Biología

gusano Hydroides elegans

Las larvas de muchas criaturas marinas flotan en el plancton, luego se asientan en el fondo marino y se transforman en adultos

Las bacterias a menudo ayudan a las criaturas a elegir dónde asentarse

Compadécete del pobre gusano tubular, cuya vida está plagada de riesgos. Como muchos invertebrados marinos, el gusano pasa sus primeros días como una pequeña larva a la deriva en el plancton, pero tarde o temprano, debe elegir un lugar para establecerse. Una vez cementado a una superficie dura, comienza el masivo cambio de forma llamado metamorfosis, del cual emerge en su esplendorosa forma adulta.

esponja cesta de flores de Venus

La cesta de flores de Venus es mucho más resistente de lo que parece

La esponja cesta de flores de Venus (Euplectella aspergillum) podría inspirar edificios, puentes e incluso los aviones del mañana, gracias a su desempeño bajo presión y su capacidad para ir con la corriente, literalmente.

Imagina que estás buceando en las heladas profundidades de la Antártida. A 1.000 metros bajo el nivel del mar, estás envuelto en una vasta oscuridad como la tinta. Tu traje de buceo polar presurizado cruje bajo el esfuerzo de miles de litros de agua.

cámara digestiva de una esponja

Arriba: Vista lateral de la cámara digestiva de una esponja de mar

Carecen de cerebro, pero tienen genes sinápticos activos en partes específicas de su cuerpo

A pesar de su importancia central, los orígenes del cerebro aún no se han descubierto. Los primeros cerebros de animales aparecieron hace cientos de millones de años. Hoy en día, solo las especies animales más primitivas, como las esponjas acuáticas, carecen de cerebro. Paradójicamente, estas especies pueden tener la clave para desvelar el misterio de cómo evolucionaron las neuronas y los cerebros.

Las neuronas individuales del cerebro se comunican mediante sinapsis. Estas conexiones entre las células se encuentran en el corazón de la función cerebral y están reguladas por varios genes diferentes. Las esponjas no tienen estas sinapsis, pero su genoma aún codifica muchos de los genes sinápticos. Los científicos del European Molecular Biology Laboratory (EMBL) se preguntaron por qué podría ser este el caso.

estudio de praderas marinas

Las praderas marinas en el mar Mediterráneo viven en simbiosis con bacterias que residen en sus raíces

Las praderas marinas cubren grandes extensiones de mares costeros poco profundos, donde proporcionan un hábitat vital. También eliminan grandes cantidades de dióxido de carbono (CO2) de la atmósfera y lo almacenan en el ecosistema.

Sin embargo, las praderas marinas necesitan nutrientes para prosperar, particularmente nitrógeno. Hasta ahora, los investigadores han asumido que las plantas absorben el nitrógeno principalmente del agua de mar y los sedimentos circundantes. Sin embargo, en muchas de las regiones donde los pastos marinos son más exitosos, se encuentra poco nitrógeno.

pulpo juvenil

Arriba: Una imagen global de un Octopus vulgaris de 30 días. Crédito: Montserrat Coll Lladó, Jim Swoger/EMBL; especímenes cortesía de Roger Villanueva/ICM-CSIC

Conocidos como órganos de Kölliker, cubren todas las superficies del cuerpo del pulpo

Tus órganos internos crecen y cambian a lo largo de tu vida, pero rara vez desaparecen sin dejar rastro. Para los pulpos bebés, las cosas no son tan simples.

Antes de que nazcan, los pulpos embrionarios brotan cientos de estructuras microscópicas temporales conocidas como órganos de Kölliker (KO).

Estos pequeños órganos cubren todas las superficies del cuerpo del pulpo, a veces se esconden dentro de pequeños bolsillos en la piel y, a veces, se extienden (o "evierten") como diminutos paraguas doblados.

visión del color en el pez cebra

El pez cebra, a diferencia de los humanos, tiene cuatro tipos de fotorreceptores cónicos

Los investigadores han revelado que los vertebrados no mamíferos podrían tener una forma mucho más simple y efectiva que los humanos de descifrar entre el color y la información en escala de grises.

Tom Baden, profesor de neurociencia y otros de su laboratorio en la Universidad de Sussex estaban investigando cómo responde y descifra el pez cebra entre diferentes longitudes de onda o colores de luz.

El profesor Baden dijo: "El pez cebra, a diferencia de los humanos, tiene cuatro tipos de fotorreceptores cónicos, neuronas especializadas en la retina que responden a la luz. Estos cuatro tipos a menudo se denominan rojo, verde, azul y ultravioleta. La suposición es que cada uno debe hacer lo que dice en el embase: el rojo debe responder a la luz roja, el verde a la luz verde, etc. Sin embargo, descubrimos que este no es el caso".

 
Recibe gratis nuevos artículos por email:

National Geographic
Inicia sesión para suscribirte en Youtube

Adivinas ¿qué es?

Foto oculta