updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Los hocicos de los cocodrilos son más sensibles que los dedos humanos

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 
sensibilidad en el hocico y mandíbula de los cocodrilos

"Raras" protuberancias en los caimanes y cocodrilos son casi infinitamente delicadas

Pueden ser letales, acorazados y, literalmente, blindados hasta los dientes, pero cocodrilos y caimanes resulta que son tipos sensibles. Sus hocicos, de hecho, son aún más sensibles al tacto que la punta de los dedos humanos, según un estudio reciente.

Parte de los caimanes de la orden de reptiles cocodrilia, han desarrollado en la cabeza unos 4.000 pequeños puntos negros, o cúpulas, sobre todo a lo largo de sus mandíbulas, dentro de sus bocas y entre los dientes. Los cocodrilos tienen una configuración similar, además de una dispersión sobre el resto de su cuerpo, llevando el total hasta unos 9.000.

Los científicos han sabido de estos bultos, llamados órganos de los sentidos tegumentarios o ISOs, durante más de un siglo. Pero durante mucho tiempo su objetivo era un misterio.

Tal vez, algunos biólogos sugirieron, las cúpulas tienen un propósito de impermeabilización. O tal vez detectar débiles campos eléctricos emitidos por la presa, o la sal para alertar a los cocodrilos de agua no potable.

En 2002 un estudio sobre cocodrilos pareció que descubrió el misterio. Los bultos de los cocodrilos, reveló, podría detectar ondas de incluso una sola gota de agua y por lo tanto incluso los movimientos muy débiles de las presas.

Hasta ahora, sin embargo, a los científicos les continuaron intrigando un par de preguntas importantes: ¿Cómo funcionan las cúpulas y cuán sensible son?

Sintiendo hasta lo más mínimo

Duncan Leitch y Ken CataniaEl estudiante Duncan Leitch de la Universidad de Vanderbilt se encargó de resolver los misterios. Los resultados de su investigación sobre cocodrilos aparecieron ayer en un informe en Journal of Experimental Biology escrito en colaboración con su asesor, el biólogo Ken Catania.

Después de tomar un curso de manejo de cocodrilos (consejo profesional: no meterse con un cocodrilo rebelde, y sobre todo no tocarle en la nariz debido a los puntos sensibles), Leitch compró pequeños caimanes y cocodrilos de los refugios de criadores comerciales.

Examinando las cúpulas de 18 caimanes americanos (Alligator mississippiensis) y 4 cocodrilos del Nilo (Crocodylus niloticus), encontraron que las manchas contenían receptores del tacto sintonizados específicamente a la presión y las vibraciones, además de una gran cantidad de terminaciones nerviosas primas.

Las cúpulas no respondieron a la sal o la electricidad, pero si respondieron al toque de filamentos de von Frey - pelos, unos cables normalizados que se utilizan para medir los niveles de sensibilidad. De hecho, algunas de las cúpulas resultaron ser tan sensible que pudieron detectar presiones demasiado pequeñas para ser medidas a través de los filamentos.

red de nervios en la cara de un cocodrilo

"Mi profesor y yo no creíamos en un principio que podrían ser tan reactivas", dijo Leitch. "Nos tapamos los ojos y con los filamentos nos hicimos unos a otros cosquillas en nuestras manos, y ninguno de nosotros ni siquiera podía sentirlos".

Más tarde, utilizando cadáveres de cocodrilo, los investigadores tiñeron los nervios de las cúpulas con colorante y analizaron de nuevo el cerebro. Resultaron estar conectadas en un sistema derivado del nervio trigémino, asociada con morder, masticar y tragar. Vaya usted a saber.

¿Por qué tan sensibles?

El nuevo estudio sobre la sensibilidad de los cocodrilos "es muy valioso", dijo Kent Vliet, co-presidente de la Association of Zoos & Aquariums' Crocodilian Advisory Group.

"Esto fue exactamente lo que yo esperaba que alguien iba a hacer con los ISOs, en términos de realmente mirar la distribución y la electrofisiología, porque eso es realmente la manera de responder a estas preguntas sobre la función de un órgano sensorial pequeño como este".

Pero ¿por qué caimanes y cocodrilos necesitan tanta hipersensibilidad en la piel? Leitch tiene sus sospechas.

Es cierto que los animales usan la boca para sentir y apoderarse de los alimentos (grabó cocodrilos haciendo exactamente eso).

Y los cocodrilos madre también usan la boca para ayudar a sus crías a salir fuera de sus cáscaras y para mantener la descendencia entre sus mandíbulas para su protección. "Eso sin duda requeriría una gran sensibilidad", dijo.

cúpulas sensoriales en la piel de un cocodrilo (puntos más oscuros)

Los estudios futuros, espera Leitch, trazarán un mapa de cómo son representadas las sensaciones de las cúpulas en los cerebros de los reptiles, y tal vez descubrirán por qué los cocodrilos tienen esos bultos en todo el cuerpo, mientras que los caimanes sólo tienen cúpulas los hocicos.

Artículo científico: Structure, innervation and response properties of integumentary sensory organs in crocodilians

Enlace: Vanderbilt University