updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

La velocidad más rápida registrada en la evolución se produce en un pez

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Gasterosteus aculeatus

El "Gasterosteus aculeatus" se adapta en sólo tres generaciones para sobrevivir a un cambio brusco de temperatura

Gasterosteus aculeatus Según un estudio, que aparecerá Proceedings of the Royal Society B, es la tasa más rápida de la evolución nunca registrada en los animales salvajes.

"Nuestro estudio es el primero en demostrar experimentalmente que ciertas especies en la naturaleza pueden adaptarse al cambio climático con mucha rapidez", dice el investigador principal, Rowan Barrett.

Sin embargo, el genetista evolutivo de la Universidad de Columbia Británica, advierte que el salto evolutivo tiene un precio mortal: un alto índice de mortalidad.

En su investigación, los científicos de Canadá y Europa capturaron peces espinosos marinos del océano, poniéndolos en estanques con temperaturas qye iban bajando poco a poco, y estudiaron durante tres años.

Tras tres generaciones, una por año, los peces evolucionaron para sobrevivir a un agua de 2,5°C por debajo del límite de sus bisabuelos, dice el estudio.

Los resultados sugieren al menos que algunos animales pueden ser capaces de cambiar lo suficientemente rápido como para sobrevivir un cambio climático previsto.

La mayoría de la investigación del clima en revistas especializadas de ciencia predice que la temperatura global aumentará gradualmente en varios grados en las próximas décadas, acompañados por cambios de frío extremo y calor.

"Pero sólo porque hemos visto una respuesta evolutiva grande, eso no significa que una población natural puede adaptarse al cambio climático sin consecuencias", dice Barrett.

Gasterosteus aculeatus, Zoo de Frankfurt Alrededor del 95 % de la población de peces murieron durante el estudio de tres años, con sólo un 5% que desarrolló una tolerancia para el frío ", dice.

"Las consecuencias de perder el 95 % podría ser catastrófico, ya que el 5% restante puede no ser capaz de sostener a la población", dice Barrett.

Y añade: "No sabemos la base genética de esta característica".

Barrett, quien se está moviendo a Harvard después de completar un doctorado en la UBC, dice que más investigación es necesaria para determinar si la evolución tan rápida puede ocurrir en otras especies y -lo más críticamente- al calentamiento en lugar de enfriamiento.

él dice que este tipo de investigación también puede dar pistas sobre cómo los seres humanos enfrentaran el cambio climático.

La rápida evolución de los peces marinos en el estudio refleja la evolución de 10.000 años de duración del pez espinoso de agua dulce en la Columbia Británica, descendientes de los peces marinos atrapados el interior, en el final de la última Edad de Hielo, que ha evolucionado para vivir en el frío extremo.

pez espinoso (Gasterosteus aculeatus) Barrett señala que los seres humanos también han evolucionado a lo largo de 10.000 generaciones, desde su primera migración desde áfrica, planteando la cuestión de cuántas generaciones podrían ser necesarias para que los pueblos del norte desarrollen genes que podrían hacer frente a climas más cálidos experimentados por sus ancestros africanos.

"Se puede empezar a trazar un paralelo en las tasas de evolución", dice Barrett.

Pero advierte que, como lo demuestra el 95% de mortalidad en el pez espinoso, la evolución tan rápida "puede hacer que la población sea extremadamente vulnerable ... siempre hay consecuencias".

Fuente: ABC Australia