updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Primer vídeo revelando la extraña alimentación de un calamar

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 
calamar Grimalditeuthis bonplandi

El Grimalditeuthis bonplandi utiliza sus tentáculos como cañas de pescar para atraer a sus presas

Di lo que quieras acerca de los calamares - demasiados brazos, la cabeza puntiaguda -, pero cuando se trata de matar cosas ciertamente no les falta creatividad.

El calamar de arrecife del Caribe (Sepioteuthis Sepioidea) ondea sus tentáculos de lado a lado antes de atacar a su presa, por lo que los investigadores han sugerido que es una especie de técnica hipnotizadora o para atraer, y se cree que el calamar rechoncho (Rossia pacifica) de los océanos del Pacífico y del Atlántico Norte entierra su pequeño cuerpo en la arena a excepción de uno de los tentáculos, que se retuerce de forma intermitente para atraer a sus presas. El calamar de alta mar del Océano Pacífico (Chiroteuthis calyx) parece utilizar para atraer a sus presas órganos emisores de luz llamados fotóforos en las puntas de sus tentáculos, como hace el Octopoteuthis deletron, que añade a la ecuación un vigoroso brazo retorciéndose (esta especie también se desprende de sus propios tentáculos para distraer a los depredadores, así que también tienen algunas ideas sobre cómo defenderse).

Y ahora, la especie de calamar de las profundidades Grimalditeuthis bonplandi ha sido filmada por primera vez por los investigadores del Monterey Bay Aquarium Research Institute (MBARI) en California, revelando un nuevo comportamiento con los tentáculos que no se ha visto en ningún otro calamar.

Delgado, de movimiento lento y gelatinoso, el G. bonplandi se encuentra en todo el mundo en los océanos tropicales y templados a profundidades de alrededor de 900 a 1000 metros. Como todos los calamares, tiene dos largos y delgados tentáculos y ocho brazos, con la diferencia de que los brazos tienen ventosas recorriendo la mayor parte de su longitud, mientras que por lo general los tentáculos sólo tienen ventosas cerca de sus extremos en forma de palillo de tambor. Salvo en el caso del G. bonplandi, no existen ventosas rechonchas en los tentáculos. Además no tienen ganchos, almohadillas adhesivas o fotóforos. Esto hace que la especie sea completamente única entre sus congéneres, y su falta de aparatos para atraer y capturar ha desconcertado a los científicos hasta ahora. Entonces ¿cómo atrapa Batman a los criminales sin su cinturón de herramientas?

calamar Grimalditeuthis bonplandi, ilustración

Publicado hoy en Proceedings of the Royal Society B por un equipo dirigido por Henk-Jan Hoving (famoso por la alimentación del calamar vampiro y la promiscuidad de los calamares) pudo observar siete calamares G. bonplandi en su medio natural gracias al material recogido por los submarinos especiales, robots (ROVs). Uno se observó en 2005 a una profundidad de 1.000 metros en el cañón submarino de Monterrey cerca del centro de California, mientras que otros seis fueron vistos en el Golfo de México en 2010. Ese mismo año el equipo también se las arregló para encontrar la segunda muestra conocida de G. bonplandi con un tentáculo intacto - una hembra joven con un manto de 140 mm de longitud.

Examinando la muestra física, el equipo confirmó que la especie no sólo carece en el tentáculo de características para atraer y agarrar sus presas, sino que también carece en sus tentáculos de musculatura para extenderlos y retraerlos rápidamente. Lo que es raro, porque esto juega un papel importante en la captura de la presa en la mayoría de especies de calamar que se han observado hasta el momento.

extremo del tentáculo del calamar Grimalditeuthis bonplandiPero lo que G. bonplandi puede hacer - y lo que cada individuo puede hacer en las imágenes de los ROV - es ondear tanto los tentáculos como las puntas de los tentáculos asemejándose a los movimientos de natación de los pequeños animales presa, como gusanos, peces y camarones. El equipo pensó que esto era clave para el método de caza único del G. de bonplandi: "Nuestra hipótesis es que el G. bonplandi explota esta semejanza con las puntas de los tentáculos para atraer presas potenciales hacia el calamar. Permanece sujeto a la especulación cómo la presa es posteriormente absorbida por los brazos y manejada por las ventosas", señalan.

La técnica de imitar una especie no amenazante o sabrosa para atraer a la presa se conoce como mimetismo agresivo, y se ha visto en otras criaturas de aguas profundas como el rape, pez víbora y pez dragón. Pero todos estos peces tienen apéndices que pueden brillar con bioluminiscencia y el G. bonplandi no, por lo que este calamar tiene que ser un poco más creativo con su técnica de mimetismo agresivo.

El equipo sugiere que el comportamiento del G. bonplandi agitando los tentáculos podría ayudar a atraer a su presa en un número de maneras. En primer lugar, sugieren que agitando sus tentáculos en torno a las puntas, el G. bonplandi podría instigar un destello de bioluminiscencia de otros organismos en el agua circundante para atraer a su presa a sus proximidades. En segundo lugar, los movimientos de la punta crean vibraciones de baja frecuencia que pueden ser detectadas por ciertos crustáceos, peces y cefalópodos que se ajustan a tales señales, así como una araña atrae a su alcance a un insecto haciendo vibraciones en su tela. Y, por último, los movimientos de los tentáculos crean una estela, como la estela que un animal deja tras de sí cuando nada en el agua, lo que podría causar que la presa se moviese hacia él calamar pensando que ha sido producida por sus propias presas objeto o una potencial pareja.

Sigue siendo incierto cómo agarra la presa exactamente el G. bonplandi una vez que la ha atraído con sus tentáculos, pero los científicos esperan que uno de los ROVs lo graben en breve tiempo.

Aquí está el video:

Artículo científico: First in situ observations of the deep-sea squid Grimalditeuthis bonplandi reveal unique use of tentacles