updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Las hembras de peces pierden interés cuando el macho es derrotado... ¿ y las mujeres ?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

peces ciclídos en combate

Un experimento con peces cíclidos africanos muestra que las hembras pierden interés por el perdedor


Puede que creas que el amor de tu pareja sea noble y puro de corazón, pero, de acuerdo con biólogos de Stanford,  algunas partes primitivas del cerebro adoptan un enfoque decididamente más pragmático del tema.

Julie Desjardins y Jill Klausner En experimentos con peces cíclidos africanos (Astatotilapia burtoni), los científicos descubrieron que cuando una hembra muestra una preferencia por un macho en particular, pero es testigo de que pierde una pelea con otro macho, sus sentimientos hacia él cambian.

áreas del cerebro de la hembra, que están asociadas con la ansiedad, mostraron una mayor actividad después de ser testigo de un altercado.

"Es lo mismo como si una mujer que está saliendo con un boxeador viese a su pareja caer K.O. a la lona, se sentiría realmente mal", dijo Julie Desjardins, un investigadora postdoctoral en biología. "Ella no es consciente de que puede decirse a sí misma, "Oh, no me atrae más este hombre porque es un perdedor", aunque sus sentimientos puedan cambiar de todos modos".

"Nuestra intuición es que esta respuesta es probable que se produzca en condiciones similares en los seres humanos porque las áreas del cerebro implicadas están presentes en todos los vertebrados y realizan funciones similares", dijo Russ Fernald, un profesor de biología.

Desjardins es el primer autor de un artículo que describe la investigación, y que será publicado en línea esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences. Fernald y Jill Klausner, una recién graduada con honores en biología cuya tesis fue sobre este tema, son coautores.

Desjardins, dijo que con las personas, el cambio subconsciente del corazón es probable que ocurra en respuesta a un fallo en cualquier situación de la competencia, si se trata de perder en un juego o una falta de ascenso en una promoción en el trabajo, no sólo una pelea. Ella dijo que los hombres también pueden sentir de forma diferente después de ver una "hembra de interés" fallar en algo competitivo.

Pero no todo está perdido necesariamente para el perdedor, al menos en los humanos...

Este vídeo, "Understanding Fish Reactions to Their Reflection", es de un experimento anterior de Julie Desjardins con espejos y peces


No todo está perdido para el derrotado

Podemos cambiar el corazón, dijo, porque tenemos una capacidad mucho más cognitiva que los peces y podemos razonar nuestra salida de estas punzadas de sutiles dudas. Y no todas las relaciones de unión en pareja son iguales.

"Obviamente, las relaciones comprometidas a largo plazo son muy diferentes que, por ejemplo, las personas que acaban de comenzar citas, o se encuentran en las fases iniciales de la elección de pareja", dijo Desjardins. Así que perder en un "juego de pong" una cerveza puede, o no, tener una relación de interminables consecuencias.

Julie Desjardins y Jill Klausner charlan con Russ Fernald Entre los peces, los investigadores también encontraron que cuando el macho preferido ha prevalecido, la hembra mostró un aumento de la excitación en algunas partes del cerebro asociadas con la reproducción, así como algunos de los centros de placer del cerebro.

"En este caso, está transformando su cuerpo para estar listo físicamente para acoplarse con el macho que previamente eligió", dijo Desjardins. La hembra también parece estar sintiendo algún tipo de estímulo placentero en su cuerpo, dijo.

Desjardins dijo, que mientras los seres humanos pueden razonar más allá de la clase de reacciones viscerales que aparecen en los cíclidos hembra, la versión humana de las regiones cerebrales involucradas en las decisiones de los peces probablemente desempeñan un papel importante en los juicios precipitados que hacen hombres y mujeres.

"Usted no puede saber de inmediato por qué se siente atraído por una persona determinada, por ejemplo", dijo. "Pero es este tipo de reflejo inconsciente interno el que tenemos, y que se comparten con todos los vertebrados, incluyendo los peces, lo que nos hace sentir de un modo u otro, antes incluso que hayamos tenido tiempo de pensar en ello".

Estas mismas áreas del cerebro también probablemente desempeñan un papel en otros tipos de respuestas reflejas, como el instinto de una madre para proteger a su hijo.

El coqueteo de los peces

Desjardins y sus colegas llevaron a cabo sus experimentos con una pecera divida en tres secciones por barreras transparentes. En la sección central se puso a la hembra, con un macho en cada tanque a cada lado de ella. Los machos siempre fueron de tamaño y peso lo más similar posible.

pez ciclído en una pecera
Durante dos días seguidos, durante 20 minutos al día, pusieron a los mismos tres peces en las mismas tres secciones del tanque.

La hembra normalmente nadaba alrededor un rato, luego se establecía e interactúa con el macho que prefería.

"Sabemos que ella prefiere a un macho particular, porque mostrará un comportamiento de apareamiento y tratará de hacer lo mismo en su lado", dijo Desjardins. Una vez que una hembra había elegido nunca vaciló, hasta que llego la pelea...

Al tercer día, los investigadores tomaron uno de los peces machos y lo colocaron en el compartimiento del otro pez macho. Los machos de los peces cíclidos son muy territoriales, por lo que la lucha se produjo instantáneamente.

El combate en la pecera

"En esta especie de pez la lucha significa mucho", dijo Desjardins. "Cuando se pelea con un vecino, no sólo pelea físicamente con él, también está mostrando sus habilidades y su destreza a todo el mundo que le observa".

  Se les permitió a los peces continuar el combate durante 20 minutos, mientras que la hembra miraba. Después de ese tiempo, los investigadores sabían que en el cerebro de la hembra se mostraría una evidencia clara de su reacción.

peces ciclídos africanosDesjardins dijo que, cuando se disecciona el cerebro de una hembra, invariablemente se encuentra una fuerte evidencia de una mayor actividad que corresponde a si su pareja potencial preferida de pez había ganado o perdido. Los investigadores realizaron el experimento con 15 hembras diferentes.

"Yo estaba muy sorprendida por la diferencia tan grande en la medida de la actividad cerebral", dijo Desjardins. "Para un observador externo como yo, siempre parecía lo mismo. Dos combates de peces similares, pero para las hembras, significaba algo muy diferente".

Debido a que los peces hembra tenían que ser diseccionados con el fin de evaluar la actividad en el cerebro, los investigadores no fueron capaces de comprobar si las reacciones de las hembras a las luchas continuaban e influían en su comportamiento de apareamiento real.

Pero, Desjardins dijo, "Ahora que sabemos que las hembras reaccionan constantemente a la lucha con tanta fuerza, debemos ser capaces de responder a la cuestión candente, ¿Realmente dejaría ella al perdedor que le gusta, a favor del ganador?" (aquí se refiere a las mujeres).

Credit images: Todd Anderson, Linda A. Cicero, Stanford University News Service | Enlace: Stanford University