updated 10:44 PM CEST, Sep 29, 2016

La isla del miedo

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

víbora punta de lanza dorada

Aterradora isla brasileña tiene la mayor población de serpientes venenosas

Isla de Queimada Grande es el único hogar de una de las serpientes más mortales del mundo

Desde las Cataratas del Iguazú al Parque Nacional de los Lençóis Maranhenses, hay en Brasil algunos lugares de una belleza impresionante. Isla de la Quemada Grande, también conocida como Isla de las Cobras (en portugués: Ilha da Queimada Grande; Ilha das Cobras), situada a unos 90 kilómetros de la costa de São Paulo, parece - a primera vista - otro de esos hermosos lugares.

Casi todos los brasileños saben sobre la isla, pero a la mayoría nunca se le ocurriría ir allí. Está infestada por entre 2.000 y 4.000 víboras conocidas como jararaca ilhoa o punta de lanza dorada (Golden Lancehead) - también llamadas serpiente de la Isla Quemada (Bothrops insularis) - una de las serpientes más mortíferas del mundo.

Ilha da Queimada Grande

El veneno de estas víboras puede matar a una persona en menos de una hora, y numerosas leyendas locales hablan de los horribles destinos que esperaban a los que deambulaban en las costas de la "Isla de las Cobras". El rumor es que un desafortunado pescador llegó a la isla en busca de plátanos, sólo para ser descubierto días más tarde muerto en su barco en un charco de sangre, con mordeduras de serpientes en su cuerpo.

Desde 1909 hasta la década de 1920 algunas personas vivieron en la isla con el fin de construir un faro. Pero de acuerdo a otra historia local el último guardián del faro, junto con toda su familia, murió cuando un grupo de serpientes se deslizó en su casa a través de las ventanas.

Aunque algunos afirman que las serpientes fueron puestas en la isla por piratas con la esperanza de proteger su oro, en realidad, la densa población de serpientes de la isla evolucionó durante miles de años sin la intervención humana. Alrededor de hace 11.000 años subieron los niveles del mar lo suficiente para aislar la Ilha da Queimada Grande de la parte continental de Brasil, haciendo que las especies de serpientes que vivían en la isla - se cree más probable que fueran serpientes yarará - evolucionaran en un camino diferente al de sus hermanas continentales.

Bothrops insularisLas serpientes que terminaron varadas en Ilha da Queimada Grande no tenía depredadores a nivel del suelo, lo que las permitió que se reprodujesen rápidamente. Su único reto: ellas tampoco tenían presas a nivel del suelo. Para encontrar comida las serpientes se deslizaron hacia arriba, aprovechándose de las aves migratorias que visitaban la isla durante largos vuelos de temporada. A menudo, las serpientes acechan su presa, muerden y esperan a que el veneno haga su trabajo y van siguiendo a la presa. Pero las víboras punta de lanza dorada no podían realizar un seguimiento de las aves que picaban. En su lugar, evolucionaron a un increíble potente y eficaz veneno de tres a cinco veces más fuerte con que cualquier serpiente en el mundo es capaz matar a sus presas (y derretir la carne humana) casi al instante.

Debido al peligro, el gobierno brasileño controla estrictamente las visitas a Ilha da Queimada Grande. Sin embargo, incluso sin una prohibición del gobierno, Ilha da Queimada Grande no sería probablemente un destino turístico de primer orden: en la isla existen serpientes en una concentración tan alta que algunas estimaciones afirman que en algunos puntos hay una serpiente por cada metro cuadrado. Una mordedura de una punta de lanza dorada da una oportunidad del siete por ciento de sobrevivir, e incluso con el tratamiento, las víctimas todavía tienen una oportunidad del tres por ciento de morir. El veneno de la serpiente puede causar insuficiencia renal, necrosis de tejido muscular, hemorragia cerebral y hemorragia intestinal.

El gobierno brasileño exige que esté presente un médico en cualquiera de las visitas legalmente permitidas, en caso de un desafortunado encuentro con la población nativa de la isla. La marina brasileña sí hace en la isla una parada anual para el mantenimiento del faro, que se ha automatizado desde 1920. La isla es también un importante laboratorio para biólogos e investigadores, a quienes se concede un permiso especial para visitar la isla con el fin de estudiar a las víboras punta de lanza dorada.

El noventa por ciento de las mordeduras de serpientes en Brasil provienen de serpientes cabeza de lanza, una prima cercana de la punta de lanza dorada (ambas son miembros del género Bothrops). Los biólogos esperan que con una mejor comprensión de la punta de lanza dorada y su evolución puedan entender mejor el género Bothrops en su conjunto y la manera más eficaz para el tratamiento de los numerosos accidentes de serpientes que se producen en todo Brasil.

Algunos científicos también creen que el veneno de serpiente puede ser una herramienta útil en la industria farmacéutica. En  una entrevista con Vice, Marcelo Duarte, un científico del Instituto Butantan de Brasil, que estudia reptiles venenosos para fines farmacéuticos, describió el potencial médico de la punta de lanza dorada. "Sólo estamos arañando este universo de posibilidades de los venenos", dijo, explicando que el veneno de la punta de lanza dorada ya ha mostrado ser prometedor para ayudar con las enfermedades del corazón, la circulación y los coágulos de sangre. El veneno de serpiente de otras especies también ha mostrado potencial como un fármaco anti-cáncer.

Debido a la demanda del mercado negro por los científicos y coleccionistas de animales, los traficantes de fauna silvestre, conocidos como biopiratas, también se ha sabido que visitan Ilha da Queimada Grande. Atrapan a las serpientes y las venden a través de canales ilegales - una solo punta de lanza dorada puede venderse entre de $10.000 y $30.000.

La degradación del hábitat (debido a la eliminación de la vegetación por la Marina brasileña) y las enfermedades, también han dañado la población de la isla, que se ha reducido en casi un 50 por ciento en los últimos 15 años, según algunas estimaciones.

La serpiente está clasificada como en peligro crítico en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. Esto podría hacer a la Isla de las Cobras algo menos aterradora para los seres humanos, pero no sería un gran negocio para las serpientes.

Actualización: Ivan Parlorio (Marketing PR en VICE) nos avisa desde Facebook de este extraordinario documental con subtítulos en español que aparece a continuación realizado por la conocida revista online de noticias y reportajes: