updated 8:41 PM CEST, Sep 27, 2016

Biología

La vida en los antiguos océanos favorecida por la erosión de la tierra

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

barita antigua

Para haber vida en el océano se necesita fósforo con el que los organismos pueden vivir

Para los científicos que continúan la búsqueda de evidencia de vida en el océano hace más de 3 mil millones de años, los antiguos fósiles plantean una paradoja. Los organismos, incluyendo las bacterias unicelulares que vivían en el océano en esa fecha temprana, necesitan un suministro constante de fósforo, pero "es muy difícil dar cuenta de este fósforo a no ser que se esté erosionando a partir de los continentes", dice Aaron Satkoski, un científico en el departamento de ciencias de la Tierra en la Universidad de Wisconsin-Madison. "Eso hace que sea muy difícil explicar los fósiles que vemos en esta época temprana".

Extraordinario: huevos de pulpo eclosionan por miles

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

eclosión de huevos de pulpo

Un pulpo hembra puede poner entre 20.000 a 100.000 huevos a la vez

Ya has visto cómo funciona el milagro de la vida durante el nacimiento de un ser humano, o incluso una nutria marina.

Pero el nacimiento se vuelve aún más alucinante cuando pasa en un enorme nido de huevos, con miles de diminutos hermanos entrando a la vez en el mundo. Esto sólo funciona para los pulpos.

Canibalismo en las profundidades del mar (vídeo)

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

canibalismo en calamares Gonatus berryi

El comportamiento caníbal del calamar puede ser una estrategia para reducir la competencia

En las profundidades del mar un calamar ha capturado una comida muy necesaria con sus dos tentáculos de alimentación especializados que llevan ventosas y grandes ganchos. Los ganchos permiten que el calamar asegure la presa que a veces puede ser más grande que él mismo, pero la desventaja de la lucha con una comida tan grande es que el calamar no puede nadar lejos de las luces de enfoque de un vehículo a control remoto (ROV).

Una torre de sexo hacia el cielo

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Crepidula fornicata caracol

Los hábitos sexuales de este caracol hacen que nuestra vida sexual parezca aburrida

Cuando se trata de sexo, puede ser difícil encontrar lo que estás buscando. Pero la hembra de la lapa de zapatilla (también conocida como concha de zapatilla - Crepidula fornicata) no deja que se interponga en su camino ninguna limitación. Si no puede encontrar un macho para aparearse, ella va a hacer uno. En realidad va a hacer varios, y se apareará con todos a la vez.

Carpa realiza "evolución inversa" para recuperar sus escamas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

carpa común (Cyprinus carpio)

La presión ambiental sobre una criatura puede hacer que un animal evolucione rápidamente

La evolución es un proceso lento, a menudo de miles o incluso millones de años. Pero puede ser rápido cuando tiene que ser.

Tomemos el caso de la carpa común (Cyprinus carpio). La especie, como la mayoría de los peces, está cubierta de escamas, pero los monjes medievales europeoss criaron selectivamente hace siglo carpas para producir las que tenían un menor número de escamas, por lo que las hacía más fáciles de destripar y cocinar.

Cómo se convirtieron en dedos las aletas de los peces

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

dedos de ratón y radios de una aleta de pez

Investigación pionera relaciona las células de los radios de los peces y las extremidades

Una de las grandes transformaciones requeridas para que los descendientes de los peces se convirtiesen en criaturas que podían caminar en la tierra fue la sustitución de los radios de sus aleta en elegantes largos de los dedos de manos y pies. Ahora, en un nuevo estudio publicado en el número del 17 de agosto de 2016 de Nature, científicos de la Universidad de Chicago muestran que las mismas células que producen los radios de las aletas de los peces desempeñan un importante papel en la formación de los dedos de manos y pies en las criaturas de cuatro patas.