreta y se añadió un torpedo. Después de varios ensayos más, se llegó a la conclusión de que los buques no eran aptos para la navegación y eran completamente inútiles. La totalidad de los veinte barcos fueron desguazados. El fiasco le costó al erario público $ 14 millones en pérdidas. Ericsson renunció incluso antes de que los barcos entraran en producción. La Armada responsabilizó a Stimer por el fracaso y lo hizo dimitir.

USS Shawnee y USS Wassuc

En general, la clase Casco fue un tremendo fracaso. El monitor en sí no fue del todo útil, y muchos sintieron [PDF] que no era un buque de guerra marítimo legítimo, especialmente con su calado poco profundo y su bajo francobordo, lo que hacía que los buques fueran peligrosos en alta mar.

Después de la Guerra Civil Americana, los monitores entraron en acción durante la Guerra Hispanoamericana en 1898, y también durante las dos Guerras Mundiales, cuando varios barcos de tipo monitor fueron utilizados como buques de apoyo. El último verdadero monitor fue el Parnaíba operado por la Armada de Brasil como parte de su fuerza de navegación interior. Comisionado por primera vez en 1938, el Parnaíba es el buque de guerra más antiguo aún en servicio.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar