Los peces evalúan la información errónea para evitar una reacción exagerada

cardumen de peces

Los animales salvajes valoran la propagación de información errónea transmitida socialmente

Los peces pueden ajustar su sensibilidad a las acciones de los demás, como huir debido a una falsa alarma, para reducir el riesgo de responder a la información errónea, según un nuevo estudio. Otros animales, incluidos los humanos, también pueden tener estos mecanismos de toma de decisiones.

Cuando los peces de los arrecifes de coral salvajes nadan solos o en pequeños grupos, están muy sintonizados con las acciones de los demás. Por ejemplo, cuando los peces a su alrededor se sobresaltan, es más probable que huyan.

Pero en grandes y densos cardúmenes, donde es más probable que los peces que los rodean se sobresalten o huyan sin razón, los individuos están más dispuestos a correr riesgos y afinar su sensibilidad a las señales sociales, lo que los hace menos propensos a huir cuando lo hace un pez vecino.

El comportamiento no discrimina necesariamente entre amenazas verdaderas e información errónea; más bien, ajusta la sensibilidad de una manera que reducirá la probabilidad de responder a una falsa alarma.

El análisis de las imágenes de los observatorios de cámaras submarinas encontró que los individuos en bancos de peces salvajes que buscan alimento huyen en busca de refugio, incluso cuando no hay ningún depredador o amenaza presente, aproximadamente una vez cada 8 minutos.

Para el estudio los investigadores utilizaron nuevas herramientas de visión por computadora, aprendizaje automático y modelado computacional para analizar los peces de arrecife de coral que se alimentan en Moorea, Polinesia Francesa.

Vídeo: Al desplegar observatorios de cámaras en un arrecife de coral en la Polinesia Francesa, los investigadores han demostrado que incluso en ausencia de depredadores, los eventos de escape ocurren con frecuencia en grupos naturales de peces que buscan alimento, pero rara vez se propagan a más de unos pocos individuos. Crédito: Universidad Atlántica de Florida

"Cuando observamos las características del modelo que coincidían con el comportamiento observado, encontramos que ajusta la sensibilidad de los individuos a las señales producidas por otros, en función de la historia pasada de lo que han estado viendo", dijo el autor principal Andrew Hein, profesor asistente de biología computacional en la Universidad de Cornell.

Cuando hay mucho movimiento visual, los peces parecen disminuir su sensibilidad, y cuando hay muy poco movimiento visual, aumentan su sensibilidad, dijo Hein. "Entonces, parecen estar ajustando dinámicamente la sensibilidad", agregó.

Estos animales producen y perciben señales de movimiento visual producidas por otros, formando así redes dinámicas de intercambio de información. "Estas redes son sorprendentemente resistentes a las falsas alarmas que ocurren cuando un individuo huye en ausencia de una verdadera amenaza compartida", dijo Ashkaan Fahimipour, co-autor y profesor asistente en el Departamento de Ciencias Biológicas de la Facultad de Ciencias Charles E. Schmidt de la Universidad Atlántica de Florida.

En el estudio, los investigadores utilizaron peces de arrecife de coral como sistema modelo. Los peces se alimentan en áreas peligrosas donde hay depredadores, lo que los lleva a estar nerviosos y asustadizos, incluso cuando los depredadores no están presentes. Usando tecnología de visión por computadora para analizar imágenes de los peces de los observatorios submarinos en los arrecifes de coral, los investigadores rastrearon con precisión las acciones de cada individuo en un marco y reconstruyeron lo que vio cada individuo y las decisiones que tomaron.

"Los mecanismos para ajustar la sensibilidad son realmente cruciales si va a mantener el control sobre su comportamiento", dijo Hein. El nuevo modelo se basó en propiedades bien estudiadas de los circuitos neuronales de los peces que controlan estos comportamientos.

Si bien se necesitan más estudios, el documento sugiere que la necesidad de hacer frente a la información errónea puede haber impulsado la evolución de cómo procesan la información los cerebros, dijo Hein.

"Debido a su simplicidad y la facilidad con la que se puede implementar en el sistema nervioso, creemos que esta forma de control dinámico de la sensibilidad puede estar muy extendida en los sistemas biológicos y puede haber evolucionado como una forma simple pero sólida de hacer frente a la desinformación", dijo.

La investigación se ha publicado el 28 de marzo en Proceedings of the National Academy of Sciences: Wild animals suppress the spread of socially transmitted misinformation

Etiquetas: PecesInformaciónFalsa

Ya que estás aquí...

... tenemos un pequeño favor que pedirte. Más personas que nunca están leyendo Vista al Mar pero su lectura es gratuita. Y los ingresos por publicidad en los medios están cayendo rápidamente. Así que puedes ver por qué necesitamos pedir tu ayuda. El periodismo divulgador independiente de Vista al Mar toma mucho tiempo, dinero y trabajo duro para producir contenidos. Pero lo hacemos porque creemos que nuestra perspectiva es importante, y porque también podría ser tu perspectiva.

Si todo el que lee nuestros artículos, que le gustan, ayudase a colaborar por ello, nuestro futuro sería mucho más seguro. Gracias.

Hacer una donación a Vista al Mar

Boletín de suscripción

Creemos que el gran periodismo tiene el poder de hacer que la vida de cada lector sea más rica y satisfactoria, y que toda la sociedad sea más fuerte y más justa.

Recibe gratis nuevos artículos por email:

Especies marinas

Medio ambiente

Ciencia y tecnología

Turismo