Misterios y música: escuchando la vida submarina

sonido de peces

Expertos de nueve países están trabajando para crear lo que han denominado Biblioteca Global de Sonidos Biológicos Subacuáticos, o "GLUBS".

Cuando los investigadores marinos comenzaron a grabar sonidos en las praderas de hierbas marinas del mar Mediterráneo, captaron un misterioso sonido, como el croar de una rana, que resonaba dentro del denso follaje, y en ningún otro lugar.

"Grabamos en más de 30 praderas marinas y siempre estuvo allí y nadie sabía la especie que estaba produciendo este kwa! kwa! kwa!" dijo Lucia Di Iorio, investigadora en ecoacústica en el CEFREM de Francia. "Nos llevó tres años encontrar la especie que producía ese sonido".

Las melodiosas canciones de las ballenas pueden ser música familiar de los hábitats submarinos del mundo, pero pocas personas habrán escuchado el ronco gruñido de un rubio rayado o el rítmico tamborileo de una piraña roja.

Los científicos piden ahora que esos sonidos y muchos miles más sean más accesibles.

Dicen que una base de datos global de los estruendos, silbidos y parloteo del mar ayudará a monitorear la diversidad en la vida acuática y ayudará a poner un nombre a los misteriosos sonidos como el que investigaron Di Iorio y sus colegas.

Expertos de nueve países están trabajando para crear lo que han denominado Biblioteca Global de Sonidos Biológicos Subacuáticos, o "GLUBS".

Esto reuniría grabaciones realizadas en todo el mundo y las abriría al aprendizaje de inteligencia artificial y aplicaciones de teléfonos móviles utilizadas por científicos ciudadanos.

Si bien los expertos han estado escuchando durante décadas la vida bajo el agua, el equipo detrás de GLUBS dice que las colecciones de audio tienden a estar enfocadas en una especie o área geográfica específica.

Su iniciativa es parte del floreciente trabajo sobre "paisajes sonoros" marinos: recopilar todos los sonidos en un área particular para discernir información sobre tipos de especies, comportamiento y diversidad biológica en general. Los científicos dicen que estos paisajes sonoros son una forma no invasiva de "espiar" la vida bajo el agua.

En un artículo publicado recientemente en la revista Frontiers in Ecology and Evolution, el equipo de GLUBS dijo que muchos peces e invertebrados acuáticos son principalmente nocturnos o difíciles de encontrar, por lo que el monitoreo acústico podría ayudar a los esfuerzos de conservación.

"Con la biodiversidad en declive en todo el mundo y los humanos alterando implacablemente los paisajes sonoros submarinos, existe la necesidad de documentar, cuantificar y comprender las fuentes de los sonidos de los animales submarinos antes de que desaparezcan potencialmente", dijo el autor principal Miles Parsons del Instituto Australiano de Ciencias Marinas.

base de datos de sonidos submarinos

Imagen: Diagrama conceptual de la estructura básica y el flujo de datos dentro de una posible plataforma global integrada de intercambio de bibliotecas y bases de datos.

'Código de barras' sónico

Los científicos creen que las 126 especies de mamíferos marinos emiten sonidos, al igual que al menos 100 invertebrados acuáticos y unas 1.000 especies de peces.

Los sonidos pueden transmitir una amplia gama de mensajes, actuando como un mecanismo de defensa, para advertir a otros del peligro, como parte del apareamiento y la reproducción, o simplemente ser el ruido pasivo de un animal masticando una comida.

Di Iorio, coautor del artículo de GLUBS, dijo que mientras los mamíferos marinos aprenden su lenguaje de comunicación, como los humanos, los sonidos que hacen los invertebrados y los peces son "solo su anatomía".

Muchos peces producen un distintivo sonido de tambor usando un músculo que se contrae alrededor de su vejiga natatoria.

"Este dum-dum-dum-dum-dum, la frecuencia, el ritmo y la cantidad de pulsos varían de una especie a otra. Es muy específico", dijo Di Iorio a la AFP.

"Es como un código de barras".

Los científicos pueden reconocer familias de peces solo a partir de estos sonidos, por lo que con una biblioteca global podrían comparar, por ejemplo, las llamadas zumbantes de diferentes peces meros en el Mediterráneo con los de la costa de Florida.

Pero otro uso clave de la biblioteca, dicen, podría ser ayudar a identificar los muchos sonidos desconocidos en los mares y hábitats de agua dulce del mundo.

Sonido de tambor de la piraña roja.

Música misteriosa

Después de muchos meses investigando la extraña corvina de pastos marinos, Di Iorio y sus colegas pudieron señalar con el dedo sospechoso al cabracho. Pero lucharon por explicar cómo estaba haciendo un ruido tan inusual, y se negó a funcionar para ellos.

Intentaron atrapar el pez y grabarlo en un transportador. Hundieron equipos de sonido en el fondo marino junto al pez. Incluso escucharon en acuarios que contenían cabrachos.

"Nada", dijo ella.

Finalmente, los colegas de Bélgica tomaron una cámara que podía grabar con poca luz y vigilaron algunos pastos marinos en Córcega. ¡Pudieron capturar el sonido kwa! kwa! y un vídeo del pez haciendo un movimiento de balanceo.

De vuelta en el laboratorio, diseccionaron un pez escorpión y descubrieron que tenían tendones a lo largo del cuerpo. Su hipótesis es que el pez contrae estos músculos para producir el sonido. "Es una guitarra, una guitarra submarina", dijo Di Iorio.

Pero hay muchos más misterios de donde vino eso.

Di Iorio dijo que, en el Mediterráneo, hasta el 90 por ciento de los ruidos en una grabación determinada podrían ser desconocidos.

"Cada vez que ponemos un hidrófono en el agua estamos descubriendo nuevos sonidos", agregó.

Referencia: Sounding the Call for a Global Library of Underwater Biological Sounds - Frontiers in Ecology and Evolution

Imagen de cabecera: En el Mar Mediterráneo, hasta el 90 por ciento de los sonidos en una grabación determinada pueden no estar identificados.

Etiquetas: SonidoPez

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: