updated 1:06 AM CET, Dec 11, 2016

Bacterias del océano también aprovechan la luz solar para crecer

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

bacterias del océano aprovechan la luz solar

Las bacterias marinas utilizan eficientemente la energía solar

La proteorhodopsina, un nuevo tipo de pigmentos captadores de luz

bacterias con proteorhodopsina Las bacterias en el océano pueden recoger la energía de la luz solar para promover la supervivencia gracias a una fotoproteína única, según han demostrado por primera vez un equipo de científicos de Suecia y España en un estudio publicado en la revista PLoS Biology.

"Durante mucho tiempo se creyó que el fitoplancton era el único organismo marino que podía cosechar la energía de la luz solar para crecer", dice el doctor Jarone Pinhassi, científico de Microbiología Marina en la Universidad de Linneaus, Suecia. Estos organismos planctónicos microscópicos llevaron a cabo el mismo proceso de la fotosíntesis impulsado mediante la clorofila por las plantas verdes en tierra firme.

En la imagen de la derecha se muestran diversas morfologías de colonias y la coloración de bacterias diferentes que contienen proteorhodopsina, utilizadas para estudiar la fototrofía mediante esta sustancia.
En 2000, científicos estadounidenses descubrieron que muchas bacterias marinas contienen un gen en su genoma que codifica un nuevo tipo de pigmentos captadores de luz: la proteorhodopsina. Está relacionada con el pigmento de la retina que permite la visión humana con la luz menos intensa. Esta bacteria está estrechamente relacionado con el Vibrio cholerae, el agente etiológico de la enfermedad del cólera.

secuencia ADN4 proteorhodopsina Ahora, una década después, se ha registrado la primera evidencia directa del funcionamiento de proteorhodopsina en bacterias marinas, basado en el análisis mutacional. Al mismo tiempo, el estudio muestra que la fototrofía mediante proteorhodopsina (el proceso de adquisición de energía de la luz) permite que las bacterias marinas sobrevivan mejor a los períodos de inanición en un océano a menudo vacío de nutrientes.

La importancia de comprender estos mecanismos por los que las bacterias marinas utilizan eficientemente la energía solar es evidente si se tiene en cuenta que un litro de agua de mar contiene en promedio alrededor de mil millones de bacterias, muchas de las cuales contienen proteorhodopsina, informa 'Science Daily'.

La actividad de estas bacterias desempeña un papel crucial en el ciclo global del carbono mediante la determinación de la producción oceánica de CO2 y la determinación de cómo los flujos de energía que son fijadas por la fotosíntesis se canalizan a través de las cadenas alimenticias marinas.

"Las bacterias en la superficie del océano están nadando en un mar de luz, y puede que no sea tan sorprendente que la evolución ha favorecido microorganismos que pueden utilizar esta fuente de energía abundante", dice Pinhassi.

Enlaces: PLoS Biology   Linnaeus University