Nuevo estudio afirma que los peces pueden sentir dolor

los peces sienten dolor

Varios casos de lesión cerebral en humanos fortalecen su argumento

Las partes del cerebro humano que procesan lo desagradable del dolor no tienen equivalente en el cerebro de los peces. Entonces, ¿eso significa que los peces no pueden sentir dolor? No necesariamente, según un nuevo artículo.

Este es un debate con una larga historia, uno que no muestra signos de llegar a una conclusión en el corto plazo, pero este nuevo artículo apunta a la investigación en neurociencia moderna de que el efecto del dolor y la conciencia aún pueden estar presentes en los humanos incluso cuando están lesionadas las regiones del cerebro que procesan el dolor.

En otras palabras, si los cerebros humanos pueden adaptarse para prescindir de una parte de la cadena del dolor neuronal, entonces tal vez los peces tampoco necesiten todos los eslabones. Descubrirlo de una forma u otra podría cambiar todo, desde las prácticas de pesca hasta la elección de dietas personales.

"Si bien nuestro estudio no puede probar que los peces sienten dolor, podemos afirmar que los argumentos que se basan en la falta de ciertas estructuras cerebrales para negar el dolor en los peces parecen cada vez más insostenibles", dice Kenneth Williford, profesor de filosofía en la Universidad de Texas en Arlington.

O para decirlo de otra manera: afirmar que los peces no sienten dolor debido a la ausencia de ciertas regiones del cerebro es como concluir que no pueden nadar porque no tienen los brazos y las piernas que tienen los humanos, según los autores de el artículo científico.

El equipo utilizó varios casos de lesión cerebral en humanos para fortalecer su argumento, incluido uno con un paciente llamado Roger. Si bien una parte clave del procesamiento del dolor del cerebro de Roger había sido destruida por la enfermedad, él era aún más sensible al dolor que la persona promedio.

Este tipo de "resiliencia neuronal", la capacidad del cerebro humano para reconectarse a sí mismo para garantizar que sigan funcionando las funciones clave, es importante, dicen los investigadores. En los seres humanos, al menos, ninguna región cortical parece ser responsable del dolor.

Si se puede decir lo mismo sobre los peces o no, sigue siendo una pregunta sin respuesta. Los peces no pueden usar el lenguaje para decirnos si están sufriendo, y tampoco revelan mucho en sus expresiones. Sin embargo, cuentan con muchos de los sistemas necesarios, incluidos los receptores del dolor.

El tema se relaciona con una filosofía llamada neocartesianismo, una escuela de pensamiento que argumenta que cualquier sufrimiento que podamos ver en un animal es solo aparente y no puede conectarse con la angustia mental, al menos no en el sentido humano.

De ello se deduce que si los peces, y los animales en general, no experimentan dolor de la misma manera que nosotros, entonces la forma en que los tratamos es menos importante desde un punto de vista moral. Aquí, una pregunta relacionada es cuánta conciencia de sí mismos tienen los animales, considerando sus estructuras cerebrales más simples.

Una vez que profundizamos, el debate sobre la experiencia del dolor en los animales termina por abarcar tanto la filosofía como la ciencia; por ahora, parece que no hay suficiente evidencia científica para hacer afirmaciones concretas de cualquier manera.

Sin embargo, la ciencia se está poniendo al día. Un estudio de principios de este año fue el primero en encontrar pruebas sólidas de que los invertebrados sienten dolor de manera similar a los mamíferos. El jurado aún está deliberando, pero la evidencia continúa llegando.

"El hecho de que muchos animales sufran conscientemente un dolor negativo afectivo sigue estando bien respaldado por un argumento de analogía general y, a su vez, esto proporciona una explicación parsimoniosa de muchos comportamientos animales", escriben los investigadores en su artículo.

"Los defensores del neocartesianismo no han ofrecido una buena evidencia de lo contrario. En conjunto, las consideraciones expuestas aquí constituyen un fuerte caso empírico y acumulativo contra el neocartesianismo o, al menos, trasladan la carga de la prueba al campo del neocartesianismo".

La investigación ha sido publicada en Philosophical Psychology: Against Neo-Cartesianism: Neurofunctional Resilience and Animal Pain

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar