updated 1:55 AM CET, Dec 5, 2016

Los gusanos pueden tener la clave para vivir en Marte

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

astronauta en Marte

En el espacio los gusanos se desarrollan desde el huevo hasta la edad adulta

La supervivencia final de la humanidad podría depender de la colonización humana de otros planetas

Científicos británicos creen que gusanos microscópicos pueden ser la clave para ayudar a los seres humanos a colonizar otros planetas como Marte, dando pistas sobre cómo desenvolverse a la largo plazo en el espacio.

Caenorhabditis elegans

Un equipo de científicos dirigido por Nathaniel Szewczyk de la Universidad de Notthingham envió 4.000 gusanos, conocidos como Caenorhabditis elegans, o C. elegans, al espacio a bordo del transbordador espacial Discovery y estudió su progreso.

hábitat humano en MarteMuchos expertos, incluyendo el astrofísico Stephen Hawking, piensan que la supervivencia final de la humanidad podría depender de la colonización humana de otros planetas.

"Si bien esto suena a ciencia ficción, es un hecho que si la humanidad quiere evitar el orden natural de extinción entonces tenemos que encontrar formas de vivir en otros planetas", dice Szewczyk.

Pero hay algunos problemas muy importantes asociados con el espacio vital a largo plazo - incluyendo altos niveles de exposición a la radiación y la pérdida rápida de la resistencia ósea.

En un estudio publicado en la revista Interface de la Royal Society, el equipo de Szewczyk encontró que en el espacio, los gusanos se desarrollan desde el huevo hasta la edad adulta y producen descendencia tal como lo hacen en la Tierra.

Esto los convierte en una forma experimental ideal y rentable para estudiar los posibles efectos de la exploración espacial a largo plazo y de larga distancia en los seres humanos, escriben.

Los investigadores fueron capaces de controlar con éxito el efecto de la baja órbita terrestre (LEO, por sus singlas en inglés) de 12 generaciones de C. elegans durante los primeros tres meses de un viaje de seis meses en la Estación Espacial Internacional.

anatomía del Caenorhabditis elegans

"Aunque parezca sorprendente, muchos de los cambios biológicos que ocurren durante los vuelos espaciales a los astronautas afectan a los gusanos de la misma manera", dice Szewczyk.

"Hemos sido capaces de demostrar que los gusanos pueden crecer y reproducirse en el espacio durante el tiempo suficiente para llegar a otro planeta y que podemos controlar su salud a distancia".

Al igual que los seres humanos

gusano C. elegansEl C. elegans fue el primer organismo multicelular del que fue completamente mapeada su estructura genética, y muchos de sus 20.000 genes tienen las mismas funciones que los de los humanos, explicó el equipo de Szewczyk en su estudio.

Alrededor de dos mil de estos genes juegan un papel en la promoción de la función muscular y de un 50 a un 60 por ciento de estos tienen evidentes contrapartes humanas, dijeron.

El gusano C. elegans ha sido utilizado por los científicos para ayudar a mejorar la comprensión de la biología humana, por lo que ahora Szewczyk cree que podría ayudar a los científicos a investigar vida en Marte.

El equipo de Szewczyk ha trabajado con expertos en las Universidades de Pittsburgh y Colorado en los Estados Unidos y la Universidad Simon Fraser de Canadá, para desarrollar un sistema de cultivo compacto y automático del C. elegans que puede ser controlado a distancia para ver los efectos de las toxinas ambientales y la radiación durante el vuelo.

"Los gusanos nos permiten detectar cambios en el crecimiento, desarrollo, reproducción y comportamiento en respuesta a condiciones ambientales tales como toxinas o en respuesta a las misiones en el espacio profundo", dice Szewczyk.

Phoenix Mars-2

"Dado el alto índice de fracaso de las misiones a Marte, el uso de gusanos nos permite probar de forma segura y relativamente barata los sistemas de la nave antes de las misiones tripuladas".

Artículo científico: Remote automated multi-generational growth and observation of an animal in low Earth orbit

Enlace: Notthingham University