updated 11:31 PM CET, Dec 10, 2016

Descubiertas feromonas relacionadas con el comportamiento agresivo en los calamares

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

calamares Loligo pealeii ante los huevos

La proteína muestra similitud con una que se encuentra en los seres humanos

La feromona producida por el tracto reproductivo femenino impregna la superficie externa de los huevos de calamar

calamar Loligo pealeii Científicos han identificado una feromona producida por las hembras de calamar que desencadena una lucha inmediata y dramática de calamares machos que entran en contacto con ella. La feromona de la agresión que producen, que se cree es la primera de su tipo descubierta en un animal marino, pertenece a una familia de proteínas que se encuentran en los vertebrados, incluidos los seres humanos. Los resultados del estudio aparecen en la edición del 10 de febrero 10 Current Biology.

La agresión entre machos es un proceso complejo que involucra procesos neuronales, hormonales, fisiológicos y estímulos psicológicos, y está muy extendido en el reino animal, donde se asocia con la adquisición o la retención de la vivienda y alimentos, y en la competencia sexual.

"La identificación de esta feromona como un componente clave de este sistema de señalización es muy inusual porque los calamares machos sólo tienen que entrar en contacto con estas moléculas de proteínas para iniciar en corto plazo la cascada compleja de los comportamientos agresivos", dice Roger Hanlon, científico senior en el Marine Biological Laboratory (MBL) y coautor del estudio.

Los calamares son unos invertebrados marinos muy avanzados con un complejo sistema de apareamiento que rivaliza con los vertebrados. La mayoría de apareamientos y puestas de huevos en el calamar de aleta laraga (Loligo pealeii), objeto de este estudio, se producen en primavera, cuando los animales migran de aguas profundas en alta mar a aguas menos profundas a lo largo de la costa este e EE.UU., desde Carolina del Norte hasta Maine. Las hembras a veces son cortejadas por múltiples machos, que compiten ferozmente por las hembras.

En estudios de campo, los científicos observaron un atractivo visual del calamar macho por los huevos puestos en el fondo del mar, pasando de una natación calmada al nivel más alto de la lucha agresiva, incluso en ausencia de hembras, cuando entran en  contacto físico con huevos. Tratando de identificar lo que desencadena esa conducta, Hanlon y sus colegas, incluyendo a Scott Cummins de la Universidad de la Sunshine Coast, Australia, Bernard Degnan de la Universidad de Queensland, Kendra Buresch de la MBL, Jean Boal y Johanna Holm de la Universidad de Millersville, y Gregg Nagle del Colegio Médico de Georgia/ Sociedad Médica de la Universidad de Georgia, llevaron a cabo experimentos de laboratorio en el MBL.


Descubrieron una proteína feromona producida en el tracto reproductivo femenino e impregnada en la superficie externa de los huevos. Después de purificar la feromona y presentarla a los calamares machos en el laboratorio, se encontraron con las mismas respuestas agresivas extremas, incluso cuando la proteína se "pinta" en un vial translúcido de vidrio que contenía huevos de calamar (ver en el vídeo). "La feromona de contacto fue muy resistente a la degradación", dice Nagle. "Parece que se mantienen intactos durante un largo periodo de tiempo hasta que los huevos entran en contacto con el calamar macho".

calamar Loligo pealeii, gráfico "Nuestros experimentos de laboratorio muestran que el calamar macho que toca los primeros huevos se vuelve agresivo más rápido que otros machos que aún no han tocado los huevos", dice Hanlon. "Esto lleva a la dominación de los machos que encuentran la feromona. Los machos dominantes se aparean con las hembras con más frecuencia, y obtienen un mayor éxito en la fertilización por lo que la extremadamente competitiva agresión tiene una recompensa".

"Fue muy emocionante asignar un comportamiento importante a nivel molecular", añade Boal. "La investigación incluyó el trabajo en equipo entre personas con orígenes y habilidades muy diferentes. Fue genial ser parte de un grupo de científicos tan vasto e interesante".

Si bien hay múltiples descubrimientos de feromonas que pueden provocar la agresión en los animales terrestres, los científicos afirman que este descubrimiento en calamares les ayudará a entender la crítica de señalización bajo nuestros océanos. "El calamar puede haber revelado una manera más directa de estimular la agresión", dice Hanlon. "Dudamos que muchos investigadores hayan pensado que el contacto con las moléculas en el mundo exterior podría estimular tal comportamiento agresivo complejo y extremo".

Curiosamente, la proteína feromona que se encuentra en el calamar tiene cierta similitud con las beta-microseminoproteinas (ß-MSP), una familia de proteínas que se encuentran en los seres humanos y otros animales. "Las funciones de la ß-MSP en los vertebrados no se han determinado, pero nuestros hallazgos en calamares pueden inspirar a otros investigadores a considerar  funciones similares en los vertebrados superiores", dice Hanlon.

La historia anterior se reproduce (con adaptaciones personales) de los materiales proporcionados por: The Marine Biological Laboratory (MBL)

Crédito vídeo e imágenes: Roger Hanlon, Kendra Buresch, Chelsea Bennice, and Charlie Fry, MBL.