La desgraciada historia del submarino hundido por su propio torpedo

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
La desgraciada historia del submarino hundido por su propio torpedo - 5.0 out of 5 based on 1 vote

submarino USS Tang

El USS Tang se hundió en 1944 en el mar del sur de China

A lo largo de la Segunda Guerra Mundial, los submarinos estadounidenses estuvieron plagados de una variedad de problemas con los torpedos, como la prematura detonación y el medidor de profundidad incorrecto. El más notorio de ellos fue la tendencia a dar vueltas tras ser disparado por el submarino. Esto se conoce como recorrido circular.

Los primeros torpedos solo corrían en línea recta, como las balas disparadas por un arma, pero a principios del siglo XX antes de que estallara la Primera Guerra Mundial, los torpedos obtuvieron la capacidad de corregir su rumbo hacia el objetivo incluso si disparaban en una dirección diferente.

Este ángulo de corrección, conocido como el ángulo giroscópico del torpedo, se establecería mecánicamente mientras el torpedo todavía estaba en el tubo. Después de disparar el torpedo, viajaría en línea recta durante una corta distancia llamada "alcance". Luego, se activaría el mecanismo de giro del torpedo y el torpedo comenzaría a girar. Después de alcanzar el rumbo deseado, el torpedo enderezaría su curso y correría hacia el objetivo.

cálculo de disparo de un torpedo

Imagen: El complicado cálculo de disparo de un torpedo.

El problema con muchos torpedos de la Segunda Guerra Mundial era que nunca dejaban de girar y volvían a la cola del submarino que los disparó. Hay al menos treinta casos documentados de recorridos circulares por torpedos disparados por submarinos estadounidenses a buques enemigos en la Segunda Guerra Mundial. Dos de estos resultaron en muertes.

El USS Tullibee, hundido el 29 de julio de 1944 con un solo sobreviviente, se convirtió en el primer submarino estadounidense en la Segunda Guerra Mundial en ser hundido por uno de sus propios torpedos. El otro submarino que fue hundido por un torpedo rebelde fue el USS Tang.

El segundo incidente fue notable, porque el USS Tang fue el más exitoso de todos los submarinos estadounidenses desplegados durante la guerra. En su corta carrera de solo dos meses, el USS Tang hundió 33 buques con un tonelaje bruto de más de cien mil toneladas.

El USS Tang estaba en su quinta misión, y la que sería su patrulla final, en dirección al estrecho de Formosa, ahora conocido como el estrecho de Taiwán, en el mar del sur de China. En la noche del 23 de octubre de 1944, el Tang se encontró con un gran convoy enemigo compuesto por tres buques cisterna, un transporte, un carguero y numerosos escoltas. El Tang irrumpió en el medio de la formación y comenzó a disparar sus torpedos, primero al carguero y luego a los petroleros. Su puntería fue acertada, y pronto estaban ardiendo o hundiéndose todos los objetivos.

La noche siguiente, 24 de octubre, el Tang se encontró con otro gran convoy japonés de petroleros con aviones en sus cubiertas y transportes con una carga de aviones embalados. El Tang lanzó una descarga de torpedos hacia el convoy, luego navegó a toda velocidad para tratar de despistar a un destructor y dos escoltas que estaban detrás de él. De alguna manera, el Tang se zafó de los torpedos interceptores del destructor o del fuego de proyectiles de los dos escoltas. Todos sus torpedos encontraron su objetivo, hasta que solo un transporte permaneció a flote, parado en el agua. El comandante del Tang, Richard O'Kane, le dio la vuelta y se dirigió hacia la solitaria nave para terminar el trabajo. Para entonces, al Tang le quedaban sus últimos dos torpedos de un total de 24.

A 900 yardas, el Tang disparó sus dos torpedos restantes. El primero se observó corriendo bien y recto, pero el último torpedo no funcionó. Se curvó bruscamente hacia la izquierda, dio la vuelta y golpeó al Tang en la popa.

Uno de los sobrevivientes, Clayton Oliver Decker, dijo más tarde en una entrevista:

"Los hombres en el puente que sobrevivieron dijeron que el último torpedo salió del tubo, recorrió aproximadamente 300 yardas y luego salió bailando fuera del agua. Cuando volvió a caer al agua, tenía el timón fijo. Dio vueltas en nuestro babor y nos golpeó justo delante de la sala de torpedos de popa y nos hundió de inmediato. Comenzamos a hundirnos desde la popa".

La explosión fue tan violenta que todos fueron arrojados contra las paredes y los mamparos de acero. Los que estaban en el puente cayeron de cabeza por la escotilla. Muchos se rompieron la espalda y el cuello.

el USS Tang hundido

Imagen: La forma en que se hundió el USS Tang

El submarino tocó fondo a 180 pies, y los hombres se apiñaron en la sala de torpedos hacia adelante, con la intención de usar el tubo de escape delantero. Para evitar que los secretos militares cayeran en manos del enemigo, destruyeron todos los documentos. En ese momento, una lancha patrullera comenzó a lanzar cargas de profundidad, iniciando un incendio eléctrico en la batería delantera. Solo trece hombres lograron escapar de la sala de torpedos.

Cuando el último hizo su salida, el calor del fuego era tan intenso que la pintura en el mamparo estaba abrasadora, derritiéndose y cayendo. De los trece que escaparon, solo ocho llegaron a la superficie. De estos solo cinco fueron rescatados. Otros cuatro lograron escapar del puente antes de que el submarino se hundiera, y también fueron rescatados después de 8 horas. Otros setenta y ocho perdieron la vida.

De los 24 torpedos que el Tang disparó en su última patrulla, veintidós torpedos encontraron su objetivo en naves enemigas, hundiendo 13 de ellas. Un torpedo falló, y el último torpedo hundió a Tang. El comandante Richard O'Kane, uno de los sobrevivientes, recibió la Medalla de Honor. El buque recibió la Presidential Unit Citation dos veces durante su carrera. También recibió cuatro estrellas de batalla.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar