Sobre peces eléctricos y pausas dramáticas en los discursos

pez eléctrico Brienomyrus brachyistius

Arriba: Los peces africanos llamados mormíridos se comunican mediante pulsos de electricidad. Crédito: Tsunehiko Kohashi

Los científicos revelan por qué hacer una pausa entre palabras crea una comunicación más impactante

Para comunicar un mensaje de manera poderosa, las pausas oportunas pueden ser tan importantes como las palabras, si no más. En esto, los humanos no son muy diferentes de otros animales, al parecer, incluso de los peces.

Los investigadores que estudian peces eléctricos africanos llamados mormíridos (Brienomyrus brachyistius) han revelado un mecanismo neurológico subyacente para el fenómeno.

El resultado es que cuando bombardeas a alguien con estímulos continuos, como palabras, la respuesta de las neuronas sensoriales comienza a debilitarse a medida que se acostumbran a los estímulos y se desconectan. El efecto de pausar ayuda a despertarlos nuevamente.

¿Cómo nos mostró esto el pez eléctrico? Estas pequeñas maravillas se comunican entre sí a través de señales eléctricas con los mismos picos de todo o nada que utiliza el sistema nervioso. También hacen pausas con frecuencia cuando se comunican con otros peces.

El autor principal, Tsunehiko Kohashi, de la Universidad de Nagoya de Japón, había estado realizando experimentos sobre la actividad conductualmente relevante en las señales eléctricas de los peces cuando se dio cuenta de que no se había estudiado el efecto de las pausas.

Decidió investigar cómo afectan las pausas las respuestas de las neuronas sensoriales y siguió con una elegante serie de experimentos conductuales.

"En general, el enfoque básico fue estimular con dos trenes de pulsos separados por una pausa de duración variable y medir las respuestas de las neuronas usando electrofisiología o medir las respuestas conductuales", explica el autor principal Bruce Carlson de la Universidad de Washington, EE. UU.

experimento de comunicación con el pez eléctricoCuando los peces eléctricos se alojaban con otros peces, tendían a producir pausas más frecuentes y más largas y ráfagas de pulsos de alta frecuencia que transportaban una gran cantidad de información justo después de cada pausa, presumiblemente para comunicarse mejor con los peces que los rodeaban.

"Descubrimos que las neuronas sensoriales del mesencéfalo se volvían cada vez menos sensibles a los repetidos estímulos y que las pausas de duración suficiente restablecían su sensibilidad", dice Carlson.

"Esto se debió a una forma de plasticidad sináptica llamada depresión sináptica a corto plazo, en la que la activación repetida de una sinapsis provoca un debilitamiento progresivo de la fuerza sináptica, lo que conduce a respuestas más pequeñas en la neurona postsináptica".

También encontraron que las pausas de duración suficiente se manifestaban en el comportamiento de los peces, medidas por su tasa de descarga eléctrica. Esto se debilitó a medida que se extinguió la respuesta de las neuronas sensoriales y se recuperó a un ritmo similar, lo que sugiere un vínculo entre ellas.

"Aquí hay un paralelo notable entre los humanos y nuestros peces", dice Carlson.

La investigación con humanos ha demostrado que después de las pausas, nuestro sistema auditivo responde a las palabras con más fuerza y reconocemos las palabras con mayor eficacia. También tendemos a hacer una pausa justo antes de entregar contenido rico en información o queremos tener un gran impacto.

"El mecanismo subyacente de este efecto que descubrimos en nuestros peces, la recuperación de la depresión sináptica a corto plazo, es extremadamente común y se encuentra en todo el reino animal", explica Carlson. "Por eso creemos que es muy probable que este mecanismo también sea responsable de este mismo fenómeno que ocurre durante la comunicación vocal en humanos".

Los hallazgos son testimonio de las fascinantes gemas que se pueden encontrar en la naturaleza, agrega. "Este estudio es un gran ejemplo de cómo los conocimientos novedosos de amplio significado general pueden provenir de estudios de especies con comportamientos únicos o distintivos".

Los hallazgos se informan en la revista Current Biology: Pauses during communication release behavioral habituation through recovery from synaptic depression

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero muchas menos lo están pagando. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a pagar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

×

Subscríbete a las últimas noticias, es gratis.