updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Estudian el camuflaje de la sepia para obtener trajes invisibles

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

una sepia camuflada entre conchas y piedras

Utilizando metamateriales quieren crear capas de invisibilidad en el laboratorio

Roger Hanlon observa a sepia cambiar piel a cuadros Impresionantes vídeos e imágenes del camuflaje de las sepias

Las sepias,  y sus parientes los pulpos y calamares, son campeones del mundo de camuflaje. Pero se tiene sólo un conocimiento aproximado de cómo estos animales, conocidos colectivamente como cefalópodos, se disfrazan tan bien.

Las sepias son maestros en imitar su entorno, una habilidad que la Oficina de Investigación Naval de EE.UU. está dispuesta a analizar con ingeniería inversa (véase el vídeo de abajo).


Ahora están financiando a Roger Hanlon y su equipo en el Laboratorio de Biología Marina en Woods Hole, Massachusetts, para emular la manera en que se comporta su piel. Están utilizando metamateriales - dispositivos que hacen que la luz se doble de manera extraña y que se han utilizado para crear capas de invisibilidad en el laboratorio.


En 2008, el equipo de Hanlon descubrió que la piel de la sepia y otros cefalópodos contiene proteínas de detección de luz llamadas opsinas. Estas son las mismas proteínas que se encuentran en los ojos y se cree que ayudan a la piel su función como órgano distribuido de visión. Estructuras especiales llamadas cromatóforos de color se expanden y contraen luego para crear diferentes colores y patrones, mientras que los iridióforos crean parches de colores que se ven diferentes en función del ángulo de visión.

cromatóforos ede la Sepia latimanus
Cromatóforos y reflectores estructurales (iridoóforos y leucoforos) son responsables de los patrones complejos como se ve en esta imagen cercana de sepia (Sepia latimanus).

cromatóforos e iridióforos
Cromatóforos (grandes estructuras de color marrón, rojo y amarillo) y iridóforos (rosa iridiscente) en un pulpo  Loligo pealeii. Foto L. Mäthger

iridióforos en un pulpo
Los iridofóros de calamar son muy dependiente del ángulo. Esta imagen muestra las manchas del mismo iridóforo de arriba visto en ángulo de visión normal (rojo) y oblicuo (azul). Foto L. Mäthger


Más allá de documentar las variedades de camuflaje, el Dr. Hanlon también quiere entender cómo los animales los producen. En su laboratorio, estudia el sistema visual de gran alcance de la sepia. Los cefalópodos tienen ojos grandes, y gran parte de su cerebro se dedica a procesar la información visual. Ellos usan esta información para controlar sus disfraces a través de una densa red de nervios que van desde el cerebro hasta la piel.

Varias sepias gigantes de Australia (Sepia apama) vistas sin camuflaje:

sepia australiana gigante (Sepia apama)

sepia australiana gigante (Sepia apama) sin camuflaje

sepia australiana gigante (Sepia apama) sin camuflaje


Sepia de Australia (Sepia Apama) camuflada en la noche en una variedad de hábitats:

una sepia macho toma la apariencia de una hembra

sepia australiana en un camuflaje de noche

sepia australiana en un camuflaje de noche

sepia australiana en un camuflaje de noche en otro hábitat


Los animales utilizan una serie de estrategias para modificar las apariencias. Las capas de la piel puede hincharse y contraerse, cambiando los colores reflejados. Al mismo tiempo, la sepia también puede controlar millones de los órganos llenos de pigmento, haciendo que se aplastan como panqueques para añadir patrones en la piel.


Es la "piel inteligente", dijo el Dr. Hanlon. "Se trata de cableado".

Crédito para todas las imágenes: Roger Hanlon (The Marine Biological Laboratory)

NOTA: Algunas imágenes son de muy alta definición (hasta 17MB) por lo que ampliarlas llevará varios segundos.