Ámbar gris: el muy buscado 'vómito de ballena'

ámbar gris

El ámbar gris se forma en el tracto intestinal de los cachalotes

El mar arrastra todo tipo de cosas extrañas, desde cadáveres de ballenas y calamares hasta fósiles y antiguos naufragios. Pero nada es tan precioso como el ámbar gris, una dura sustancia similar a la resina con un tinte gris claro o amarillo y que tiene un agradable aroma.

Durante miles de años, el ámbar gris fue básico en los perfumes. Los antiguos egipcios quemaban la sustancia como incienso y los modernos egipcios la fuman en cigarrillos. El ámbar gris también se usaba para dar sabor a alimentos y bebidas.

Según los informes, una porción de huevos y ámbar gris era el plato favorito del rey Carlos II de Inglaterra. El ámbar gris también se usa como agente saborizante en el café turco y los europeos del siglo XVIII lo bebían con chocolate caliente. Durante la Edad Media, el ámbar gris se usaba como medicamento para dolores de cabeza, resfriados, epilepsia y otras dolencias.

A pesar de su amplia aplicación, durante siglos nadie supo de dónde procedía esta rara sustancia cerosa, salvo que llegaba a las playas. Los antiguos chinos pensaban que era saliva de dragón. Otros creían que era excremento de aves marinas o algún tipo de hongo marino. Un inglés afirmó con confianza que no eran más que panales que las abejas hacían sobre grandes rocas a la orilla del mar, que luego caían al agua. No fue hasta 1724 que el médico de Boston Zabdiel Boylston finalmente descubrió la verdad. El ámbar gris es estiércol de ballena (o vómito).

El ámbar gris se forma en el tracto intestinal de los cachalotes. Debido a que las ballenas consumen grandes cantidades de calamares y sepias, que tienen duros y afilados picos, se ha especulado que la ballena secreta una sustancia grasa protectora que engulle los duros e indigestos picos para evitar que se dañen las tripas y los órganos.

Luego, la sustancia se expulsa del cuerpo, aunque los investigadores no están seguros de qué extremo de la ballena sale el ámbar gris. El experto en cachalotes Hal Whitehead de la Universidad de Dalhousie sospecha que la sustancia es defecada. "Bueno, huele más a la parte trasera que a la parte delantera", dice.

cachalotes

Cuando se libera por primera vez de las vísceras, el ámbar gris es de color blanco pálido, suave y grasiento con un fuerte olor fecal. La masa flota hacia la superficie del océano donde, expuesta al sol y al agua salada, se endurece gradualmente, adquiriendo un color gris oscuro o negro, una textura crujiente y cerosa y un olor peculiar que es a la vez dulce, terroso, marino y animálico. Cuanto más tiempo permanece el ámbar gris en el mar, más incorpora los aromas del mar. Es "como si la mantequilla en tu refrigerador oliera a otras cosas", explica Vera Thoss de la Universidad de Bangor.

Eventualmente, los bultos llegan a la costa, donde se recolectan y venden a lucrativos precios. Se decía que una libra de ámbar gris descubierta por un niño de ocho años en el Reino Unido en 2012 valía 63.000 dólares. El alto precio se debe a la rareza de la sustancia. Según Christopher Kemp, autor de Floating Gold: A Natural (and Unnatural) History of Ambergris, solo alrededor del uno por ciento de los 350.000 cachalotes del mundo producen ámbar gris.

En lugar de esperar a que un bulto llegue a tierra, muchos coleccionistas buscan cadáveres de ballenas. Kemp cuenta una historia sobre "un pescador de Tasmania que supuestamente, al encontrar un cadáver de ballena en la costa en 1891, le hizo un agujero en el cuello lo suficientemente grande como para caber en él, y luego se arrastró dentro de la ballena, retorciéndose a través de sus intestinos fríos en busca de de una roca de ámbar gris que estaba alojada allí".

El ámbar gris generalmente viene en pequeños trozos de menos de 15 gramos hasta 50 kilogramos, pero un trozo encontrado en las Indias Orientales Holandesas pesaba alrededor de 635 kg.

El ámbar gris es difícil de identificar. Una prueba para el ámbar gris es pincharlo con una aguja caliente y debe salir un líquido que emite un olor a almizcle. Es ese olor el que ha cautivado a la industria del perfume. Pero incluso el olor es difícil de describir. "Cuando finalmente sostienes un pedazo y hueles su extraño ramo de madera vieja, tierra, abono y estiércol, y espacios abiertos, comprendes que ninguna de las otras cosas que sospechabas que eran ámbar gris se parecían en nada", dice Kemp.

ámbar gris

"Mis primeras impresiones del aroma fueron que era ligeramente ceroso, vagamente marino, dulce y un poquito fecal", recuerda Saskia Wilson-Brown del Instituto de Arte y Olfato. "Fue un poco decepcionante, para ser honesta, no coincidía con la exageración. Pero es mucho mejor en la piel, aprendí. El olor, en la piel, es a la vez sutil y algo radiante. Huele cómo se siente la piel caliente. Es extraordinario, es puro y súper sexy".

La escasez de ámbar gris y su variable calidad ha llevado a buscar una alternativa. Desde la década de 1940, los químicos han sintetizado compuestos como el ambrox y el cetalox que imitan al ámbar gris. En 2012, investigadores de la Universidad de Columbia Británica identificaron un gen en los abetos balsámicos que produce un compuesto que huele casi como el ámbar gris. Pero no todos son tan entusiastas. "Es como oir una banda de versiones de los Beatles en lugar de oir la realidad", dice Kemp. "Se acerca, pero le falta algo indefiniblemente importante".

Kemp cree que muchas de las principales casas de perfumes aún compran ámbar gris real, pero Saskia Wilson-Brown no está de acuerdo. "Sinceramente dudo que muchas personas usen ámbar gris real, ¡y mucho menos las casas de perfumes! La cadena de suministro es demasiado poco confiable para que los grandes confíen en ella".

Sin embargo, alguien lo está comprando por una suma extravagante y Kemp no está seguro de quiénes son los compradores. "No tengo idea de adónde va la mayor parte del ámbar gris", dice Kemp. "Cuesta $10,000 la libra. Y la gente está dispuesta a gastar mucho dinero en ello. Pero luego vuelve a desaparecer. En su mayor parte, creo que todavía se usa principalmente en fragancias, pero también se quema en ceremonias religiosas y probablemente se come en Asia, como una especie de remedio a base de hierbas".

En 2021, un equipo de 35 pescadores frente a la costa de Yemen encontró una muestra de 280 libras que vendieron a un comprador de los Emiratos Árabes Unidos por 1,5 millones de dólares y repartieron las ganancias por igual. Varios miembros de la tripulación de pesca compraron casas, automóviles y botes nuevos con las inesperadas ganancias.

"El olor no era muy agradable, pero valía mucho dinero", dijo a la BBC uno de los pescadores.

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: