¿Por qué no se congelan los insectos en el Ártico?

Abeja Bombus interacti
Abeja Bombus interacti

Algunos insectos expulsan el agua de su cuerpo en respuesta al frío

La vida en el Ártico es dura. Las temperaturas del Ártico son muy frías y dificultan la supervivencia de muchos animales. Sin embargo, muchos insectos, incluidos los mosquitos, logran prosperar en la helada región. Entonces, ¿Por qué no se congelan?

"Pueden congelarse completamente", dice Callaghan, ecologista del Ártico en la Universidad de Sheffield. Pero los insectos han desarrollado muchas exitosas y variadas estrategias para evitar morir de frío. Básicamente, se dividen en dos categorías: "Los que evitan la congelación o la toleran", explica Callaghan.

Para evitar el frío, muchos insectos pasan por una etapa de reposo durante los meses de invierno, un período de latencia y desarrollo suspendido conocido como diapausa. Esto suele ocurrir cuando los insectos son huevos o larvas y les da mayor protección del frío ambiente.

Algunos insectos expulsan el agua de su cuerpo en respuesta al frío y finalmente la pierden casi por completo. Esto controla dónde se pueden formar cristales de hielo en el cuerpo, alejándolo de los órganos vitales. Estos insectos toleran el frío al congelarse esencialmente pero sin ninguno de los efectos nocivos. Cuando el hielo se derrite al final del invierno, vuelven a moverse.

Muchos insectos también producen compuestos, como el alcohol natural glicerol, que funcionan como anticongelantes. Estos productos químicos evitan la formación de cristales de hielo y permiten que los insectos que viven en el frío se "superenfríen", lo que significa que el agua de su cuerpo puede descender a una temperatura mucho más baja que cero sin congelarse.

Se sabe que un escarabajo se sobreenfría a temperaturas inferiores a -50 grados centígrados. El hielo del interior puede eventualmente transformarse en un estado similar al vidrio, libre de cristales de hielo dañinos, en un proceso conocido como vitrificación.

Investigación colaborativa en el Ártico

Callaghan es el fundador y coordinador científico del proyecto INTERACT financiado por la UE que ha financiado a 1.000 investigadores para trabajar en el Ártico. Esta gran colaboración conectó 89 estaciones de investigación en la helada región, con científicos trabajando juntos para descubrir más sobre el cambio ambiental y ecológico.

Un emocionante hallazgo fue el descubrimiento de una nueva especie de abejorro ártico, encontrada por un equipo de científicos liderado por Bélgica y descrita por primera vez en el Zoological Journal of the Linnean Society. La abeja fue nombrada Bombus interacti, en honor al proyecto INTERACT.

Una importante faceta del proyecto INTERACT fue el aprendizaje mutuo, con un foro en línea que permitió a los científicos de toda la red debatir temas que iban desde la seguridad en el trabajo de campo hasta la minimización de la huella ambiental de las estaciones de investigación en el Ártico. Y quizás cómo sobrevivir al frío de los inviernos árticos...

Efectos colaterales de los insectos que hibernan

Parte del cambio ambiental que se está presenciando en todo el mundo, y enfáticamente en las regiones polares, también se refleja en las estrategias de hibernación de los insectos.

La polilla de otoño, por ejemplo, pasa el invierno en diapausa como huevos en las ramas de los abedules. Estos huevos generalmente mueren durante los inviernos, donde las temperaturas caen por debajo de -33 grados centígrados, lo que luego reduce el daño causado por las orugas a los abedules en la primavera y el verano.

Sin embargo, a medida que aumentan las temperaturas invernales, sobrevive un mayor número de huevos de polilla y las orugas dañan o matan más abedules. Las polillas, por lo tanto, tienen éxito y se propagan, añadiéndose a este ciclo. "Así que la supervivencia invernal de los insectos puede ser buena para ellos, pero no necesariamente para otras partes del ecosistema", dice Callaghan.

Clic en el siguiente para obtener más información sobre la investigación de Callaghan.

La investigación se ha publicado en Zoological Journal of the Linnean Society: Integrative taxonomy of an arctic bumblebee species complex highlights a new cryptic species (Apidae: Bombus)

Etiquetas: InsectoCongelarÁrtico

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email: