updated 3:47 PM CET, Dec 7, 2016

¿Plancton marino en la Estación Espacial Internacional?

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Estación Espacial Internacional

Aunque un funcionario ruso dice que es así, la NASA no lo ha confirmado

Un funcionario ruso afirma que las muestras recogidas por los cosmonautas contienen evidencia de plancton marino en la parte exterior de la Estación Espacial Internacional, según están informando agencias de noticias.

Los cosmonautas de la estación orbital han descubierto supuestamente trazas de plancton marino y otros organismos microscópicos que viven en el exterior de la estación, expuestos al vacío del espacio, de acuerdo con las declaraciones de un funcionario de la estación espacial citando a Vladimir Soloviev.

Sin embargo, la NASA no ha confirmado los informes. "En lo que a nosotros respecta, no hemos escuchado los informes oficiales de nuestros colegas en Roscosmos de que han encontrado el plancton marino", dijo el portavoz de la NASA Dan Huot. Roscosmos es la Agencia Espacial Federal de Rusia.

Las declaraciones no confirmadas - reportadas por ITAR-TASS - son el resultado de un estudio a largo plazo realizado por los rusos en la estación utilizando equipo especializado, según la agencia de noticias.

Aunque esta semana los cosmonautas hicieron una salida al exterior de la estación espacial y revisaron una ventana en uno de los módulos, no estaban necesariamente en busca de rastros de microbios, según la NASA.

"No estoy seguro de donde está viniendo toda la información sobre el plancton marino", dijo Huot. "Los rusos tomaron muestras de una de las ventanas en el módulo ruso, y lo que en realidad estaban buscando eran residuos que pueden acumularse en los elementos visualmente sensibles, como las ventanas, así como en el mismo casco de la nave que se acumulan cada vez que se enciende alguno los propulsores. Eso es de lo que estaban tomando muestras. No sé donde está llegando toda la charla sobre el plancton marino".

Es posible que el plancton, de confirmarse, podría ser un contaminante lanzado al espacio con el módulo ruso de la estación espacial, dijo el científico de la NASA Lynn Rothschild.

Estudios previos han encontrado que los microorganismos pueden sobrevivir en el espacio exterior.

Por ejemplo, los tardígrados - un invertebrado microscópico que se encuentra en todo el mundo - pueden deshidratarse y caer en una hibernación que les permite sobrevivir en el espacio, dijo Rothschild. Los tardígrados (también llamados "osos de agua") forman parte de un grupo clasificado como "extremófilos" - organismos que pueden sobrevivir incluso en los entornos más hostiles.

"Tenga en cuenta que hay una larga historia de las misiones europeas y de Estados Unidos que demuestran que los microbios podrían sobrevivir en la órbita baja de la Tierra durante largos períodos de tiempo", dijo Rothschild.

Los investigadores también han descubierto microbios en la atmósfera superior de la Tierra. En 2013, los científicos informaron que encontraron un gran número de diversos tipos de microorganismos en el ambiente de 5 a 10 millas (8 a 16 kilómetros) sobre la superficie del planeta.

Se ha encontrado incluso vida bacteriana a 24,8 millas (40 kilómetros) de la atmósfera, de acuerdo a una entrevista de 2013 con Tina Santl Temkiv, química ambiental en la Universidad de Aarhus en Dinamarca.

Funcionarios de la NASA mantienen un ojo en las bacterias que crecen dentro de la nave espacial. En el interior de la Estación Espacial Internacional crecen biopelículas - colonias de bacterias -, y los científicos están trabajando para entender cómo afecta a su crecimiento el ambiente de microgravedad. Los astronautas cultivaron bacterias en falsa orina durante un vuelo del transbordador espacial Atlantis de la NASA y encontraron que crecen extrañamente cuando se comparan con las biopelículas de las mismas especies cultivadas en la Tierra.

"El aspecto único y la estructura de las biopelículas de P. aeruginosa formadas en microgravedad sugiere que la naturaleza es capaz de adaptarse a ambientes no terrestres en formas que merecen más estudios, incluyendo estudios de exploración de largo plazo de crecimiento y adaptación a un entorno de baja gravedad", dijo Cynthia Collins en un comunicado de la NASA en 2013 quien dirigió el estudio. "Antes de empezar a enviar astronautas a Marte o de embarcarnos en otras misiones espaciales a largo plazo, tenemos que estar lo más seguro posible de que hemos eliminado o reducido de manera significativa el riesgo que representan las biopelículas para la tripulación humana y su equipo".