updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Diminuto cangrejo ermitaño estrechamente emparentado con el cangrejo rojo gigante

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

cangrejo rojo rey de Alaska

Los majestuosos cangrejos rey han evolucionado de un ancestro del cangrejo ermitaño

cangrejo ermitaño de Alaska

A primera vista las formas del cuerpo del ermitaño y del cangrejo real parecen muy diferentes, pero...

Yo no soy un gran fan de los reality shows, pero veo a menudo los trailer de la serie "Pesca Mortal" de Discovery Channel cuando los actualizan en Youtube. El espectáculo narra las aventuras de los tripulantes de varios barcos de la flota de pesca de cangrejos de Alaska en su búsqueda de cangrejos rojos rey en el mar de Bering (en algunos sitios llamado cangrejo de las nieves). Lo que me fascina, y sospecho que a otros espectadores, es la experiencia vicaria de ver a los equipos de trabajo durante largos períodos en condiciones inimaginables.

Sé que este marinero de agua dulce no iba a durar una hora en un barco que se lanza a mares de 30 pies, por no hablar del transporte mientras que suben las trampas de cangrejos de 800 libras a una cubierta helada, con vientos de 60 millas por hora, durante 20 a 30 horas seguidas (ver vídeo e imágenes más abajo). Eso definitivamente no es para mí. Mi captura de cangrejos se limita a los emplumados cangrejos ermitaños del tamaño de canicas en la arena de alguna tranquila playa del Mediterráneo con un clima de 25 grados.

pesca mortal, Discovery channel



pesca mortal, Discovery channel subiendo trampa de cangrejos

Uno podría pensar que no hay comparación entre mi caminar por la playa y el peligroso negocio de la pesca del cangrejo de Alaska, porque los dos tipos de cangrejos implicados tienen muy poco en común.

Los diminutos cangrejos ermitaños normalmente contorsionan sus cuerpos en abandonadas conchas de caracol, mientras que los cangrejos rojos rey (Paralithodes camtschaticus) de cuatro a nueve libras, el mayor de las más de 100 especies de cangrejos rey, merodean libremente en el fondo del océano en busca de gusanos, almejas, mejillones, estrellas de mar y otras presas.

En cuanto a los "monstruos" de las profundidades, de manera segura que viendo una langosta al vapor en el plato, uno podría pensar que tales sabrosas bellezas estarían más estrechamente relacionadas con otros cangrejos en el menú, como los bogavantes, que con los cangrejos ermitaños, en gran parte no comestibles.

cangrejo rey rojo

Pero... piénsalo de nuevo

Las pruebas de ADN de cangrejos rey enlazan a las de cangrejos ermitaños más de cerca que a cualquier otro cangrejo. De hecho, ahora está muy claro que los majestuosos cangrejos rey han evolucionado de un ancestro del cangrejo ermitaño.

El vínculo genético entre los dos cangrejos se detectó por primera vez por el profesor Cliff Cunningham, ahora en la Universidad de Duke, y sus colegas, casi dos décadas atrás. En un nuevo artículo aparecido en la revista Systematic Biology, el profesor K.H. Chu y sus colegas de la Universidad China de Hong Kong, la Universidad Nacional Océanica de Taiwan y el Museo Australiano en Sydney, han encontrado que el vínculo genético muestra que los ancestros de cangrejo ermitaño también dieron lugar a unas especies llamadaS langostinos colorados (imagen de abajo), con forma de pequeña langosta, pero que no están directamente relacionados con ellas.

langostino colorado (squat lobster)

Las historias sorprendentes del cangrejo real y la evolución del langostino colorado a partir de ancestros del cangrejo ermitaño, son ejemplos de una lección frecuente en la era de la genealogía basada en el ADN - las apariencias engañan. Formas muy diferentes pueden evolucionar de un tipo determinado de antepasados y formas de apariencia similar pueden evolucionar de forma totalmente independiente de antepasados no relacionados.

A primera vista las formas del cuerpo del ermitaño y del cangrejo real parecen muy diferentes, pero cuando uno mira más de cerca algunos detalles de su anatomía y el comportamiento de algunas de las funciones, se puede ver que reflejan su relación y nos ayudan a imaginar cómo una pequeña concha retorcida - portándola un ermitaño - ha evolucionado hasta convertirse en rey.

Por ejemplo, los cangrejos ermitaños tienen un cuerpo trasero en espiral blando y asimétrico que les permite encajar en las conchas de sus casas móviles. En la evolución del cangrejo rey, este ha convertido su cuerpo trasero acortándolo y plegandólo en la parte delantera del cuerpo. Sin embargo, los rastros de esta asimetría se pueden ver en el cuerpo del cangrejo rey. Por otra parte, los cangrejos ermitaños asimétricos por lo general tienen una garra derecha más grande, al igual que los cangrejos rey.

cangrejo ermitaño

Podemos imaginarnos también mejor cómo un antepasado ermitaño portando su concha finalmente dio lugar a grandes cangrejos rey de vida libre (sin concha), considerando el estilo de vida del cangrejo del coco. Esta especie puede alcanzar hasta 9 kilos y es el más grande de los artrópodos terrestres con vivienda. De hecho, es un miembro de la superfamilia del cangrejo ermitaño. Si bien los cangrejos adultos son de vida libre y de cuerpo duro, los cangrejos de coco juveniles tiene un cuerpo trasero blando y viven dentro de conchas de caracol. Las dos etapas de la vida de esta especie demuestran que el cambio del ermitaño de concha al gran rey no sería tan complicado como puede ser que primero pareciese.

manati Otro ejemplo bien establecido de miradas engañosas en el reino animal implica a los damanes, elefantes y manatíes. Echando un vistazo a las formas modernas de estos mamíferos, difícilmente se podría sospechar que están muy estrechamente relacionados. El damán, con un peso de 8 a 10 libras, se asemeja a un conejillo de indias, vive entre grietas de las rocas en África y partes de Oriente Medio. No parece posible que podría ser pariente cercano del elefante africano de 10.000 kilos, o el manatí acuático.

Pero, de nuevo, la evidencia del ADN deja perfectamente claro que estas especies, que pertenecen a tres órdenes diferentes, pertenecen todas a un grupo más amplio conocido como el Paenungulata que surgió de un ancestro común que vivió en África hace aproximadamente 60 millones de años. Cada grupo - los damanes, los sirenios (manatíes y dugongos) y los elefantes, son parientes muy cercanos de los otros grupos que viven.

Esas estrechas relaciones se reflejan también en las características específicas de las anatomías de los animales y el comportamiento. Por ejemplo, si uno mira de cerca los testículos de los machos (no es que yo recomiende hacerlo, especialmente con los elefantes), no los iba a encontrar. Los testículos están dentro del abdomen de cada grupo. Los animales también comparten información común en la lengua, las patas y algunas características del esqueleto. Además, tienen períodos de gestación muy largos, el del damán es de siete u ocho meses, que es excepcional para un mamífero relativamente pequeño.

Si bien las relaciones evolutivas aquí son sorprendentes, no debería sorprender que el primer naturalista que apreció cómo, fue Charles Darwin. Un golpe de su genio en "El Origen de las Especies" iba a comenzar el libro con una discusión de los animales domésticos, con las palomas que había criado desde hace muchos años.

Darwin observó las grandes disparidades entre la paloma vaso de cara corta, bovedilla buchona, y otras razas. Sugirió que estas aves, las mostro a un ornitólogo, y él le dijo que eran aves silvestres, sin duda afirmó, siendo calificadas por él como especies bien definidas. Sin embargo, señaló Darwin, eran todas descendientes de la paloma de roca.

Esta observación, sentó las bases para las explicaciones de Darwin de las conexiones entre la gran diversidad de formas en el planeta - conexiones que nos siguen sorprendiendo 150 años más tarde con la manera en que los biólogos de ahora analizan el registro de ADN de la vida.

Enlace recomendado: "Deadliest Catch" de Discovery Channel

La historia anterior se reproduce (con adaptaciones personales) del original de SEAN B. CARROLL en The New York Times