updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Explosiones de "moco marino" alimenta a criaturas de aguas profundas

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

moco marino en el Golfo de México

El calentamiento global puede estar influyendo en el ritmo de las explosiones de moco marino

Es una fiesta de proporciones épicas. Tormentas de "moco marino" - una mezcla de plancton muerto y criaturas marinas gelatinosas, y sus excrementos - derivan al fondo del océano, donde los organismos de aguas profundas engullen la comida inesperadamente súbita.

Pero estas "ventiscas mocosas" no son sólo una ventaja ocasional a la vida en el fondo, una nueva investigación oceánica muestra que dependen de ella para sobrevivir.

Los científicos descubrieron que no mucho después de que las floraciones de mocos de mar cayeran hacia el fondo marino, se aceleró la actividad de estas criaturas de aguas profundas.

El calentamiento global y la acidificación de los océanos, sin embargo, pueden estar aumentando la frecuencia de estas floraciones de mocos marinos, lo que podría tener efectos imprevistos en la vida marina mediante la alteración de cómo se mueven los nutrientes alrededor de los océanos.

"En los 24 años de este estudio, los últimos 2 años han sido por el momento los de mayores cantidades de este detritus", dijo la líder del estudio Christine Huffard, una bióloga marina del Monterey Bay Aquarium Research Institute (MBARI), en California.

Banquetes marinos

Huffard y sus colegas estaban interesados en aprender como utiliza la vida marina en alta mar el carbono y otros elementos, por lo que se dirigieron a la estación M, que se encuentra a 145 millas (220 kilómetros) al oeste de la costa de California, entre Santa Bárbara y Monterrey.

moco marinoA pesar de que suena más como un escondite secreto de la CIA que un área de investigación del océano, la estación M ha estado dando durante dos décadas datos a los científicos sobre la productividad del océano.

El océano es más productivo en la superficie, donde las algas y el fitoplancton utilizan la energía del sol para la fotosíntesis, creando una gran parte del oxígeno de nuestra atmósfera. Otros animales viscosos, como salpas marinas - en forma de tonel como las medusas - se alimentan del fitoplancton.

Con alguna regularidad, grandes floraciones de fitoplancton cubren enormes áreas de la superficie del océano, lo que a su vez aumenta las poblaciones de salpas marinas que se atiborran del gigante banquete marino.

Eventualmente, sin embargo, todas las cosas buenas llegan a su fin. El fitoplancton finalmente muere, y también lo hacen las hordas de salpas marinas.

"Todo lo que una vez estaba viviendo, respirando o se había comido en la superficie, hace su camino hacia el fondo del océano", dijo Huffard. "Las salpas marinas se hunden bastante rápidamente, porque son muy densas, pero incluso las partículas fecales de zooplancton caen al fondo del mar".

Seguimiento del oxígeno

Todo este banquete, y la digestión que sigue, requiere grandes cantidades de oxígeno. Por lo tanto, usando un robot especial de altura, Huffard y sus colegas midieron el oxígeno utilizado para determinar el nivel de actividad de la vida en alta mar.

Sus datos revelaron pequeños aumentos estacionales en la actividad de los organismos de aguas profundas después de la primavera y el otoño, durante las floraciones de fitoplancton.

Huffard señala que el uso de los niveles de oxígeno para medir la productividad en alta mar tiene sus limitaciones.

Tal vez la más grande sea que el método no puede decir si ha aumentado el número de organismos de aguas profundas, o si son simplemente más activos y por lo tanto producen más oxígeno.

Las misteriosas floraciones

El calentamiento global también puede estar influyendo en el ritmo de las explosiones de mocos mar. Por ejemplo, los océanos más cálidos pueden estimular el crecimiento de más fitoplancton. Los científicos observaron los mayores picos de productividad en aguas profundas en 2011 y 2012, que se correspondían con masivas floraciones de fitoplancton.

En marzo de 2012, menos de un uno por ciento del fondo marino debajo de la estación M estaba cubierto de salpas marinas muertas. Para el 1 de julio, estaba cubierto más de 98 por ciento de organismos descompuestos, según el estudio, publicado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences: "Deep ocean communities impacted by changing climate over 24 y in the abyssal northeast Pacific Ocean".

Sin embargo, el mayor aumento de la actividad de la vida en alta mar en 2011 y 2012 no se limitaba a la estación M: Otras estaciones de investigación oceanográfica informaron de datos similares.

Aunque el cambio climático es una de los principales candidatos para explicar los importantes aumentos en 2011 y 2012, Huffard dice que estos picos pueden ser parte de una tendencia de más largo plazo que todavía no han observado los científicos.

Ella espera continuar con la recopilación de datos de la estación M para tratar de averiguarlo (arriba un vídeo del fondo de la estación).