updated 6:53 AM CEST, Sep 22, 2016

Cangrejo ermitaño 'okupa' las conchas más grandes de sus vecinos

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 
Cangrejo ermitaño (Coenobita compressus)

Los cangrejos ermitaños terrestres remodelan sus 'casas' para hacerlas más confortables

Los animales sociales suelen congregarse para protegerse, aparearse o para capturar presas más grandes, pero un biólogo de la Universidad de California, Berkeley, ha encontrado que el cangrejo ermitaño terrestre tiene una agenda social más egoísta: saca a otro cangrejo fuera de su concha y se muda a una casa más grande.

Todos los cangrejos ermitaños se apropian de caracolas abandonadas para sus casas, pero la docena de especies de cangrejos ermitaños terrestres - unos populares animales de terrario - son los únicos que ahuecan y remodelan sus conchas, a veces doblando el volumen interno. Esto les proporciona más espacio para crecer, más espacio para los huevos - a veces más de mil huevos - y un hogar más ligero que cargar con ellos cuando se alimentan.

Pero en tierra son raras las conchas vacías de caracoles, por lo que la mejor esperanza de mudarse a un nuevo hogar es robar a otros sus conchas remodeladas, dijo Mark Laidre, un UC Berkeley Miller Post-Doctoral Fellow, quien informó de este inusual comportamiento en el número de este mes de la revista Current Biology.

reunión libre para todos de Coenobita compressusCuando se congregan tres o más cangrejos ermitaños terrestres, no tardan en atraer a decenas de individuos deseosos de "comerciar". Por lo general forman una "línea de conga" (como el famoso baile), desde el más pequeño hasta el más grande, cada uno siguiendo al cangrejo delante suyo y, cada vez que un desgraciado cangrejo sale de su concha, al mismo tiempo otro se mueve a esa concha más grande.

"El que sale fuera de su concha a menudo se queda con la concha más pequeña, que en realidad no puede protegerle", dijo Laidre, que está en el Departamento de Biología Integrativa. "Entonces es susceptible de ser comido. Para los cangrejos ermitaños, es realmente su socialidad la que impulsa la depredación".

Laidre dice que el inusual comportamiento de los cangrejos es un raro ejemplo de cómo aprovecha la evolución un nicho especializado - en este caso, la tierra frente al mar - y que dio lugar a un subproducto inesperado: la socialización en un animal típicamente solitario.

"No importa exactamente cómo modifiquen sus conchas los inquilinos ermitaños, ejemplifican una importante, aunque obvia, verdad evolutiva: los seres vivos han estado alterando y remodelando su entorno a lo largo de la historia de la vida", escribió el biólogo evolutivo Geerat J. Vermeij, de la UC Davis, en un comentario en la misma revista. Durante décadas, Vermeij ha estudiado cómo afecta el comportamiento de los animales a su propia evolución - lo que los biólogos conocen con el término "construcción de nicho" - en contraposición a la bien conocida idea darwiniana que el medio ambiente afecta a la evolución por selección natural.

"Los organismos no son sólo peones pasivos sometidos a los caprichos selectivos de enemigos y aliados, sino participantes activos en la creación y modificación de su entorno, así como sus condiciones externas de vida", concluyó Vermeij.

concha reciente y concha remodelada por un cangrejo ermitaño        concha reciente y concha remodelada por un cangrejo ermitaño

Laidre realizó sus estudios en la costa del Pacífico de Costa Rica, donde a lo largo de playas tropicales se puede encontrar por millones el cangrejo ermitaño Coenobita compressus. Ató cangrejos individuales, el más grande de unos tres centímetros de largo, a un poste e hizo el seguimiento a la reunión free-for-all (libre para todos), que normalmente se forma dentro de los 10-15 minutos.

La mayoría de las especies de cangrejo ermitaño, de las más o menos 800, viven en el océano donde son comunes las conchas vacías de caracoles debido a la prevalencia de depredadores como los cangrejos trituradores de conchas con unas pinzas tipo tenazas, el pez globo y los estomatópodos come caracoles, que tienen el más rápido golpe destructivo de cualquier depredador.

En tierra, sin embargo, las conchas disponibles sólo provienen de caracoles marinos arrojadas a tierra por las olas. Su rareza, y el hecho de que pocos depredadores terrestres puedan romper estas conchas que ocupa el cangrejo ermitaño, puede haber llevado a los cangrejos a la remodelación de las conchas para hacerlas más ligeras y más espaciosas, dijo Laidre.

La importancia de las conchas remodeladas se hizo evidente después de un experimento en el que sacó a los cangrejos de sus hogares y en su lugar les ofreció conchas de caracol recientemente desocupadas. Ninguno sobrevivió. Al parecer, dijo, sólo los cangrejos ermitaños más pequeños aprovecharon las nuevas conchas, ya que sólo los pequeños cangrejos ermitaños pueden caber dentro de las conchas sin remodelar. Incluso si un cangrejo puede caber dentro de la concha, aún debe dedicar tiempo y energía para ahuecarla, y esto es algo que los cangrejos ermitaños de todos los tamaños, si es posible, preferirían evitar.

El trabajo fue financiado por el UC Berkeley's Miller Institute.

Artículo científico: Niche construction drives social dependence in hermit crabs

Enlace: University of California - Berkeley