updated 3:21 PM CET, Dec 9, 2016

Las anguilas eléctricas electrocutan a otros peces por 'control remoto'

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

anguila eléctrica (Electrophorus electricus)

Es la primera vez que se ha demostrado que la electricidad de un pez tiene un efecto biológico específico

Las anguilas eléctricas producen los más poderosos calambrazos que cualquier pez. Pueden electrocutar a sus presas con un máximo de 600 voltios de electricidad, lo suficiente para lastimar incluso a un humano. Pero los peces con forma de serpiente tienen en la manga un truco aún más sorprendente, revela una nueva investigación. Las anguilas pueden sorprender a sus presas desde metros de distancia, por lo que no revelan su escondite y proporciona a la anguila una comida fácil.

"Es realmente una hermosa pieza de trabajo", dice el biólogo Jason Gallant de la Universidad Estatal de Michigan en East Lansing, que estudia la evolución de los peces eléctricos, pero que no participó en la nueva investigación. "Estos resultados fueron una sorpresa total para mí".

Para llevar a cabo el nuevo estudio, Kenneth Catania, biólogo de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, grabó el ataque de una  anguila eléctrica (Electrophorus electricus) a peces más pequeños, como el koi, en un gran tanque con una cámara de vídeo de alta velocidad, capturando de 1.000 fotogramas por segundo. Al mismo tiempo, grabó los impulsos emitidos por la anguila y las contracciones musculares de los peces.

Cuando una anguila detecta los movimientos de un pez cercano, demostró él, la anguila libera una descarga de pulsos eléctricos de alto voltaje que no sólo golpea al pez que está tratando de nadar, sino que también causa una contracción masiva e involuntaria de los músculos del animal, "congelándolo" en el sitio.

Sin embargo, cuando Catania inyectó al pez un fármaco que bloquea la comunicación entre los nervios y los músculos, sus músculos ya estaban paralizados. Ese experimento demostró que el choque de la anguila inmoviliza los músculos de su presa mediante la estimulación de las neuronas motoras del pez. Es la primera vez que se ha demostrado que la electricidad de un pez tiene un efecto biológico específico en la presa. "La anguila es un arma de electrochoque", dice Catania. "El mecanismo es el mismo".

Pero eso no fue todo lo que Catania encontró. También se dio cuenta de que cuando una anguila caza a un pez que de repente deja de moverse, la anguila produce un patrón diferente de descargas: dos o tres pulsos aislados de electricidad de alto voltaje.

Catania recreó esa situación en el laboratorio mediante la colocación de un pez paralizado por debajo de una barrera en el tanque de la anguila. Demostró que estos dobles y triples impulsos eléctricos hacen un tic en el pez, mostrando su ubicación a la anguila, que puede entrar más tarde en modo de ataque a sólo 20 milésimas de segundo.

anguila, electricidad a control remotoEn el estudio, publicado en línea en la revista Science, los peces estaban sólo a unos 15 centímetros de la anguila, pero potencialmente es probable que la anguila podría paralizar el movimiento de la presa más lejos. "Cada pulso de la anguila causó una sola contracción muscular en el pez en una relación de 1 a 1", dice. "Está funcionando como un control remoto".

"Es un ejemplo fascinante de la evolución en acción", dice Galán. "La anguila no sólo aplica un voltaje al agua y espera que todo muera. Es un comportamiento muy específico que, obviamente, ha sido sobre el que ha actuado la selección natural para ser refinado".

De hecho, la capacidad de producir electricidad puede primero haber sido seleccionada en anguilas eléctricas, ya que permitió a los animales revelar la ubicación de la presa, según la hipótesis de Catania. "Ahora que sabemos cuál es el mecanismo de ataque de la anguila, sin duda es más fácil reflexionar cómo evolucionó."

Artículo científico: The shocking predatory strike of the electric eel