updated 1:19 AM CEST, Sep 28, 2016

Cómo perdió su estómago el tiburón fantasma

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

tiburón fantasma

La falta de órgano digestivo en peces y otros animales está ligada a los genes

Animales desde los peces pulmonados a los tiburones fantasmas y los ornitorrincos, han perdido sus estómagos productores de ácidos a través del tiempo evolutivo, y ahora los investigadores han rastreado los cambios genéticos detrás de estas modificaciones digestivas.

Los verdaderos estómagos con glándulas digestivas que concentran ácido y liberan enzimas proteicas llamadas pepsinas han evolucionado con los vertebrados. Las glándulas gástricas surgieron hace unos 450 millones de años, pero han reducido la distancia por lo menos 15 veces por separado a través del árbol de la vida de los animales, explica Filipe Castro de la Universidad de Porto en Portugal.

Más de una cuarta parte de las especies de peces óseos conocidos digieren los alimentos sin un verdadero estómago ácido. Es difícil averiguar lo que impulsó el cambio evolutivo, dice Jonathan Wilson, también en Porto. Por ejemplo, ahora los peces globo reutilizan su órgano para almacenar alimentos e hincharse con agua para mostrar sus amenazantes espinas.

Debido a las características dentro de nuestro genoma existen dos pepsinas y ácidos. Sin ellos, nos moriríamos. Pero no todos los vertebrados tienen estómagos o algún otro órgano similar que sirva como recipiente para la dispersión de pepsinas y ácidos digestivos. Esto puso a los investigadores a preguntarse si los genes responsables de crearlos también podrían haberse perdido.

Después de examinar los genes de 14 vertebrados con y sin estómagos, Castro y sus colegas determinaron que ninguno de los "perdedores de estómago" tiene genes de alto funcionamiento para el mantenimiento de una zona altamente ácida en sus tractos digestivos. Esto, señalan los investigadores, significa que estos animales no podrían volver a evolucionar un estómago a causa de alguna necesidad - deberían tener que empezar de cero, un proceso mucho más largo.

Otros animales, escribe el equipo, también han perdido algunas partes debido a la evolución, pero han conservado los genes responsables de su creación. Por lo tanto, si las condiciones cambian, todo lo que necesitarían sería un marcador que de la vuelta a las partes para crearlo de nuevo. En el caso de los animales que han perdido los genes, los investigadores teorizan que podrían haber surgido como una forma de recuperar la energía perdida en la conservación de dichos genes.

Artículo científico: Recurrent gene loss correlates with the evolution of stomach phenotypes in gnathostome history