updated 2:26 PM CET, Dec 1, 2016

Encuentran evidencia de reproducción compleja antes del Cámbrico

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Fractofusus

Los rangeomorfos se parecían más a las plantas que a los animales

Antes del Cámbrico, hace más de 541 millones años, misteriosas criaturas llamadas rangeomorfos que crecieron hasta 2 metros habitaron en ambientes marinos. Eran incapaces de moverse, no tenía órganos reproductivos aparentes y no hay evidencia de que tuvieran un intestino o una boca. Pero un nuevo estudio ha encontrado que sus técnicas de reproducción eran sorprendentemente complejas - y sorprendentemente familiares.

Para un observador casual, los rangeomorfos se parecían más a las plantas que a los animales. Ellos han sido a veces asociados a una serie de grupos de modernos de animales y protistas, pero ninguna de estas clasificaciones ha resistido la prueba del tiempo - son un grupo extinto madre, ni animal ni planta. También son una parte de la espectacular fauna de Ediacara, misteriosos organismos sésiles tubulares y en forma de fronda, que vivieron sobre todo durante el período Ediacara (hace 635-542 millones de años).

Incluso entre estos animales extraños, destacan los rangeomorfos.

"Los rangeomorfos no se parecen a nada en el registro fósil, es por eso que son un misterio", dijo en un comunicado la autora principal del estudio Emily Mitchell, investigadora postdoctoral en el Departamento de Ciencias de la Tierra de Cambridge. "Pero hemos desarrollado una nueva forma de observarlos, que ha ayudado a entenderlos que mucho mejor - lo más interesante es cómo se reproducían".

RangeomorfoMitchell y sus colegas examinaron fósiles de rangeomorfos en Terranova, Canadá, y analizaron en donde fueron encontrados los fósiles uno en relación a otro. Porque estaban inmóviles, los fósiles bien conservados pueden mostrar cómo vivieron en los ecosistemas. A continuación, utilizaron una combinación de técnicas estadísticas, GPS de alta resolución y modelado por computadora y encontraron un interesante patrón en la distribución de la población.

De acuerdo con este análisis, el Fractofusus, un tipo de rangeomorfo, expulsaría en el agua "abuelos" (pensar en ellos como semillas o esporas) para colonizar nuevas áreas. Ellos entonces producirían "padres" y "niños" utilizando estolones o corredores - organismos clonados conectados entre sí, al igual que hoy crecen las fresas. La distribución de los abuelos fue al azar, mientras que las poblaciones de los padres y los niños más pequeños estaban esparcidos alrededor de ellos.

La agrupación "generacional" sugiere que el Fractofusus se reproducía asexualmente, pero aún no está claro si las semillas o esporas transmitidas por el agua eran sexuales o asexuales en la naturaleza.

"Esta manera de reproducción hizo que los rangeomorfos tuviesen gran éxito, ya que podían colonizar nuevas áreas y extenderse rápidamente una vez que llegaban allí", dijo Mitchell. "La capacidad de estos organismos para cambiar entre dos modos distintos de reproducción muestra lo sofisticada que era su biología subyacente, que es notable en un punto en el tiempo en el que la mayoría de las otras formas de vida eran increíblemente simples".

Esta no es la primera vez que se informa de una agrupación de reproducción en el pre-Cámbrico. Hace 565 millones de años de edad, un invertebrados tubular, llamado Funisia dorothea, también se reproducía en grupos, de acuerdo con un estudio de 2008 publicado en la revista Science. Además, esta técnica se sigue utilizando hoy en día por corales y esponjas.

Los rangeomorfos desaparecieron del registro fósil hace 540 millones años cuando evolucionaron a algo más complejo y aparecieron criaturas móviles, haciéndolos blanco fácil; es difícil vincularlos a los animales modernos, pero su técnica aún sobrevive hasta nuestros días, una reliquia notable de un período inconcebiblemente viejo.

Artículo científico: Reconstructing the reproductive mode of an Ediacaran macro-organism