updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

El punto clave en la evolución se produjo 400 millones de años antes

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

antiguas-rocas de Stoer Bay, Escocia, donde hallaron las bacterías

Evidencia encontrada en rocas de Escocia pone de manifiesto que un punto crítico en la evolución tuvo lugar hace 1.200 millones años

Bacterias usaban ya oxígeno, en una reacción química compleja y eficiente a fin de generar su energía y  sobrevivir

John Parnell Evidencias encontradas en unas antiguas rocas en el fondo de un lago escocés, han dado como resultado que la atmósfera de la Tierra fue capaz de sostener la vida compleja hace 1200 millones años, 400 millones de años antes de lo que se creía.

Según los investigadores, cuyos resultados son publicados hoy en Nature, podrían llevar a una nueva comprensión de cómo la vida compleja, a la cual pertenecen los seres humanos y animales desarrollados, evolucionó en la Tierra.

El autor principal, el profesor John Parnell, de la Universidad de Aberdeen, ha dicho que anteriormente se creía que un dramático aumento en los niveles de oxígeno en la atmósfera de la Tierra tuvo lugar aproximadamente hace 800 millones de años.

Este aumento en el oxígeno marcó el inicio de un movimiento a partir de organismos simples para el desarrollo de complejos organismos multicelulares, lo que llevó finalmente a formas de vida superiores.

Sin embargo, Parnell, dice que la firma química de bacterias que se encuentran en rocas antiguas, cerca de Lochinver en las tierras altas del noroeste de Escocia, pueden adelantar en el tiempo este acontecimiento, clave en la evolución, en unos 400 millones de años.

Los análisis de rocas de 1,2 millones años muestran que las bacterias que utilizaban azufre para generar energía con el fin de sobrevivir, también usaron oxígeno en una reacción química más compleja que formó parte de un ciclo de azufre llamado de oxidación y reducción.

Parnell dice que la evidencia de esta reacción química muestra que ya había signos de oxígeno en la atmósfera, en esta etapa mucho más temprana en la historia de la Tierra, en un punto clave para la evolución.

acantatilado de Stoer Bay, Escocia


Es hora de reconsiderar la escala del tiempo

"Nuestros hallazgos darán un impulso a más las investigaciones en la escala de tiempo del desarrollo de vida compleja, que siguió a este evento", dijo Parnell.

"Toda la historia indica que cuando la vida animal se inició, probablemente después del episodio "Tierra Bola de Nieve" de hace unos 600 millones de años, la composición de la atmósfera ya era propicia y no un obstáculo para el desarrollo".

Anteriormente antiguos sedimentos han mostrado un incremento en la concentración de oxígeno de la atmósfera alrededor de 2,3 millones de años (la era Paleoproterozoica) y 0,8 millones de años (la era Neoproterozoica).

Es en este último aumento de los niveles de oxígeno el que se piensa que está vinculado con la subsiguiente expansión evolutiva de la vida animal.

estromatolitos, Shark bay El profesor Malcolm Walter, director del Centro Australiano de Astrobiología en la Universidad de Nueva Gales del Sur, cuyo equipo es conocido internacionalmente por su trabajo en los estromatolitos australianos, "el estudio añade un nuevo punto de datos significativos en la oxigenación de la atmósfera", señala en el artículo de Nature".

él dice que el hallazgo podría cambiar el punto de vista de hace mucho tiempo sobre la evolución de los animales, ya que indica que el oxígeno que se necesita para la vida animal estaba presente antes, como se ha descubierto ahora.

Sin embargo, los fósiles más antiguos conocidos de animales se remontan a unos 600 millones de años.

Walter dice que es importante que otros investigadores realicen un seguimiento de estos resultados y los añadan a este estudio.

"Los que van a investigar, encontarían todo en un sólo sitio", dice.

Añade que uno de sus alumnos que estaba trabajando en el sitio de un  antiguo lago en la región de Pilbara en el noroeste de Australia, fue datado en más de 2,7 millones de años. Walter cree que este trabajo sugiere que valdría la pena ir en busca de bacterias oxidantes similares allí.

Enlaces recomendados:  University of Aberdeen    Australian Centre for Astrobiology

Original: ABC Science