¿Obstaculizó al Titanic una eyección solar?

Titanic y aurora boreal

El clima espacial pudo haber jugado un pequeño papel en el hundimiento del famoso trasatlántico

Fue una noche sin luna. James Bisset, el segundo oficial del vapor RMS Carpathia, miró a través de un frío Atlántico Norte. El mar estaba en calma, no había viento. Sobre él, la efervescente aurora boreal bailaba en el cielo. Y aproximadamente a 100 kilómetros de distancia, un barco mucho más grande, el RMS Titanic, se dirigía al desastre. Era abril de 1912 y estaba a punto de suceder la catástrofe marítima más conocida del mundo.

El hundimiento del Titanic causó la muerte de alrededor de 1.500 personas, un desastre que ha sido retratado en innumerables libros, películas y series de televisión. Los historiadores han recogido el incidente durante más de un siglo. Pero recientemente ha surgido una nueva teoría que podría ayudar a explicar lo que sucedió.

"La mayoría de las personas que escriben sobre el Titanic no saben que esa noche se vieron auroras boreales", afirma la investigadora meteorológica independiente Mila Zinkova, una programadora informática jubilada que vive en San Francisco, California.

Zinkova publicó recientemente un artículo en la revista Weather en el que presentó una novedosa idea: una ráfaga de radiación electromagnética del Sol se estrelló contra la Tierra, iluminando el cielo con la aurora e interfiriendo con las brújulas y los equipos de radio a bordo del Titanic y de las naves cercanas. Es bien sabido que las eyecciones solares pueden influir en las agujas de la brújula y causar interferencias de radio.

eventos meteorológicos espaciales

Imagen: Infraestructura tecnológica afectada por eventos meteorológicos espaciales

Zinkova sugiere que una expulsión de partículas cargadas del Sol puede haber provocado que la tripulación hiciera ajustes de navegación que llevaron al Titanic por un rumbo ligeramente diferente al previsto, potencialmente enviándolo en la dirección del iceberg que finalmente hundió al gran transatlántico.

"Incluso si la brújula se moviera solo un grado, ya podría haber marcado la diferencia", dice Zinkova.

Sin embargo, los errores de la brújula también podrían haber salvado vidas. El Carpathia, que respondió a la llamada de emergencia del Titanic, recibió la posición incorrecta para el barco que se hundía: estaba dirigido a un punto a 11 kilómetros de la ubicación real. Pero debido a que el Carpathia quizás también se vio afectado por la tormenta solar, la tripulación vio los botes salvavidas y las bengalas de señales de los sobrevivientes, y logró salvar a 705 personas.

RMS Carpathia

Pero el SOS del Titanic no fue escuchado por todos en los alrededores. Zinkova cree que el clima espacial también puede ser el culpable de esto. Un vapor, SS La Provence, no recibió mensajes del Titanic, aunque escuchó transmisiones de otros barcos. Y el SS Mount Temple recibió el SOS del Titanic, pero el buque siniestrado nunca recibió su respuesta.

El historiador del Titanic, Tim Maltin, quien dice que no estuvo de acuerdo con Zinkova en el pasado con respecto a otros detalles del hundimiento, dice que antes no había oído hablar de su hipótesis de tormenta solar. Él dice que si bien disfrutó de su artículo, hay explicaciones alternativas para los eventos que ella atribuye a la tormenta solar.

Por un lado, si bien el Titanic dio una ubicación incorrecta en su llamada de socorro, los botes salvavidas del barco estaban en una posición directamente entre el Carpathia y el vapor que se hundía, lo que podría explicar cómo el Carpathia encontró a los sobrevivientes tan fácilmente. Además, el naufragio del Titanic estaba ubicado a lo largo de la ruta esperada del barco, por lo que no había tomado un rumbo inesperado, dice Maltin.

botes salvavidas el Titanic

Y, sin embargo, los relatos de testigos oculares hacen que valga la pena considerar la teoría de la tormenta solar, dice Chris Scott, físico espacial y atmosférico de la Universidad de Reading en Inglaterra.

Además del miembro de la tripulación James Bisset, al menos tres supervivientes del Titanic informaron haber visto la aurora boreal esa noche. "El hecho de que tanta gente haya visto la aurora me da la certeza de que se estaba produciendo un evento meteorológico espacial", dice Scott.

Y no sería descabellado pensar que la actividad solar afectó las brújulas y radios de los barcos. Las eyecciones del Sol se han relacionado con otros eventos dramáticos, dice Scott, como el momento en 1972 cuando docenas de minas marinas explotaron repentinamente frente a la costa de Vietnam; se cree que la causa fue el clima espacial.

Maltin está de acuerdo en que probablemente hubo una tormenta solar la noche del hundimiento del Titanic. "Pero creo que no fue un factor significativo", dice.

Scott agrega que sería posible probar aún más la teoría de Zinkova modelando la ionosfera, la capa de partículas cargadas en la atmósfera de la Tierra que interactúa con el viento solar, y simulando transmisiones de radio conocidas enviadas por barcos en las noches del 14 y 15 de abril. 1912. Eso podría ayudar a revelar por qué se transmitieron algunas señales y otras no.

RMS Titanic

Zinkova acepta que sería muy difícil probar si la actividad solar afectó definitivamente el hundimiento. En última instancia, dice, es la tragedia humana de lo que sucedió lo que más la conmueve.

De cualquier manera, Scott sostiene que todos podemos beneficiarnos de una mejor comprensión de los disturbios históricos causados por el Sol. En 1859, por ejemplo, una tormenta solar particularmente grande hizo que una aurora extraordinariamente brillante fuera visible hasta el sur de Cuba. El Evento Carrington, como se lo conoce ahora, afectó a los equipos electrónicos, y los operadores de telégrafos vieron cómo salían chispas de sus máquinas.

La cuidadosa documentación de los pasados eventos meteorológicos espaciales puede prepararnos para el próximo realmente importante, sugiere Scott, ya que esto podría revelar nuevos conocimientos sobre la frecuencia de estos sucesos.

Tomar la amenaza en serio podría resultar prudente. En una época en la que dependemos tanto de la tecnología, un Evento Carrington del siglo XXI podría ser incluso más desastroso que el hundimiento del Titanic.

Artículo científico: A possible role of space weather in the events surrounding the Titanic disaster

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.