updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

Transparencia record en las aguas del Pacífico Sur

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Expedición Malaspina, estudio sobre la transparencia del agua en el Pacífico Sur

Malaspina halla que la luz alcanza gran profundidad, 200 metros, por la escasez de fitoplancton

Expedición Malaspina toma de muestras en el buque Hespérides-muestras Los científicos de la expedición Malaspina, liderada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), han registrado en las aguas de una región del Pacífico Sur la mayor transparencia medida hasta el momento. Sirviéndose de un radiómetro submarino, los investigadores han comprobado que en esta región, situada a 13º Sur, la radiación solar penetra hasta grandes profundidades. La razón fundamental, según los científicos, es la escasez de materia orgánica disuelta y de fitoplancton, formado por microorganismos que necesitan absorber la energía de la luz solar para realizar la fotosíntesis.

El equipo de la expedición ha comprobado que la luz alcanza en esta zona los 200 metros de profundidad, cuando lo normal es que no llegue ni a los 100. “Además, la radiación ultravioleta penetra hasta los 60 metros de profundidad en dosis suficientes para causar mortalidad en las células que forman el plancton“, explica Susana Agustí, investigadora del CSIC y jefa científica de las etapas desde Perth (Australia) hasta Honolulú (Hawai).

“El aumento de la radiación ultravioleta podría deberse a la destrucción parcial de la capa de ozono. Esta posible explicación es consistente con resultados recientes que muestran que la biomasa (materia orgánica producida por el fitoplancton) ha disminuido en el océano en las últimas décadas”, señala el investigador del CSIC y coordinador de la expedición Malaspina, Carlos Duarte.

La expedición, en la que participan más de 400 científicos de todo el mundo, llegó el pasado domingo, 8 de mayo, a la capital hawaiana, completando la quinta etapa. Los investigadores, que partieron el pasado 16 de abril de la ciudad neozelandesa de Auckland, han recorrido el Mar de Coral y el Cinturón de Fuego y han vuelto al hemisferio norte tras cruzar el Ecuador.

El Hespérides en Honolulu

Los investigadores han estudiado las propiedades físicas del Pacífico Sur, han recogido más de tres millones de datos de temperatura, salinidad, oxígeno, fluorescencia y  velocidad de la corriente, desde la superficie hasta los 4.000 metros de profundidad. Además, han recopilado de forma continua unos 250.000 registros de temperatura y salinidad de las aguas superficiales.

Radiactividad de Fukushima

Malaspina, toma de muestras en el Hesperides Otra de las tareas de los científicos ha sido la de recoger muestras para evaluar la posible presencia de radiactividad en el agua y en la atmósfera tras el accidente de la central nuclear japonesa de Fukushima. “Se han detectado radioisótopos en la costa oeste de EE UU y en Europa. Esos isótopos, de cesio, deben de estar entrando en el océano en cantidades pequeñas, muy lejos de los niveles que causarían riesgo para las personas. Las muestras recogidas por Malaspina aportarán claves para rellenar el vacío de datos al respecto”, destaca Duarte.

El equipo de Malaspina ha comprobado que en el Pacífico ecuatorial existe, a 4.000 metros de profundidad, “una importante abundancia y actividad biológica”. Asimismo, la producción de bacterias es diez veces más alta que en el resto del océano.

Esta zona del Pacífico emite altos niveles de dimetil sulfuro o DMS a la atmósfera, lo que podría explicar el origen del ciclo de lluvias en el Pacífico ya que este gas está relacionado con la formación de nubes. Asimismo, emite dióxido de carbono en concentraciones similares a las de las grandes ciudades. La razón se debe, según los investigadores, a que el plancton en el Pacífico Sur es una fuente neta de CO2. Una de las novedades de esta etapa es que a bordo ha viajado un ilustrador, el investigador del CSIC Miguel Alcaraz, que ha documentado a través de dibujos de acuarela la flora, las líneas de costa y los organismos marinos capturados por los científicos. El resultado son 65 detalladas láminas de microorganismos, larvas de peces, protozoos y copépodos (crustáceos de pequeño tamaño).

El Hespérides partió el 15 de diciembre de 2010 de la ciudad española de Cádiz y posteriormente realizó paradas en Río de Janeiro (Brasil) y Ciudad del Cabo (Sudáfrica). En marzo, el buque culminó en Perth la primera campaña oceanográfica española en el índico. Tras Sidney, Auckland y Honolulú (Hawai), llegará a Panamá y Cartagena de Indias (Colombia). El buque ya ha completado más de las dos terceras partes de su vuelta al mundo, que finalizará en Cartagena (España) a mediados de julio de este año.

puente del Hespérides

La expedición, un proyecto del programa Consolider-Ingenio 2010 financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación español, comprende 27 grupos de investigación del CSIC, el Instituto Español de Oceanografía, 16 universidades españolas, un museo, una fundación pública de investigación y la Armada Española. La financiación total, en la que también han colaborado el CSIC, la Armada Española y la Fundación BBVA así como universidades españolas, ronda los 6 millones de euros.

Además del Hespérides, otro buque, el Sarmiento de Gamboa, perteneciente al CSIC, forma parte de esta aventura oceanográfica. Ambos barcos acumularán cerca de nueve meses de navegación y 33.000 millas náuticas. El Sarmiento regresó a España el pasado 10 de abril procedente de Santo Domingo (República Dominicana), donde llegó tras haber explorado el Atlántico durante casi dos meses.

Enlaces: Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) | Expedición Malaspina 2010