updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

Estudian peces en México con una alimentación de "aliens"

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Poecilia mexicana

El Poecilia mexicana vive en el límite de la tolerancia biológica

Su principal alimento es carbono orgánico producido por bacterias oxidantes de azufre

¿Podría haber vida en otros planetas menos hospitalarios que el nuestro? Muchos han especulado con la posibilidad, pero un equipo de Texas A&M University y científicos de la Universidad del Estado de Oklahoma creen que es plausible cuando estudiaron un diminuto pez mexicano.

"Los peces que estudiamos son extremófilos, es decir, que se adaptan a la vida en el borde de la tolerancia biológica", dijo Katherine Roach, una estudiante graduada en el departamento de ciencias de la vida silvestre y pesquerías de la Texas A&M University.

Roach, junto con el profesor regente, Dr. Kirk Winemiller y su colaborador Michael Tobler, recientemente escribió un artículo sobre estos peces, que fue aceptado para su futura publicación en la revista Ecology. Su estudio se centra en los pequeños peces Poecilia mexicana que se encuentran en la Cueva de Villa Luz o Cueva del Azufre, ubicada en el estado de Tabasco, México.

El pequeño pez (alrededor de 2,5 pulgadas en la madurez), es casi ciego ya que nada en la oscuridad total y en un agua falta de oxígeno con concentraciones de sulfuro de hidrógeno tan tóxico que mataría a otras formas de vida, de acuerdo con Roach.

"Nuestra investigación muestra que el carbono orgánico producido por bacterias oxidantes de azufre en sulfuro de hidrógeno disuelto, un proceso llamado quimiautotrofía, es la principal fuente de alimento para los peces", dijo Roach. "Aunque se sabe que prosperan formas más simples de vida por la alimentación a través de este proceso, el nuestro es en realidad el primer estudio que documenta un pez, un verdadero vertebrado, que recibe directamente su sustento a través de las bacterias que realizan la quimiautotrofía.

Cueva de Villa Luz o del azufre, Tabasco - México

"Su ecosistema de la cueva es básicamente autosuficiente sin mucho aporte de las plantas en la superficie. Como resultado, nuestra investigación tiene implicaciones para el descubrimiento de vida fuera de la tierra. Si estos vertebrados complejos pueden prosperar en las bacterias de azufre, ¿por qué no podrían existir en otras lunas y planetas organismos similares derivados de los más evolutivos y apoyados en las bacterias quimioautotróficas, como Europa, una de las lunas de Júpiter? Puede que no sea del todo imposible".

Roach explicó que la mayoría de los ecosistemas de la tierra tienen cadenas alimentarias sustentadas en el carbono orgánico producido a partir de la fijación del dióxido de carbono en la atmósfera por las plantas que utilizan la luz solar. Estas, a su vez, liberan el oxígeno respirable en la atmósfera.

Roach dijo que en otro estudio hace unos años en la cueva de Movile en Rumanía se analizó una población de macroinvertebrados que han estado aislados en la cueva durante unos 5,5 millones de años, que también se alimentan de bacterias quimioautotróficas. Ella dijo que el estudio genera suficiente interés público para justificar su propia página de Wikipedia //en.wikipedia.org/wiki/Movile_Cave y señaló que el autor E.O. Wilson destaca este estudio de caso en su libro El futuro de la vida.

"Lo que hace que nuestro estudio tan emocionante es que en realidad nosotros somos los primeros en documentar un pez, un vertebrado relativamente grande y complejo, que es capaz de prosperar teniendo como sustento bacterias de sulfuro de hidrógeno que realizan un proceso quimioautotrófico", dijo Roach.

Una vez que su estudio sea publicado en unos dos meses, Roach dijo que su trabajo se puede encontrar en //www.wfsc.tamu.edu/winemiller/lab/Roach_publications.htm

Crédito imágenes: Michi Tobler, Texas A&M University | Stephen Alvarez